Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fromisiblog escriba una noticia?

Zaragoza, de Benito Pérez Galdós (reseña de Loque)

24/10/2014 00:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Gabriel de Araceli, el protagonista de la primera serie de los EN, llega a Zaragoza, huyendo de la cuerda de presos con la que salió de Madrid.

En su huida lo acompaña Don Roque, vecino del muchacho que ha terminado preso por defender la Constitución. Juntos encuentran refugio en casa de Don José de Montoria, buen amigo de Don Roque.

Montoria es un hombre bien asentado económicamente, casado y con hijos ya adultos que colabora muy activamente con la preparación de la población ante su inminente segundo sitio.

Porque Zaragoza fue sitiada en dos ocasiones durante la invasión napoleónica ¿lo sabíais? Yo no. Esta no es la de Agustina de Aragón, sino "la otra".

Gabriel comienza a servir como soldado junto Agustín Montoria, el hijo pequeño de sus anfitriones y ambos se hacen amigos íntimos, tanto que Agustín le confiesa que está enamorado de María Candiola, aunque el suyo parece un amor imposible, ya que a él le han destinado ? quiera o no ? a la Iglesia, y ella es hija de un hombre odiado en la ciudad por ser un usurero y ? prácticamente, el único que no ha participado de una u otra manera en la defensa de Zaragoza.

imageEs este el libro más duro de todos los Episodios Nacionales que llevamos leídos, es imposible no pensar en palabras como "devastador" o "destrucción" cuando se piensa en él, y es que aquí nos enfrentamos por primera vez, abiertamente a la guerra, con todo lo que conlleva.

Galdós no puede aproximarse a semejante tragedia con esa mezcla de humor, trama romántica y momentos más ligeros combinados con otros más dramáticos, con los que había afrontado otras batallas como Bailén o Trafalgar y aquí, paulatinamente se van perdiendo los asideros del humor, después de la presentación del SumsumCorda, o del romanticismo.

Y la historia de amor juvenil pasa de un momento de respiro y optimismo a ser un... no, no lo voy a contar, merece la pena (y mucho) leer Zaragoza.

Es un giro oscuro en el que por ejemplo no se menciona a Inés ni una sola vez, porque de hecho en este que Gabriel, a pesar de ser el narrador y testigo, no es el protagonista.

Y es que este no es el libro de Gabriel ni de Inés, sino de los zaragozanos y su heroísmo.

Pero también hay momentos, según avanzamos al delirante final en que el heroísmo se confunde con la locura, y es difícil no llegar a preguntarse si merecía la pena defender una ciudad a costa de tanto. Aunque también yo pensé ¿y realmente merece la pena invadir una ciudad? ¿un país? ¿un continente?

¿Por qué tanta locura? ¿Para que Napoleón pudiera coronarse como emperador? ¿La ambición de uno solo puede costar tantísimas vidas, segar tantas historias, destruir a tanta gente?

imageVarias veces me recordó lo narrado a Los desastres de la guerra que no por casualidad pintó un aragonés, Goya.

En medio de todo esto, Galdós vuelve a destacar el papel de las mujeres en la Guerra de la Independencia: mujeres en la retaguardia, asistiendo a heridos y enfermos hasta la extenuación, también mujeres en el frente luchando como el primer de los hombres, mujeres que esperan al enemigo, con un arma en la mano, decididas a defender su propia casa hasta la muerte.

Y es que si algo distingue a este sitio de otros, a estas batallas de otras es que se la ciudad se defendió calle a calle, casa a casa, habitación a habitación.

Y tal como dijo Galdós:

Jamás he visto encarnizamiento igual al que muestran nuestros enemigos en la defensa de esta plaza. Las mujeres se dejan matar delante de la brecha. Es preciso organizar un asalto por cada casa. El sitio de Zaragoza no se parece en nada a nuestras anteriores guerras. Es una guerra que horroriza. La ciudad arde en estos momentos por cuatro puntos distintos, y llueven sobre ella las bombas a centenares, pero nada basta para intimidar a sus defensores ... ¡Qué guerra! ¡Qué hombres! Un asedio en cada calle, una mina bajo cada casa. ¡Verse obligado a matar a tantos valientes, o mejor a tantos furiosos! Esto es terrible. La victoria da pena.

No, perdón, no fue Galdós quién lo dijo fue el Mariscal Jean Lannes en una carta a Napoleón. Sí, el enemigo lo llegó a reconocer "La victoria da pena".

Título: Zaragoza (Episodios Nacionales VI) Autor: Benito Pérez Galdós Editorial: Alianza Encuadernación: Bolsillo ISBN: 978-84-206-7267-0 Páginas: 216 Precio: 9,50 €

Sobre esta noticia

Autor:
Fromisiblog (552 noticias)
Fuente:
fromisiblog.articulo19.com
Visitas:
3328
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.