Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

William Ospina: "Un día comprenderemos que el único negocio posible de la selva es respetarla"

25/11/2009 17:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una cantidad inmensa de entrevistas y medios interesados colmaban la apretada agenda de William Ospina, ganador del Premio Internacional Rómulo Gallegos 2009 por su obra El país de la canela. Llegar al solicitado escritor fue una verdadera travesía por la selva amazónica. El resultado fue positivo, el narrador colombiano otorgó con gentileza parte de su tiempo para conversar acerca de su novela y logros literarios. Sus palabras son equilibradas y contundentes, muestran preocupación y respeto hacia el ser humano, pero por encima de todo revelan su entrega a la creación.

William Ospina nació en Padua, departamento del Tolima, Colombia, 1954. Es poeta, narrador, ensayista y traductor. Entre otros libros ha publicado Hilo de arena (1986), El país del viento (1992), África (1999), Es tarde para el hombre (1994), Un álgebra embrujada (1996), ¿Dónde está la franja amarilla? (1997), La decadencia de los dragones (2002) América mestiza (2004), Ursúa (2005) y La escuela de la noche (2008).

1. ¿Cómo surge la idea de crear El país de la canela? Entiendo que forma parte de una trilogía que comienza con Ursúa (2005), sigue con El país de la canela (2008) y continúa con su próxima novela La serpiente sin ojos.

Yo había estado trabajando durante nueve años sobre la obra del poeta Juan de Castellanos un grande, muy extenso y minucioso poema sobre la conquista de América; y familiarizándome con la perspectiva que la poesía ofrece de la conquista: los detalles, la naturaleza, los caimanes, los jaguares, las anacondas, los chigüiros, los venados, los ríos, las tempestades, las expediciones, las guerras, las flechas. Y cuando terminé de escribir ese libro que era un ensayo, una reflexión, pensé que era el momento de contar una historia, revivir uno de esos hechos, tratar de ver cómo ocurrieron las cosas. Entonces, no me propuse hacer una novela porque como nunca había escrito una me daba un poco de susto, pero a medida que fui investigando para esa historia fui armando el esquema, el cuadro y el plan.

Se me fue volviendo algo demasiado vasto para manejarlo en un sólo libro, además había episodios claramente diferenciados, la juventud de Pedro de Ursúa era una cosa; el descubrimiento del Amazonas por Orellana era otra cosa; la decisión de Ursúa ya mayor de irse a repetir el viaje de Orellana de conquistar la selva y el modo cómo murió en ella también era otra cosa. A medida que avanzaba, el diseño del proyecto se me fue volviendo tres libros casi independientes pero totalmente conectados y relacionados. De manera que cuando comencé la redacción del primero sabía que iban a ser tres, también sabía un poco el esquema que iba en cada uno de ellos y hasta tenía el plano de cuál era el tema de cada capítulo.

2. ¿Cómo asume en sus novelas la dicotomía ficción-realidad?

La literatura permite afortunadamente una suerte de juego, en literatura termina siendo más verdadero lo ficticio y más ficción lo real. Esto es un escenario privilegiado para la memoria porque la memoria nunca puede reconstruir perfectamente lo que ocurrió, pero siempre puede crear una especie de realidad aún más contundente que la realidad que fue. Eso es la mitología, los mitos son siempre experiencias perfeccionadas por la imaginación, por la fe, por la sensibilidad y convertidas en hechos de profundo calado cultural. El lenguaje es capaz de crear realidades y puede modificarlas, como bien decía Nietzsche "Es más fácil romper una piedra que una palabra".

3. ¿Por qué se interesa por el siglo XVI y qué importancia puede resaltar del tratamiento de este momento histórico?

Para mí ha sido un aprendizaje. Nosotros vivimos hoy en América, y por todas partes encontramos vestigios de lo que fue, del mundo nativo, americano, de las selvas, los ríos y las llanuras que fueron. Todo está ahí y al mismo tiempo todo está saqueado, medio borrado, desdibujado. La selva tal vez es el último lugar que queda como era hace cinco siglos. Por eso es tan interesante interrogarla porque ahí está la realidad original, sin embargo está siendo cercada por incendios concéntricos, por cultivos de soya, por campos de ganadería, se destruye, se arrasa la selva para sacarle una rentabilidad inmediata.

Un día comprenderemos que el único negocio posible de la selva es respetarla, que si respetamos la selva y la conservamos no solamente tendremos oxígeno para todos, cada vez somos más y necesitamos oxígeno, agua en abundancia, sino que tendremos también la enorme riqueza de la farmacia de la selva por ejemplo. La selva es, nadie lo ignora, una cantidad de sustancias que tienen poderes asombrosos, los chamanes amazónicos lo saben y por eso hoy los laboratorios farmacéuticos alemanes y norteamericanos andan persiguiendo a los chamanes en la selva para obtener el secreto de las propiedades de las plantas, para después patentarlos y venderlos. Todo ese ejercicio de reconocimiento, es necesario y válido.

4. ¿Qué opinión le merece la producción literaria en Venezuela?

La verdad es que la conozco muy mal, pero también conozco muy mal la producción literaria actual en Colombia, Perú, Argentina, Estados Unidos y en todas partes, por una razón, que no es que es una excusa pero puede ser una explicación. He dedicado los últimos 18 años de mi vida a escribir estas obras sobre el siglo XVI y eso me ha tomado mucho tiempo de lectura de crónicas, de documentos, de historia, de libros de la época, temas de biología, antropología, y entonces no es tanto el tiempo con el que he podido contar para mantenerme actualizado en términos literarios y además se produce una tal cantidad de obras literarias que es difícil aún para el que se dedicara solamente a eso, a abarcarlas y dar un panorama. Entonces no lo sé, soy un gran ignorante de la literatura contemporánea latinoamericana, me siento parte de ella, espero no estar demasiado al margen de las preocupaciones de la época ni ser demasiado inferior a lo que son mis contemporáneos. Espero terminar esta trilogía, descansar por fin del siglo XVI y tener la oportunidad de actualizarme un poco siquiera en lo que es el panorama literario actual.

5. Es el cuarto escritor colombiano que gana el Rómulo Gallegos ¿qué piensa acera de esto? Gabriel García Márquez fue el primero con Cien años de soledad en 1972; Manuel Mejía Vallejo el segundo con La casa de las dos palmas en 1989; ?Fernando Vallejo, el tercero, con El desbarrancadero en el 2003 y ahora usted.

Me produce un sentimiento de mucha alegría. En primer lugar porque cuatro veces mi país ha recibido este premio y en segundo lugar por compartir ese honor con tres personas que son amigos personales míos, a quienes quiero mucho. García Márquez que es un maestro indiscutible de las letras latinoamericanas, muy generoso además y un gran amigo; Manuel Mejía Vallejo con quien compartí muchas tertulias y muchas conversaciones sobre literatura y Fernando Vallejo quien es alguien entrañable, alguien a quien quiero muchísimo también. Ahora que lo recuerdo he estado en casa de los tres, he sido hospedado por los tres en sus casas, me siento en familia.

6. Háblenos sobre sus próximos proyectos literarios, uno de ellos es La serpiente sin ojos que tiene que ver con narrativa ¿También tiene proyectos que tengan que ver con poesía o ensayo?

Sí, hace unos cinco años tengo escrito un libro de poemas sobre la India, nacido de un viaje a la India, que no he pensado hasta ahora publicar pero que está ahí, terminado y que pronto publicaré sin duda. Y en los últimos tiempos he estado escribiendo un ensayo sobre Simón Bolívar que yo creo se va a prolongar, es decir, hasta ahora llevo unas 25 páginas pero creo que va a tener como unas 200, entonces estoy muy dedicado también a leer su vida y sus biografías.

Patricia González

Monte Ávila Editores Latinoamericana

Fuente : Monte Avila


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14152 noticias)
Fuente:
conartedevenezuela.com.ve
Visitas:
219
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.