Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La violencia de Boko Haram tensa la campaña electoral en Nigeria

14/01/2015 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

A un mes de las elecciones legislativas y presidenciales, Nigeria, primera economía de África y el país más poblado del continente, se enfrenta a una ola de violencia sin precedentes perpetrada por los islamistas armados de Boko Haram.

El presidente saliente, Goodluck Jonathan, de 57 años, pugnará por un segundo mandato el 14 de febrero frente al exdictador militar Muhamadu Buhari, de 72 años, candidato por cuarta vez.

En momentos en que Boko Haram toma el control de vastos territorios y continúa sus sangrientos ataques a un ritmo cotidiano en el noreste del país, entre éstos la reciente matanza de Baga, a orillas del lago Chad -sin lugar a dudas la mayor masacre cometida hasta ahora por este grupo islamista-, la inseguridad se ha convertido en el tema central de la campaña electoral nigeriana.

La Comisión electoral independiente (INEC) advirtió por su parte el martes que las elecciones son "poco probables" en las zonas controladas por los grupos islamistas.

Los resultados de esta elección, presentada por los expertos como las más parejas desde el retorno a la democracia en Nigeria hace 16 años, podrían entonces ser impugnadas si decenas o centenares de ciudadanos quedan privados de sus derechos electorales. "Está clara la impresión de que nos dirigimos hacia una impugnación judicial de los resultados", estima el comentarista político Chris Ngwodo.

Jonathan, quien dirige Nigeria desde la muerte de su predecesor, Umaru Yar'Adua, en 2010, es muy criticado por no haber detenido la insurrección islamista, que ha provocado más de 13.000 muertos desde 2009.

En un país convertido al año pasado en la primera economía del continente africano, gracias a un importante cambio en los cálculos de su PIB, pero donde más de la mitad de sus 178 millones de habitantes continúan viviendo en la pobreza, sin acceso a las infraestructuras de base, mientras los ingresos por petróleo son absorbidos por la clase dirigente, Jonathan no puede contar con su balance económico para segurar su reelección.

Además, los ingresos del Estado se han hundido con la caída histórica de los precios del petróleo, principal fuente de recursos del país, por lo que el Gobierno se ha visto obligado a tomar medidas de austeridad y a devaluar la moneda, una coyuntura que tampoco juega a favor del presidente saliente.

image
Más sobre

Frente a él, el exgeneral Buhari, quien defiende haber librado una "guerra contra la indisciplina" durante su breve pasaje en el poder, a la cabeza de una junta militar, entre 1983 y 1985, es visto como un caballero blanco de la corrupción. Aparte de su puño de hierro y su gusto por el rigor, el candidato del Congreso Progresista (APC, oposición) no ha presentado hasta ahora ningún programa económico, recuerda el economista Bismark Rewane.

- Cristiano del sur vs musulmán del norte -

En lugar de enfrentarse a nivel ideológico, Jonathan, el cristiano del sur, y Buhari, el musulmán del norte, se libran a una batalla de bajo nivel.

El Partido Democrático del Pueblo (PDP, en el poder) define a Buhari como un "peligroso" hombre del pasado, "incapaz de tolerar a los disidentes".

Algunos lo tachan inclusive de islamista, lo que él rechaza, y lo acusan entre otras cosas de no haber terminado sus estudios secundarios -un motivo para no ser elegible.

En cuanto a la oposición, dice ser el blanco de una violenta caza de brujas, en particular después del saqueo de sus oficinas de Lagos por parte de los servicios secretos algunas semanas atrás.

Ningún sondeo independiente permite evaluar la popularidad de estos dos hombres, pero para numerosos observadores, el APC, que reúne a cuatro partidos de la oposición, tendrá posibilidades este año de hacer caer al PDP, en el poder desde 1999. El APC cuenta en particular con tres ciudades claves en el país: Lagos, la capital económica, la ciudad petrolífera de Port Harcourt, en el sur, y Kano, la ciudad más grande del norte.

Jonathan sigue siendo el favorito "a causa del poder del presidente saliente", habituado a mover los fondos necesarios para asegurar su reelección, estima el profesor de Ciencias Políticas Jideofor Adibe. Si quiere ser reelegido, debe "encontrar un medio de frenar la dinámica (...) por ahora a favor del APC (...) y debe actuar rápido", añade Adibe.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2311
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.