Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que César Aparicio escriba una noticia?

Hay vida en Marte y estupidez en la Tierra

22/08/2018 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las nuevas publicaciones de la NASA anuncian el descubrimiento de moléculas orgánicas en rocas sedimentarias, metano en su atmósfera y reservas de agua helada bajo la superficie. Y todo esto... ¿a qué precio?

Es bien sabido que la NASA tiene sus ojos puestos en Marte desde hace tiempo. Los planes de la agencia espacial americana se hicieron públicos el año pasado con la Ley N.º 115-10 (03/21/2017), en la que el gobierno americano «autoriza los programas de la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial, y para otros fines». En el documento, la palabra «Marte» aparece hasta 74 veces, comparadas con las ocho de «Luna». Ni por asomo sonaría sorprendente que la NASA esté planificando lanzar una nave tripulada a Marte durante los próximos 15 años. Las cosas han estado moviditas estos últimos tiempos alrededor de la agencia americana, no solo por los ya conocidos planes de realizar una misión tripulada a la Luna, la EM-2, o incluso el posible adelantamiento de esta misión a su antecesora, la EM-1, en la que estaba previsto enviar a nuestro satélite natural una nave no tripulada. La expectación se siente y las comunidades astronáuticas se frotan las manos a la espera de que una nueva noticia al respecto salga calentita del horno.

Viajar a Marte, volver a la Luna... todo eso está muy bien y es algo maravilloso que el ser humano, una hormiga al lado del tamaño de su propio planeta, pueda entrar y salir de él como si de un viaje a las Maldivas se tratare. Pero, ¿estamos pensando en lo que supone?, ¿cuáles son los resultados reales (y directamente beneficiosos) a corto y medio plazo de estos programas?, ¿hemos analizado bien los números y cifras subyacentes de proyectos de esta escala para el gigante americano? Y si de algo somos conscientes es que de la economía estadounidense todavía dependen muchos estados democráticos. Sobre todo últimamente sabiendo que el país atraviesa un crecimiento ininterrumpido de ocho años. Su PIB se incrementó en un 2, 3% en marzo de este año, siete décimas más que en 2016, algo de lo que claramente se pavonea Donald Trump como logro suyo y de su ego.

Hablando de números... ¿a que no sabéis cuantó dinero se gasta EE.UU. en buscar vida en Marte? En los últimos presupuestos generales americanos, el capital público destinado a la NASA es de unos 20.7000 millones de dólares, el más alto desde 2009. Nada más y nada menos. 

El capital público destinado a la NASA es de unos 20.7000 millones de dólares, el más alto desde 2009

 

Estos son los datos y esto es lo que pienso...

LA OPINIÓN

¿De verdad necesitamos tanto para ir a otro planeta y enterarnos de que vivir allí requerirá muchísimo más tiempo, energía y dinero que intentar, al menos intentar, arreglar nuestra «propia casa» antes?

Pues claro que lo necesitamos, lo necesita EE.UU. para poder ocultar cuáles son los verdaderas políticas de gobierno: aumentar el gasto en la NASA, el Departamento de Defensa e Interior y pegar tijeretazos a las agencias medioambientales. La intención es clara: hagamos que la vida en Marte sea una realidad y, si no, asumiremos los costes hasta que venga alguien y ponga más capital en el asunto. Y esto no solo ocurre en territorio americano. Parece ser que aquí también nos quisimos sumar a la fiebre viral de las «tijeras en medioambiente». De hecho, mucho antes de la era Trump. Como publicó Greenpeace  este mismo año, el Gobierno español ha reducido en un 56, 5% el presupuesto destinado a medio ambiente desde el año 2008. Donde más recortes ha habido en los últimos dos años ha sido en la Oficina Española de Cambio Climático (OECC): 23, 21 millones en 2017 y 5, 52 millones en 2018. Brutal, ¿verdad? Y sí, aquí nos encontramos. Ese es nuestro planeta. Pedimos 23 millones de euros para combatir algo que literalmente nos puede poner fin como especie y, sin embargo, estamos pendientes de buscar vida en Marte. Donald Trump no solo ha negado el cambio climático, alegando que se trata de una farsa y un complot, no le ha bastado con salirse del Acuerdo Climático de Paris, sino que, además, ha incumplido el compromiso de invertir 2.000 millones de dólares a la protección del medioambiente, un compromiso establecido durante el gobierno de Obama. No contento con eso, quiere (y lo hará) recortar la financiación de los programas de la EPA, la agencia medioambiental americana.

EL REMATE

Con todo esto, todavía no sé qué me sorprende más: si la fascinación por saber que pueda haber vida en otro planeta o si presenciar con mis propios ojos lo asombroso que resulta ser la estupidez humana.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
César Aparicio (1 noticias)
Visitas:
7206
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.