Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Venezuela: Una reforma radical a favor del mercado es la única solución

05/08/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl futuro de Venezuela aún no está claro, pero el desafío para el pueblo venezolano es exigir no sólo un cambio político sino también económico. Este país, que una vez fue el más rico de Sudamérica, está pagando por las políticas socialistas y el populismo que los políticos han implementado para esclavizar a la sociedad en las últimas décadas. En mi país natal, los políticos y sus expertos han aplicado las promesas que los estadounidenses están escuchando ahora: «educación gratuita», «atención médica gratuita», y más. En resumen, Venezuela ha probado el socialismo democrático y otros socialismos aún más drásticos como el «Socialismo del siglo XXI». No hace falta decir que el experimento ha fracasado.

La respuesta está en adoptar una verdadera libertad para los venezolanos, pero existen pocas alternativas para los votantes y ciudadanos comunes.

Por ejemplo, la alternativa política más «popular» al régimen chavista tiene la misma raíz ideológica. El presidente interino Juan Guaidó, sus compañeros y «consejeros económicos» quieren volver al viejo socialismo democrático que abrió la puerta a Hugo Chávez. Esos políticos supuestamente de derechas promueven pocas reformas reales y radicales del mercado libre. Se autoproclaman «pro-libre mercado» porque la mayoría de los venezolanos quieren escuchar eso. Pero sus propuestas reales dicen lo contrario.

Guaidó y su equipo promueven un plan llamado «El día después». En español se comercializa como «Plan País». En pocas palabras, se trata de un montón de políticas económicas socialistas anticuadas y de «estrategias» para resolver la crisis. El núcleo de su plan es promover una «expansión de la deuda pública» y un «incremento exponencial del gasto público». Este plan mantiene la dependencia fiscal del estado de los ingresos petroleros, aunque esta dependencia sigue siendo uno de los peligros más graves para una democracia real y sostenible. La dependencia del petróleo significa que el Estado debe mantener la propiedad estatal y el control de las alturas superiores de la economía, como el sector energético. Los planes actuales también significan que el estado continuará otorgando un monopolio monetario a los políticos y a sus consejeros, permitiéndoles así imprimir sin cesar dinero nuevo y fresco. En resumen, esos expertos y políticos mantendrán el Estado sobredimensionado y no aplicarán las reformas que Venezuela realmente necesita .

Pero incluso si es planeado e implementado por un grupo nuevo y diferente de políticos, el socialismo no funcionará.

Después de todo, cuando Chávez mismo introdujo sus propias reformas, se suponía que era un nuevo político visionario con una nueva forma de hacer las cosas. Pero en la práctica, cuando Chávez ganó las primeras elecciones en 1998, sus políticas y el incremento exponencial del intervencionismo estatal sólo empeoraron la situación. Ahora, veinte años después, los venezolanos siguen sufriendo un cóctel socialista de corrupción, inseguridad, escasez de bienes básicos y medicamentos, hiperinflación, controles de cambio y barreras al comercio internacional. Las instituciones gubernamentales corruptas ?incluidos los militares y las agencias diseñadas para combatir el terrorismo y el narcotráfico? han condenado al país a crecientes crisis humanitarias.

Sin embargo, Venezuela tenía altos índices de corrupción e inseguridad antes de Chávez. En las décadas anteriores a la crisis actual, el gobierno aplicó controles de precios a algunas mercancías, y los controles de cambio habían sido una política común desde 1959. Las políticas proteccionistas eran comunes y se aplicaban para proteger a los compinches del régimen.

Recientemente, los compañeros de Guaidó han estado involucrados en la corrupción en la gestión de la ayuda humanitaria en Cúcuta. Sus aliados políticos han malgastado los fondos recaudados en partidos, trabajadoras sexuales y en llenarse los bolsillos. Otros se han puesto al día con la corrupción en casos como el esquema de soborno de Odebrecht, el escándalo de Derwick Associates y el caso de lavado de dinero de Gorrín . Lo peor de todo es que muchos de los nuevos reformadores afirman estar a favor de un nuevo y mejorado «chavismo democrático» o «buen socialismo».

La reforma radical del libre mercado es la única manera.

Si la verdadera reforma tiene éxito, no sería la primera vez que un país que sufre de las últimas etapas del socialismo supera la crisis a través de verdaderas reformas de libre mercado. Georgia, Singapur y Nueva Zelanda son todos casos de regímenes que adoptaron importantes reformas a favor del mercado frente a una grave crisis económica. El caso de Singapur es un excelente ejemplo que los venezolanos deben analizar porque nuestro país se encuentra casi al mismo nivel de corrupción y destrucción socio-política que experimentó en los años sesenta. Indiscutiblemente, Venezuela necesita deshacerse de Maduro y su narcotráfico, pero también debe resolver la crisis humanitaria, económica, social y política mediante la estabilización de la economía, la erradicación de la corrupción, la construcción de instituciones nuevas y fuertes y la eliminación de las barreras comerciales. Abrir el camino hacia una prosperidad a largo plazo no será posible con un plan como el que promueve Guaidó. Los venezolanos son ingenuos si creen de nuevo en promesas y planes para «aplicar correctamente» el fallido estado de bienestar financiado por el petróleo, o el «buen socialismo». Deben comprender que no hay otro camino para lograr la prosperidad y la libertad a largo plazo que el de la verdadera libertad de mercado. De lo contrario, en un futuro cercano, los venezolanos se enfrentarán a otra forma de «neo-chavismo».

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1631 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1513
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.