Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josmi Durmon escriba una noticia?

Los Venezolanos, ni flojos, ni vivos

31/05/2011 02:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Continuación de estos breves análisis de la conformación actual de la sociedad venezolana. Este análisis está enmarcado en el contexto laboral actual

Ciertamente los venezolanos no somos flojos, somos cómodos, ni somos vivos, somos confianzudos. No se le puede llamar flojo a una población que se levanta todos los días de lunes a viernes de 3 a 4 de la mañana para ir a los centros de trabajos, ni se puede llamar vivos a quienes viven todos los días haciendo colas para casi todas las actividades cotidianas, para el banco, el mercado, el cine, el tráfico, el helado, etc, etc.

El venezolano actual es cómodo, se levanta bien temprano para ir a su centro de trabajo, bien sea este, formal o informal, pero su centro de trabajo generalmente se convierte en su centro de actividad social, el venezolano, en su generalidad, va al trabajo a no hacer nada o a hacer lo mínimo que se pueda para cobrar, llega 10 minutos tarde todos los días a desayunar, tomar el café, comentar la noticia del día y a realizar el resumen de la telenovela del momento.

Y Son las 9:30 de la mañana, llega a su puesto de trabajo, ordena algún documento que tiene en el escritorio y revisa la lista de tarea y ya son las diez, al baño y al café de media mañana que estoy cansado, tengo que relajarme, 10:30, voy a la oficina del supervisor a ver que se le ocurre o ver que tiene el jefe pendiente para darle una mano y poder ser del clan de los favoritos, puede ser su supervisor directo o cualquier otro supervisor pana, lo importante es buscar al padrino.

Se monta la conversación con el candidato a padrino y ya son las 11:00, le hago el favor que me solicitó y a las 11:30 me voy a almorzar con el pretexto de la cola, del comedor, del tráfico o de lo que sea, la cola es una consecuencia de nuestra comodidad. En la tarde se dedican a hacer gestiones personales, leer alguna comunicación interna o alguna actividad improductiva para la empresa. Esto si la situación es formal.

S I fuera informal no es muy diferente, llega temprano, monta el puesto de trabajo y espera a que vengan los clientes sentado como un pachá, conversando con los vecinos, nada de atención, esto a 10 y aquello a 20, es lo más que te pueden responder, claro no puedo hacer más nada, no encuentro empleo formal y en un gran porcentaje tampoco lo busca.

Estos paisanos(unos ni tan paisanos), lo que están esperando es una beca salario de esas que dicen que brinda el gobierno de turno, las llamadas misiones no son un invento de este gobierno, existen desde hace mucho solo que en este gobierno se han multiplicado, buscando en principio ayudar a la gente, pero como la gente no sabe que debe producir, ni sabe lo que es eso, por eso no somos capitalistas, ni sabe que debemos perseguir el bien social común, por eso no somos socialistas, lo que sabe es consumir, gastar, comprar, adquirir, gozar, cantar, bailar y disfrutar la vida y que todo me lo den o me lo pongan mango bajito y me ayude mi padrino. Todo esto por este lado.

Tampoco somos vivos, somos unos confianzudos, a todo el mundo le decimos mi amor, mi pana, a los supervisores les llamamos por su nombre de pila, nunca usamos, los términos, señor, señora, si son los saludos de cortesía ni hablar, buenos días, gracias, por favor, son extrañamente usados y mas extrañamente respondidos, tratamos de colearnos en toda cola, como si los demás estuvieran esperando turno de gratis y nos hacemos los simpáticos o cara dura dependiendo del ánimo de los que hacen la cola, o le hacemos la cola a los panas, que son como 20, así que los demás que esperen y se frieguen, sin saber que le está causando un gran perjuicio a todas las personas que necesitan el servicio, sea el servicio que sea.

Si es en el tráfico peor, rebasamos a todos los que tengamos por delante para crear un cuello de botella para todos, nos pasamos todas las luces rojas para llegar primero, no le cedo el paso a nadie, doy todas las vueltas prohibidas que puedo y conduzco con el celular en la mano o pasando mensajitos, le pagamos al agente que nos pillo en la infracción, “vivo el infractor y vivo el agente”, con una confianza y una complicidad espasmódica, ambos se pasan la ley por la cara.

Le pagamos al gestor para no hacer las colas, pasar todo el mundo por encima, para un trámite que es gratis, pero que crean los vivos de los “servidores públicos”, cuellos de botella para “ganar dinero fácil”, vamos a hacerlo habilitado “aquí en confianza”, para que todos ganemos, pero cuando les toca a ellos caer en su misma trampa se quejan, se molestan y quieren hacer denuncias, denuncias que nunca llegan a ninguna parte por culpa de la misma trampa de “ganar un dinero fácil”. Esa es la “viveza” criolla, si los llamados “vivos” supieran que es más fácil y efectivo no ser “vivo”, quizás muchas cosas en esta sociedad cambiarían para bienestar de todos.

Desesperanza aprendida, que es un estado de pérdida de la motivación, de la esperanza de alcanzar los sueños, una renuncia a toda posibilidad de que las cosas salgan bien, se resuelvan o mejoren.

Tonto, es el que piensa que los demás son tontos. Anónimo

Hasta la próxima entrega

Josmi Durmon


Sobre esta noticia

Autor:
Josmi Durmon (5 noticias)
Visitas:
439
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.