Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Vampiros, humedecen el castillo ante ojos del carnicero

17/05/2018 22:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Era el porteñazo.nací y crecí y me volví viejo y me salió caspa en el sueño, entre pistolas y fusiles y revólveres y pistoletazos y explosiones y balas perdidas

Fuente Literaria/ Relatos cortos/2.1

 

Los vampiros, han detenido mi tiempo, es un delirio, aparecen en mi imaginación y han tomado por asalto mi intimidad, una noche me encerraron en el cuarto de estudio, echando llave y refundido la llave en mi agonía. Se trepaban por los muros del castillo y lamian sus paredes. vampiros que no duermen cuando duermo y si despierto despiertan en mis ojos, siempre sedientos, hambrientos, con antojos y que me inyectan su sangre cuando muero…

nací y crecí y me volví viejo y me salió caspa en el sueño, entre pistolas y fusiles y revólveres y pistoletazos y explosiones y balas perdidas y balazos a media noche y muertos al mayor y al detal cada amanecer… y heridas que no eran mías, y muertes que venían conmigo a tomarse una pastilla para los nervios debajo de la cama… y truenos y relámpagos y lluvias torrenciales y crecientes y toda clase de animales mal-heridos, comidos, desdentados, destazados… y humo y fuego y asco y sangre y nada

Era el porteñazo.

Crecí a la grupa del caballo de los héroes que crecieron sin encontrar jamás la cima del sueño, un hueco en el delirio, la tierra estéril e infeliz hecha para los hombres…

Yo lo fui todo sin haber sido nada, y nada fue todo para mí cuando nada había sido

y un día me desnudaron y me tocaron y me rezaron… y me respiraron de pies a cabeza como se respira por el hueco de la eternidad… y me sellaron las heridas que aún no tenía, me escondieron los balazos que aún no sentía, y me mataron la muerte que aún no me había matado, y me inyectaron la sangre que aún no había derramado… y de pies a cabeza con sus manos lentas y áridas me untaron y masajearon y embadurnaron con manteca de oso, manteca de lagartos, manteca de mujeres pre manteca de aves que nunca han parado de volar

Fueron mis hermanos.

Y un día cuando ya poco me faltaba para ser declarado hijo de Dios, consagrado, enaltecido… me pusieron un revolver en la mano, me pusieron una caja de balas en la mano, me pusieron un manual de la muerte en la mano, me pusieron una víctima en la mano, me pusieron mi primera herida en la mano, me pusieron… me pusieron mi primer bisonte desgarrado en las cuevas de Altamira, me pusieron… me pusieron un plomazo en el delirio… me pusieron…

… y morí sin saber que se muere al nacer sin ser nacido… nacer fue para mí, un único balazo en las piernas del amor de mis padres


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (669 noticias)
Visitas:
3846
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.