Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josefasuarez350 escriba una noticia?

Un Sueño Simbólico

15
- +
28/09/2021 09:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vivo, despierto y dormido alejado de la conciencia terrenal, y dormidos comienzan los sueños. Sobre estos, el mes pasado, publiqué en Globedia.com una crónica: “El Sueño de Berta”

 

 sueño, interpretación de sueños, concepto, simbolos, simbólico, Freud, psicoanálisis, análisis de sueños, reloj, puerta, árbol

Los sueños de las personas ocupan la tercera parte del tiempo que vivimos. Como el día tiene 24 horas, dormimos 8 horas diarias; pero esto es de jóvenes, en la tercera edad, este tiempo se reduce a 5 o 6 horas, solamente.

Los sueños que tiene el ser humano, se presentan como una necesidad de descanso del cuerpo físico y se desarrollan en el cuerpo astral. Cuando tenemos sueño, sentimos como una quietud, algo nos obliga a cerrar los ojos y poco a poco nos quedamos dormidos. Esto, a pesar de ser cotidiano, constituye un misterio, como es un milagro misterioso el estar vivos y conscientes, solo Dios tendrá respuestas de las dos instancias.

Vivo, despierto y dormido alejado de la conciencia terrenal, y dormidos comienzan los sueños. Sobre estos, el mes pasado, publiqué en Globedia.com una crónica: “El Sueño de Berta” y hace algún tiempo otra, denominada: "Un Hermoso sueño con mi amiga Adolia”. En esas crónicas anoté el concepto científico sobre el sueño que, según la enciclopedia Médica y Científicos destacados, anotan lo siguiente: “La conciencia se interrumpe durante el sueño. Es la suspensión normal y periódica de nuestra conciencia y vida de relación, donde la conciencia del yo está profundamente alterada. En el sueño se pueden alterar las condiciones físicas, familiares, económicas y profesionales, donde hay pérdida de la autocrítica y se aceptan sucesos inverosímiles”.

Yo me atrevo a aceptar este concepto, pues lo inverosímil es su principal característica: pero agregaría que en los sueños podemos simbolizar la realidad de nuestras vidas en imágenes oníricas que hablan por sí solas. Me baso en esto por un sueño que tuve hace poco:

Descripción del sueño:

Yo iba caminando por un centro comercial de la Ciudad de Caracas. (Lugar donde viví la mayor parte de mi vida) Caminaba con mi bastón. Llevaba un bolso en la espalda y cargaba un pote plástico, con tapa, lleno de agua. (En la Urbanización donde vivo, solo llega el agua los días miércoles y la noche de mi sueño fue la del martes). Hasta en sueños, los venezolanos sentimos la falta del agua. En el bolso, llevaba un tomo del clásico de Margaret Mitchell “Lo que el Viento se Llevó”, una carterita con un billete de 10 $, una libreta de apuntes y un lapicero, mi indumentaria simbolizaba lo que hago actualmente: escribir y leer mucho.

Yo iba, en el sueño, a reunirme con dos amigas: Adolia y María, que me esperaban en un Café bar. María está actualmente en Brasil, exilada con toda su familia. Caminaba y caminaba... por lo que me sentía muy cansada, ya que había llegado a pie. (Este es el símbolo que en Venezuela no tenemos transporte). Me senté en una avenida, en un murito, frente a un hermoso jardín, luego, me fui a seguir caminando. Me di cuenta que no llevaba el bastón ni el pote de agua y pensé, “porque en los sueños se piensa”, los dejé en el murito. Me devolví y los encontré. Ahora, quien descansaba ahí, era un pordiosero. “Símbolo de la pobreza y miseria en un hermoso centro comercial, como los que existían antes de la dictadura”. Por fin, llegué donde mis amigas y Adolia me dijo: “¿por qué tardaste tanto?” Le conté el incidente y ella me dijo: “no te preocupes por eso, nos pasa a todas, olvidamos las cosas ya que la preocupación constante es cómo sobrevivir”

Ellas estaban en una linda terraza con mesitas cubiertas con manteles a cuadros y adornadas con flores. Saludé a María y ella me dijo: “Ahora eres tú la que tiene que esperar”. ¿Y por qué? –pregunté- Adolia agrega: “Maria está esperando la jalea de mango”. Me asombré y dije: “¿Y te van a hacer jalea de mango en una fuente de soda?.

María se rió y bromeando dijo: “Eso pasa para que veas lo importante que soy”

Bien, les dije: Mientras esperan la jalea, yo voy a la panadería aquí cerca.

Llegué a la panadería y me dije: ahora voy a gastar todos los diez dólares y compraré yogurt y jugos, no solo pan y biscochos, ya que antes comprábamos pan, queso, galletas, yogurt, jamón, tortas, dulces, y todo lo necesario para una buena merienda. (Esta situación es un emblema de lo que pasamos actualmente las amas de casa y recordé una vez que el nieto de una amiga le dijo a su abuela: “Quiero de merienda sándwich de jamón y queso” ella le dijo: “no hay”. Entonces dijo el chiquillo: “galletas con mermelada”. Tampoco hay. “Ay, abuelita, ¿por qué estamos tan pobres?” La respuesta está en los representantes de la dictadura que nos agobia hace más de 20 años y ha transformado a Venezuela en un total caos. ...

Sigo con mi sueño: Pagué con el billete y me dieron de vuelto una serie de céntimos, en una bandejita, monedas de céntimo de dólar, de sucres, de escudos, de soles, de pesetas y puyitas, le dije a la cajera: Tú dijiste que mi compra eran 5 dólares, por lo tanto, me debes dar 5 $ de cambio. Ella, de mal humor, me dijo: “Eso es lo que te queda. Avanza que trancas la cola”.

Acepté y salí (símbolo de la situación actual, de la devaluación, cambios de la moneda, el engaño en los negocios y el sometimiento a estas situaciones). Cuando salí de la panadería, me dije: Voy con mis amigas y ojalá ellas tengan cómo pagar un taxi para regresar a nuestras casas, ya que ningún taxista va a aceptar este “puyero”.

Cuando iba llegando al cafetín, donde debía ver a mis amigas, me di cuenta que había perdido nuevamente mi bastón, y pensé: debo regresar a la panadería. Me devolví y en ese momento, desperté. ¡Oh¡, son las nueve a.m., hora de ir a llenar los potes y botellas con agua... ya que el miércoles pasado nos falló.

Ojalá, algún día podamos soñar y despertar, pero no dormidos y decir: “Estamos libres de esta dictadura y va pasando la cuarentena decretada por el COVID19.

En todas mis crónicas, acostumbro a consultar sobre el tema tratado a mis autores favoritos. En el Sueño de Berta consulté a Bruce Goldberg y a Patricia Geerfield. Ella evidenció que con el interés y la planeación avanzada, podemos determinar nuestros sueños lúcidos y hacer en ellos cualquier cosa que deseemos. Y hoy consulté a Depack Chopra, quien escribe lo siguiente sobre el sueño: “El sueño es un estado hipometabólico en el que decrece el consumo de oxígeno, el corazón late con mayor lentitud y la conciencia se borra. El estado de vigilia; por el contrario, se caracteriza por un mayor consumo de oxígeno, un ritmo cardíaco más rápido y una mente alerta”. Depack Chopra “Cuerpo sin edad y mentes sin tiempo”. Pág. 171

Otro párrafo del libro: “Rejuvenezca y viva más tiempo”, señala algo alentador para las personas mayores: Él escribe: “Además del reposo consciente, usted necesita un mínimo de 6 a 8 horas de sueño reparador todas las noches, esta es la base de su bienestar mental y físico. Basta un pequeño cambio de atención y de comportamiento para disfrutar un sueño reparador todas las noches. Modificando sus hábitos, usted evitará la entropía derivada de la fatiga y avivará su creatividad y vitalidad. Además, obtendrá los beneficios del retroceso de la edad, que vienen con el sueño reparador”. D. Chopra “Rejuvenezca y viva más tiempo” pág. 45.


Sobre esta noticia

Autor:
Josefasuarez350 (74 noticias)
Visitas:
218
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.