Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Un paraje singular

06/04/2019 04:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Aarón Rodríguez González

Fotografías por Jose Chiyah Álvarez

Comenzamos a andar desde el pueblo homónimo, que abandonamos por la calle de la Virgen de la Caridad. Desde aquí, seguimos la carretera que conduce, atravesando las solitarias y áridas llanuras majoreras, hasta la costa noroccidental de la Isla. Al cabo de poco más de seis kilómetros, entre arenas y matorral bajo de algoaera y brusquilla, alcanzamos el océano, en las inmediaciones de la punta de Paso Chico. Estamos en un paraje singular, muy diferente de las típicas estampas majoreras. Aquí, las costas bajas, arenosas y pobladas de dunas que habitualmente asociamos con Fuerteventura son sustituidas por paredes rocosas de 30 metros de altura que se precipitan hacia el mar. Es algo que sucede también en el resto de las Islas: son estos sectores los más expuestos al efecto de las borrascas atlánticas, que a lo largo de millones de años han hecho retroceder el litoral ante el empuje de sus olas. Solo en algunos puntos, como las desembocaduras de los barrancos, o en los entrantes del accidentado litoral de Tindaya, existen pequeñas bahías que permiten la deposición de arenas. Es lo que sucede en las preciosas, recónditas y tranquilas playas de Esquinzo y del Águila. El agradable recorrido por los acantilados, que solo interrumpimos para salvar el profundo tajo del barranco de Esquinzo, se prolonga durante alrededor de ocho kilómetros, hasta la punta del Mallorquín. Aquí, los farallones mueren y dejan paso a las amplias playas del Aljibe y del Castillo, antesala del pueblo de El Cotillo, donde termina nuestro recorrido.

image

Desnivel positivo : 100 metros de ascenso.

Desnivel negativo : 350 metros de descenso.

Longitud : 17, 3 kilómetros.

Cota máxima : 194 metros de altitud.

Cota mínima : 2 metros de altitud.

Lugares de interés cercanos : en las proximidades de La Oliva se encuentra uno de los monumentos naturales más destacados de Fuerteventura: la montaña de Tindaya, de gran valor para los aborígenes majoreros.

Observaciones : el recorrido no es exigente, a pesar de su longitud. Sin embargo, la ausencia total de sombra nos lleva a rogar que se porte agua en abundancia, así como protección solar y gorra. Además, no conviene hacer el itinerario durante los episodios de calor que suelen caracterizar los meses de verano.

¿Sabías que acantilados como los de Tindaya son testigos del retroceso de la costa a lo largo de millones de años, la cual se prolongaba en el pasado mucho más hacia el oeste?

image


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1165 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
3316
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.