Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El umbral en Xianus, el despertar por la vida y el existir

21
- +
28/09/2019 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Xianus, una tierra a nivel planetario, lleno de zombis y mutantes

Fuente Literaria./ Relatos de Ciencia Ficción.

Quienes creyeron y siguen creyendo en mi inocencia ante La vida; sobre todo a aquellas personas que me brindaron su confianza, respaldo y desprendida solidaridad, va mi saludo de eterna gratitud, con la reiteración de mi compromiso en seguir luchando por la paz con justicia social hasta el último aliento de mi vida, con el juramento de no inclinar la cabeza frente a las mentiras, los engaños, la perfidia y el guerrerismo de una clase dominante que sigue sometiendo al pueblo llano a la miseria, la desigualdad y la exclusión política que derivan de su espíritu mezquino y de su arrodillamiento a los intereses  de su individualismo.

He tratado de que el sentido de sensatez pueda ocultar o negar, todo el empeño posible en la construcción, impulso y posible construcción de un nuevo ideal social, creo en los tratados de paz y, perdono a quienes me traicionaron en su amistad e incumplimiento familiar, teniendo presente que siempre creí en la reconciliación de gente amiga, familiares, combatientes de derecha e izquierda. Nadie me desarmara de mis insurgencias, sigo luchando y creyendo en un país, el cual fue teñido de sangre inocente, como dirigentes y personas del común, que hoy yacen bajo tierra y otros, en sus casas por diversas razones.

Por ahora, me encuentro a años luz de mi planeta, estoy en Xianus, donde no solamente existe el aniquilamiento político, moral y físico de personas por el dictador al estar en rebeldía, sino con la destrucción de todo aquel o aquella que consideren un peligro para sus privilegios.

No es nada fácil construir la reconciliación basada en la justicia social, con sujetos de esta calaña a los que nada se les da escamotear los compromisos de Estado, porque este es para ellos un aparato que precisamente han moldeado como instrumento de guerra para afianzar sus prerrogativas de clase y las de sus amos. No obstante, hay que seguir luchando sin más ingenuidades, por una paz cierta, total y con garantías que impidan que se salgan con la suya estos señores que nos imponen la confrontación porque no son sus hijos los que mueren en ella.

Luego de la desaparición física de mi esposa, decidí involucrarme en la escuadra de los guardianes del espacio y, no he tenido descanso hasta ahora, debo escribir cuatro artículos diarios para España, vía satélite, dialogar con personas afectadas por extraterrestres en cada planeta, evaluar las orbitas y el magnetismo que desprenden y armonizar los grupos. En las tardes, hacer algo de pesas, caminar ocho kilómetros y regresar para cumplir con los oficios de la casa. La vida sigue en cada acto del existir, me acuerdo, de aquellas horas de conversa con el Sr. Cristóbal, el abuelo Gómez en Guayabal, en mi Estado originario de nacimiento, mi Castillo del Cerro Azul, mis amores y los dos niños que crie, aparte de mis hijos.

Siempre, estaremos enamorados.

He durado cuatro días bajando de la montaña al plan por una trocha –que hoy sigue siendo una trocha- los guía el cadenero baquiano que sabe a dónde va la punta de la colonización; fue una travesía peligrosa con ríos que en invierno son caudalosos, donde se ahogaron no pocos campesinos. Acá, residen un buen grupo de mutantes que muchas veces son desconocidos, llegan en sus naves abultadas de mercaderías.

Se suman a la violencia y xenofobia, muchos habitantes que fueron socorridos por el planeta mayor

Los programas de colonización son dados por los ancianos de cada vía galáctica y raen sus herramientas para construir en base a trecientas familias por grupo afín. He tenido oportunidad de llevarme mutantes al Castillo para atender a los niños y dragones,  en esto, es para domesticarlos.

Poco se de mis hijos y mis vecinos casi no comparten, están encerrados en sí mismos.

Viajar por los agujeros negros es difícil, Stephen Hawking, no se equivocó en sus exploraciones, la incomunicación es agobiante, no hay puntos de descanso, se necesitan un mayor número de planos para la comunicación y conocer los modales lingüístico.

Hay mucho que hacer para lograr el alma de mi esposa y reconocerla, la de la niña, dos mujeres ligadas a mi existir.

Pronto, tendré que regresar, la jefa de los presidarios los prepara para el combate final y la xenofobia de los peruanos es alta, desconocen su propia historia y tuvieron que huir a Chile y Venezuela, donde se les acobijo.

Ya atardece. Trato de cumplir con lo pactado, aquí el tiempo no cuenta, es un andar en la búsqueda de alimento, son kilómetros de recorrida para un kg de arroz, cuyo precio real es de doscientos cincuenta millones de bolívares, 250.000.000

Los responsables están aquí, ante nosotros, y no podemos darles ya más coartadas para evadir su responsabilidad por tener sumido a la galaxia en un ciclo de violencia en otro. Mucho menos, debemos prestarnos, las autoridades galácticas, para legitimar sus pretensiones de regionalizar la guerra con agresiones militares a los planetas de nuestra órbita.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1178 noticias)
Visitas:
197
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Personaje
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.