Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Domingo Delgado escriba una noticia?

Nueva Tragedia De InmigraciÓn Ante Una Europa Deshumanizada

26/04/2015 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La política neocapitalista del primer mundo cerrando las fronteras a cal y canto, mientras las abren a los capitales, suponen una transgresión del derecho de todo ser humano a ubicar su residencia en cualquier lugar del mundo, o dicho de otro modo, a buscarse la vida donde pueda. ¿Con qué derecho legitimado éticamente puede negarse el tránsito y residencia de personas en cualquier lugar del mundo?, ¿qué tipo de apropiación ilegítima se da sobre los recursos naturales de la tierra que excluyen a la mayoría?. Europa vivió épocas graves de supervivencia que pasaron, en parte por la emigración, pues no lejos están los movimientos migratorios italianos, griegos, ingleses e irlandeses al nuevo mundo, como la instalación de parte de la población francesa, británica, holandesa y española en sus respectivos territorios colonizados con los que se establecieron flujos comerciales, culturales y sociales importantes, al punto que gran parte de esos territorios acogieron la lengua y cultura de la potencia colonial. Y ni que decir de EEUU y Canadá, dos países formados por la reunión de las colonias dependientes de Inglaterra y Francia, respectivamente, que han sido países de inmigración, especialmente significados en las olas migratorias que dio lugar a que abandonaran el viejo continente europeo en busca de fortuna cientos de miles de personas. Tal resultó ser el caso de miles y miles de españoles que se asentaron en Iberoamérica, y en menor medida en otras colonias españolas por el mundo, como Filipinas, Guinea Ecuatorial, etc. Además esos movimientos migratorios, que fueron asentándose en los nuevos territorios, beneficiaron a las sociedades de recepción y descargaron a las sociedades de partida, normalmente por la falta de trabajo en estas, lo cual posibilitó la búsqueda de la vida honrada a cientos de miles de personas. Sin embargo, como si quisiéramos olvidar un importante factor de la historia del mundo, especialmente del nuestro más próximo, y ahora resulta que cuando el continente africano, parte del asiático y en cierta medida Sudamérica, están en dificultades económicas por importantes atrasos respecto del primer mundo tecnificado, con dificultades que les lleva a comprometer la propia subsistencia a no pocos, así como el derecho de prosperar en la vida, planteándose la emigración a otros lugares de ese primer mundo, resulta que les cerramos las fronteras para que no accedan ?viéndolos como competencia, o peligro a la seguridad nacional-, en una acción insolidaria al tiempo que inhumana, profundamente inmoral ?por principios de simple humanidad-, como profundamente injusta, pues emigrantes fueron nuestros ancestros, y con la crisis económica empiezan a serlo de nuevo nuestros compatriotas. Es cierto que una economía a escala, salvo que esté en fase de alza, difícilmente puede asimilar de forma estable y dar trabajo regular de forma indefinida. Pero no es menos cierto, que no podemos dar la espalda al drama de la inmigración que calificada de ilegal se juega la vida en pateras cruzando el mar, en manos de mafias de gente desalmada. Como tampoco la solución es policial, de refuerzo de fronteras, ni como la hipócrita propuesta británica de ofrecer navíos de la "royal navy" para impedir el acceso de pateras, con la condición que ninguno de los inmigrantes recogidos en alta mar, fuera trasladado a suelo británico. Acaso haya llegado la hora de que tanto la UE como la misma ONU generen un foro de estudio y diálogo para adoptar urgentes medidas que acometan estos grandes flujos migratorios, dado que si los mismos en forma de avalancha descontrolada, pueden comprometer la estabilidad interior de algunos países de destino, no es menos cierto que la necesidad y la injusticia clama una urgente solución, que posiblemente pase por regular estos movimientos migratorios en sus grandes flujos, al tiempo que se reconsidere la colaboración de ayuda humanitaria al tercer mundo, con planes económicos de desarrollo local más o menos estables que les permita vivir dignamente, asegurándoles una estabilidad política y económica necesaria para ello, de forma que ni las élites económicas ni las políticas de estos países sigan aprovechándose de la ayuda internacional en menoscabo del conjunto de sus poblaciones, mediante corruptelas y Estados títere que suelen ser asidero de canallas, terroristas, asesinos y ladrones de todo tipo. ¡Hay que intervenir en los territorios de origen!, algunos de los cuales, tras la descolonización han sido "Estados fallidos" o dictaduras criminales de uno y otro signo, que ahora están siendo aprovechados ?especialmente en el norte y centro de África por bandas asesinas que so pretexto del fundamentalismo islámico imponen la anarquía y el crimen genocida.

Mientras tanto no se acometa una decidida política multilateral en ese sentido, seguiremos asistiendo al drama de la inmigración y a la recogida de víctimas en el mar como la que días pasados se dio en las cercanías de la costa italiana de la isla de Lampedusa, que utilizan como escala las mafias de la inmigración ilegal, con sus barcos patera con origen en la caótica Libia.


Sobre esta noticia

Autor:
Domingo Delgado (215 noticias)
Visitas:
1412
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.