Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

¡Tamaña hipocresía!

03/03/2014 16:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

M.A. GUZMÁN GÓMEZ

Nuestro Libertador Simón Bolívar jamás utilizó la violencia –y menos el odio– para lograr las conquistas de la igualdad y justicia social e independencia de los pueblos, acicateado por sus elevados principios de patria y soberanía que defendió hasta su muerte. Las luchas libertarias que comandó eran obligados enfrentamientos, en el campo de batalla, por la autodeterminación de los pueblos, en defensa de su sagrada independencia con libertad y en contra de los perversos agentes colonizadores. Una vez culminada la acción bélica, afloraba el respeto al contrincante que hacía prevalecer la consigna irreversible de "honor al vencido, gloria al vencedor". Así ocurría aun en las batallas más sangrientas, con excepciones muy puntuales.

Nunca la violencia, el odio ni la ira comulgaron en las excelsas luchas bolivarianas por las libertades, a las que entregó su cuerpo, alma y corazón el compatriota revolucionario "más grande". Y los venezolanos heredamos de él esa cultura de paz y unidad hacia las causas justas.

Por eso, al recordar toda esa gloriosa historia nuestra, nos duele e irritan los condenables sucesos iracundos de un escaso grupo de encapuchados –¿Sólo estudiantes?... Debería investigarse– que acompañaron "pacíficamente" a la marcha "juvenil" hasta las afueras del Ministerio Público, donde una vez que escucharon la "protesta conspirativa" de un dirigente sin voluntad popular, "fuera de sí", y advertirle a su gente la ausencia –inexplicable para los televidentes– de las autoridades policiales preventivas en el entorno de la Fiscalía y marcharse con su masa estudiantil, el grupillo de energúmenos desató, en segundos, la más feroz violencia nazi-cavernícola-fascista que tomó cuerpo en otros puntos –¿En qué mundo viven?–, con las conocidas secuelas de tres muchachos asesinados, sin responsables, decenas de heridos –la mitad policías– y destrozos en la fachada del edificio hechos con notoria y furibunda alevosía. Al respecto, vino el descaro inaudito de la MUD, la cual declaró "tres días de duelo". ¡Tamaña hipocresía!

La determinación conciliadora del presidente Chávez durante el 14 de abril 2002, a favor de los golpistas de siempre, la entendieron como debilidad y la respuesta fue más conspiración. En consecuencia, no hay otro corolario: sin justicia y con impunidad nunca habrá paz.

01/03/14.-


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (20344 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
496
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.