Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jane M. Ziegler escriba una noticia?

Socialistía. la república socialista

19/02/2010 21:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Reflexiones sobre la distopía socialista, finalmente el sueño se hace realidad. comandados por Hugo Chávez se establece la república 100% socialista, imaginemos como sería

Imaginemos que, finalmente, el sueño del socialismo se pueda concretar para las naciones que “tanto lo anhelan y necesitan”. El máximo líder Hugo Chávez luego de innumerables intentos por hacer que su verbo se hiciese ley, logra establecer las bases de una nueva república: Socialistía, alejada de las malas influencias del capitalismo salvaje, y en donde el socialismo se vuelve religión teniendo de mesías a Fidel Castro, al carnicero de la cabaña, perdón, al che Guevara; a Mao-Tse Tung, Vladimir Lenin, Salvador Allende y Karl Marx. Esos santos, reivindicados por la intelectualidad risueña de “izquierda”, convertidos en paladines de los pobres en la lucha eterna contra el enemigo mundial: El imperialismo.

Imaginemos que ese mismo imperio ha desaparecido, porque en su propio país se logró establecer una revolución, siguiendo los ejemplos que los libertadores bolivarianos de Venezuela dieron, dirigidos por el jefe máximo: “comandante revolucionario mesías bolivariano don piache Hugo Rafael Chávez Frías”, enviado divino para acabar con las injusticias de este mundo, haciendo honor a la 3° estrofa de nuestro himno: “si el capitalismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Hugo Chávez dio”

Ahora bien, enfoquemos nuestra imaginación en Socialistía la verdadera república socialista del mundo, sin injerencias imperialistas, ni de burguesías, ni oligarquías a quien achacar las culpas del fracaso del socialismo. Imaginemos a Danny Glover, Kevin Spacey, Oliver Stone, Sean Penn, Naomi Campbell, Magglio Ordoñez, Ruddy Rodríguez, Milka Duno, Courtney Love y otras tantas personalidades, que combatían al imperio recaudando la mayor cantidad de dólares posibles para con ello hacer tambalear la economía capitalista y expirementando la dolce vita (como diría Fellini) para demostrar al público lo asquerosa que esta era, pero ahora viviendo en su choza bolivariana junto al pueblo socialista, sin preocupaciones, soñando con el momento en que el proveedor “Gran Hermano” Chávez les diera su boleta de alimentos, de combustible y que ese día, finalmente, sería el día de la semana en que tendrían el “alumbrón” para recordar, con asco, cuando la electricidad, ese invento cochino del imperio, les hacía la vida más fácil. Pero que va! eso no va en la nueva república socialista. En Socialistía la falta de luz eléctrica nos recuerda lo libres que somos, que no debemos nada a los cochinos capitalistas Benjamín Franklin, Nikola Tesla y Thomas Alva Edison por habernos impuesto el yugo de vivir dependiendo de la electricidad. Que va señores! En Socialistía no necesitamos neveras, salamos las carnes como en antaño, y bebemos agua a temperatura ambiente, así es menos dañino pa’l colon. No tenemos aire acondicionado porque en las noches nos chupa los pensamientos, y no tenemos televisión porque directv ponía aparatitos para espiarnos y enviaba la información al imperio. A mi me dan ganas de llorar con solo pensar en que no existiera Socialistía.

Imaginen caminar por las calles y esperar al autobús comunal para que nos lleve al trabajo, puesto los autos particulares se prohíben, ya que se logró descubrir el plan imperial de permitir a cada ciudadano tener autos, para así acabar con el transporte público, puesto con ello el chip del consumismo se implantaría en cada individuo dominado por los vicios del capitalismo. No, señor, eso es historia del pasado. Luego de 20 años de construcción, finalmente tendremos la primera línea de la primera estación del tramo 1 del complejo de ferrocarriles que une Ciudad Ojeda con Lagunillas y que algún día se conectara con el ferrocarril regional, y cuando la revolución socialista avance se unirá al gran sistema de ferrocarriles llamado “seremos como el che”, pero debemos, antes, combatir al imperialismo, aunque haya dicho que ya no existe. Pero, por obra y gracia de Satanás, ese imperio se volvió invisible, con un arma de invisibilidad que inventaron, y aún nos ataca.

Aquel que sea “revolucionario” de verdad que de el primer paso y se tatúe en su pecho la frase lapidaria que un filósofo dijo un buen día: "Ser rico es malo"

Imaginen no tener que preocuparse por deudas, ni que el banco te cobre los intereses de la tarjeta de crédito, o que no haya suficiente dinero en la cuenta de ahorro, ya que el cochino dinero no será importante en Socialistía, eso se lo dejamos a los Rockefeller o en su defecto a Warren Buffet y Bill Gates. Ahora el trueque es la moneda oficial, el trueque de tu vida eterna al gobierno socialista a cambio de recibir algunas migajas con las que puedas sobrevivir. Imaginemos eso, rogar por comida, rogar por bebida, rogar por agua, rogar por inmueble, imaginemos todos nosotros eso, y sintámonos como mascotas dóciles que siempre tendrán cuidado de su amo benevolente: Hugo Chávez. No es difícil hacerlo, solo miremos a nuestro perro y la manera en que lo tratamos y este nos es fiel con tan poco que recibe, total siempre habrá alguno que diga: “que vida tan dura” siendo con ello sarcástico en el momento en que contempla a algún canino revolcarse en el suelo por la pereza. Ese es el paraíso señores.

Ahora, imaginemos todo eso, sobretodo aquellos hipócritas que defienden un sistema al que saben no son capaces de aceptar ni en sueños, aquellos que se rasgan las camisas gritando “patria o muecte” (en dialecto cubano) o mas criollo “patria socialista o muerte, venceremos” (si no se han fijado ya el trilema chavista fue cambiado, por la burrada que significaba gramaticalmente, y el mismo Chávez en vano intento trata de poner de moda la frase de arriba), gritando esas consignas mientras abrazan el blackberry a su oreja en una conversa con el camarada acerca del capítulo de Grey’s Anatomy que recién pasaron por Sony Entertainment Televisión, y se sientan mirando la tele de plasma marca Panasonic, pensando en que bien lo hace el presidente cuando expropia a los escuálidos, por usureros y habla de los peligros del virus del consumismo capitalista. Los que gritan con fuerza: “así, así es que se gobierna” lo hacen con una mitad de su cerebro ya que la otra está planeando en su sueños un viaje a Disney World, Cancún o quizás París, si tienen fluidez monetaria, y ruegan que los disparates que a veces dice “el loquito de mi presi” solo sean en broma, porque "yo como buen socialista aspiro a un apartamento lujoso, ganar mi buen sueldo, tener mucho pero mucho, pero mucho, pero mucho, muchísiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiimo dinero". Ajá, pero "porque aplaudo con tanta vehemencia a Chávez? Soy hipócrita!"

Así que aquellos que se hacen llamar socialistas y revolucionarios, desde ahora hagan votos de abstinencia y cumplan a cabalidad las palabras de su jerarca jefe socialista mesías don Chávez, y compórtense como verdaderos socialistas, porque yo si soy un buen capitalista, o al menos así nos llaman a los que queremos superarnos en la vida materialmente, aparte de espiritualmente. Menos mal yo tengo mi conciencia tranquila y me aferro a vivir en la patria que sueño: la Venezuela poderosa y progresista. Ahora, los socialistas váyanse a Socialistía y den el ejemplo para que alguien con 5 dedos de frente empiece a respetar su ideología. Aquel que esté libre de pecados que lance la primera piedra, aquel que sea “revolucionario” de verdad que de el primer paso y se tatúe en su pecho la frase lapidaria que un filósofo dijo un buen día: "Ser rico es malo" Mas nada!


Sobre esta noticia

Autor:
Jane M. Ziegler (6 noticias)
Visitas:
665
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.