Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Sistema inmune debilitado de los hijos por estrés familiar

30/03/2014 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una familia altamente estresada llega a afectar el sistema inmunológico de los niños.Tarea del sistema inmune

SISTEMA INMUNE DEBILITADO DE LOS HIJOS  POR ESTRÉS FAMILIAR

 

Una familia altamente estresada llega a afectar el sistema inmunológico de los niños.

 

Así lo indica una nueva investigación de la Universidad de Jönköping y de la Universidad de Linköping.

 

El estrés a largo plazo puede aparecer cuando fallece un familiar cercano, o cuando los adultos viven circunstancias difíciles de solucionar.

 

 

Tarea del sistema inmune

 

El sistema de defensas de todo organismo cumple la tarea de defenderlo de virus y bacterias.  Los cuerpos se hallan preparados para tolerar solo  un estrés cotidiano de breve duración.

 

Qué pasa con los chicos

Un marcador biológico del estrés es el cortisol, que se presenta elevado en los chicos dentro de un ámbito familiar con alto nivel de estrés.

 

El estudio ha demostrado que los pequeños pierden capacidad de resistencia a sustancias que en otras ocasiones más propicias no serían perjudiciales, y acaban contrayendo enfermedades físicas y psíquicas.

 

Fueron evaluados niños  de cinco años de edad. Sus padres debieron responder a un cuestionario que abarcaba preguntas vinculadas al estrés y dificultades tales como el divorcio y el desempleo.

 

De este modo se organizaron dos grupos: hijos que residían  en un hogar con mucho estrés, y otros criados con estrés normal.

 

  • Los síntomas físicos, psíquicos, emocionales 

Los primeros, sufrieron un desequilibrio físico, psíquico y emocional, traducido en llanto sin causa,  sudor en las palmas de las manos, dolores de cabeza y de estómago, retorcimiento de los cabellos e intento de arrancárselos,  mordedura de uñas, tendencia a orinarse, pesadillas o sueños perturbadores.

 

Falsa creencia

  Es común, erróneamente,  creer que la infancia es un periodo de  diversión, juego y felicidad, pero pocos comprenden que los niños atraviesan por padecimientos que para ellos son problemas y los experimentan con estrés. Las presiones en la casa, el colegio o los amigos los lleva a esta modalidad de vida negativa.

Los síntomas físicos, psíquicos, emocionales; recomendaciones a los padres.Ansiedad, tensión, confusión

No obstante, algunos sobrellevan diferentes problemáticas, no se dejan lesionar, y saben manejarlas.

 

Todo depende del apoyo que reciben del entorno familiar y social y también de su personalidad.

 

  • Sensibilidad e inquietud

 

Pero las criaturas son hoy cada vez más perceptivas, sensibles y se inquietan con más facilidad. En su mayoría, y más aún a corta edad,  no saben explicar detalladamente lo que les pasa y, entonces, culminan en    un decaimiento emocional o físico, sin adecuarse  a la realidad. 

 

Cuándo algo anda mal, recomendaciones a los padres

 

El estrés infantil  se manifiesta con:

 

Temor, tristeza, falta de atención, bajo rendimiento escolar, irritabilidad, ansiedad, pesadillas recurrentes, miedos, llanto, regresión a una etapa de desarrollo (chuparse los dedos o mojar la cama), excesiva preocupación, dolor de estómago o de cabeza, ausencia de apetito, sudoración, sarpullidos.

 

Se  nota a los infantes más irritables, nerviosos, alterados, con mal genio. Estos cambios importantes son factibles de provocarle depresión.

 

  • Ansiedad, tensión, confusión

La llegada de un nuevo hermanito, la escuela, el “matoneo social” o hablar en público, son momentos en que los niños necesitan adaptarse o adoptar decisiones saludables; su propia percepción los lleva a reaccionar e interaccionar emocionalmente con ansiedad, tensión y confusión. 

 

 Cómo ayudar a los menores estresados

 

A veces los menores precisan la asistencia  de un psicólogo no solo para aprender a combatir el estrés sino igualmente para recobrar la autoestima.

 

  • Medidas concretas para progenitores

•Escucharlos con atención: darles la oportunidad de que cuenten sus inquietudes  y no juzgarlos. Acercárseles para hablarles. •Guiarlos a fin de que expresen claramente sus sentimientos cuando les cuesta referirse a ellos.

•Buscarles alternativas de resolución.

•Limitarles las situaciones estresantes.

•Brindarles tranquilidad mediante la organización de actividad es en conjunto o con sus pares que se relajen y sepan disfrutar.

Otras fuentes consultadas: sicóloga Viviana Rangel Manzano Marcela Sinuco Psicóloga 


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
636
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.