Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

El Secuestro del Vapor Stephens

26/09/2016 07:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Secuestro del Vapor Stephens

En las filas de las fuerzas liberales de Ramón Corona existía un grupo élite conformado por estadounidenses al mando del coronel Frank F. Danna. Un día el general mexicano mandó llamar a este hombre para conferirle una arriesgada misión. Después de la entrevista que se efectuó en Villa Unión el 15 de marzo de 1866, el coronel y su pelotón se trasladaron de ese punto a Altata. Ahí abordaron un barco que los llevó hasta San José del Cabo y de ahí fueron hasta Cabo San Lucas donde esperarían un buque.

Eran aproximadamente las tres de la mañana del día 6 de abril del mismo año cuando el vapor John L. Stephens ancló en las aguas de Cabo San Lucas, Baja California Sur. De inmediato de él bajaron dos lanchas que portaban la mercadería destinada a este sitio. El buque, que había zarpado de San Francisco, California, el día 31 de marzo anterior, pertenecía a la California, Oregon and Mexico Steamship Company , la cual había celebrado un contrato con el Gobierno Imperial de México. De acuerdo a lo estipulado en dicho documento este navío navegaba entre los puertos del Pacífico mexicano y San Francisco, llevando el correo oficial además de mercaderías. Su ruta regular era San Francisco, Mazatlán, Guaymas, La Paz y Cabo San Lucas, para regresar al puerto californiano desde este último punto. El capitán del navío era el experimentado señor Edgar Ned Wakeman, quien esa oscura madrugada se aseguró de que ambos botes bajaran la mercancía y luego regresaran al navío trayendo nuevos viajeros.

Debido a la hora en que el Stephens había anclado en Cabo, excepto Wakeman, un vigía y los dos hombres que habían bajado a tierra, la tripulación dormía, lo mismo que los casi setenta pasajeros. Muy pronto las dos lanchas regresaron al barco trayendo unos hombres que vestían con sombreros mexicanos y zarapes. Al verlos subir al navío, el capitán descubrió que no eran mexicanos sino estadounidenses quienes, pensó él, eran prospectos de minero que habían caído en desgracia.

- ¿Son estadounidenses? ?les preguntó el capitán. - Si ?le respondió uno de ellos. - ¿Cuántos son? - Ocho que viajaremos en cubierta ?le contestó el mismo. Tres hombres ya habían subido al barco.

- ¿Es usted el capitán Wakeman? ?le preguntó uno de los que ya habían abordado. Éste, tras recibir la respuesta afirmativa, le pidió hablar con él en privado. El capitán pensó que se trataba del supervisor de aquellos mineros y que le solicitaría una rebaja en el precio del pasaje. Los dos hombres, Wakeman y Frank Danna, se encontraban cara a cara cuando el primero sintió dos ligeras presiones, una en cada lado de su barriga. Su instinto le hizo voltear hacia esos dos puntos, y fue entonces cuando descubrió sendas pistolas. En ese instante vio un ligero brillo frente a él, era una tercera pistola que le apuntaba a la frente. Mientras esto sucedía otros hombres abordaban el barco. En voz baja Danna le ordenó guardar silencio y luego le dijo:

Soy el coronel Frank F. Danna de las Fuerzas Liberales Mexicanas. Usted, su tripulación y sus pasajeros son mis prisioneros, y su barco queda detenido, de acuerdo a las instrucciones que he recibido, las cuales le mostraré. Cualquier resistencia será inútil. Tengo dieciocho hombres armados a bordo del barco, algunos de ellos han abordado por la amura. Sus oficiales serán asegurados y los pasajeros desarmados. No será detenido aquí por mucho tiempo. Busco a un pasajero y al contrabando de guerra. Si obedece y permanece en silencio, qué bien. Si no ?le dijo agitando el revolver? me da lo mismo. Le advierto que no intente nada.

Entonces Wakeman fue llevado a la cubierta superior del barco y quedó resguardado por dos hombres. El resto de ellos desarmó a la tripulación para luego, camarote por camarote, despertar a sus ocupantes y obligarlos a entregar sus armas de fuego y cuchillos. Media hora después el Stephens era completamente de Danna y sus hombres.

A las seis de la mañana el coronel fue hasta donde se encontraba Wakeman y le dijo que había encontrado contrabando de guerra, y que procedería a seguir las instrucciones recibidas, de las cuales le entregó una copia. Esta decía:

Brigadas Unidas de Sinaloa y Jalisco. Comandante de Escuadrón Francisco F. Danna Con la fuerza que he puesto bajo su mando, y de acuerdo con la autoridad que le he conferido en este cuartel general, procederá usted a asegurar el vapor John L. Stephens, que sirve ahora en el Pacífico al llamado Imperio Mexicano, transportando correspondencia, armas y forrajes para los invasores del país. Habiendo asegurado el barco, pondrá a disposición del Jefe de Hacienda en el estado todos los bienes que pertenecen a ciudadanos de naciones amigas, el resto de los bienes y útiles de guerra los pondrá en la playa en el primer puerto o bahía que estime conveniente. Tomará usted prisioneros al capitán y la tripulación del barco. De todo esto dará usted noticia a este cuartel general, con el propósito de realizar las disposiciones convenientes. Si fuera atacado por los buques de guerra del enemigo, prenderá fuego al John L. Stephens, procurando la seguridad de usted y sus hombres de la mejor manera posible, y se reportará a este cuartel general. Independencia y Libertad. Villa Unión, marzo 15 de 1866.

Danna se retiró no sin antes decirle a Wakeman que el barco quedaba decomisado debido al armamento encontrado a bordo. A las nueve de la mañana, el coronel regresó y entregó al otro una orden por escrito que decía:

Cabo San Lucas. 6 de abril de 1866. Capitán E. Wakeman. Vapor John L. Stephens. Por medio del presente le ordeno, por la autoridad con que he sido investido por las propias autoridades de la República de México, proceder de inmediato al puerto de Altata, y entregar ahí el vapor y sus efectos al comandante en jefe u oficial en cargo; de acuerdo con las instrucciones que me fueron conferidas en el cuartel general el 15 de marzo de 1866. Francisco F. Danna

Wakeman entregó a Danna una protesta por escrito, en la que argüía que el Stephens transportaba legalmente mercancías desde San Francisco, y que el coronel no tenía autoridad alguna para decomisar el barco, además de hacerle saber que Altata no era un puerto seguro para que anclara ahí un buque del calado de este. El plan ideado por Corona era en realidad demasiado audaz para que funcionara. El general pretendía transportar tropas liberales a bordo del Stephens y anclarlo en Mazatlán, acercarse, abordar y posesionarse de los buques de guerra franceses Victoire y Lucifer que se encontraban ahí anclados. Al mismo tiempo él y sus hombres atacarían a los imperialistas. Con estos dos frentes los franceses serían derrotados y se verían obligados a entregar esta ciudad.

Al saber que se le ordenaba trasladarse a Altata, el capitán tomó una determinación, y tajantemente le dijo a Danna que el Stephens nunca iría a dicho puerto, y que si insistía en hacerlo podía descomponerlo y con esto el navío no podría moverse un ápice. Además, le dijo, cuando una autoridad decomisa un barco es su responsabilidad llevarlo al puerto más cercano.

Más sobre

Sabiendo que nada haría cambiar de parecer a Wakeman, el coronel fue a conferenciar con sus hombres para regresar luego de unos minutos. Aquél escuchó la nueva orden, y accedió a cumplirla; el Stephens debería trasladarse a La Paz. En realidad cada uno de los hombres había cedido un poco. Danna sabía que si el Stephens hubiera atravesado el golfo posiblemente se hubiera encontrado con un buque de guerra francés y se habría enfrentado a graves problemas; a la vez Wakeman sabía que La Paz era un puerto seguro, a pesar de estar en manos de los liberales.

Hasta entonces el capitán del navío había recibido sólo un par de visitas de parte de pasajeros. Sin embargo, fue capaz de idear un plan para deshacerse de Danna y sus hombres el cual fue comunicado a través de aquéllas a otros miembros de la tripulación. La defensa se basaría en un solo revolver que alguien había podido esconder, y en trozos de metal con los que atacarían a los liberales. Así pues, si el plan de Corona de posesionarse de Mazatlán era descabellado, el de Wakeman que buscaba deshacerse de aquellos hombres bien armados no lo era menos.

Frank Danna fue a hablar con el ingeniero del buque, señor Houston, y lo que le dijo lo sorprendió. El plan había sido descubierto. Entonces Houston pidió al coronel permiso para conversar con el capitán e informarle sobre esto.

El ingeniero entró al camarote donde se encontraba el capitán y le avisó lo que Danna le acababa de descubrir. Tras aquél también entró el coronel, y le dijo a éste:

Wakeman, es inútil. Todo tu plan ha sido descubierto. Uno de tu tripulación y un pasajero te traicionaron. ¡Entiende! Yo y mis hombres abordamos este barco con un propósito y debido a unas órdenes. Ante un problema así, puedes estar seguro que con gusto daríamos nuestras vidas. Mis hombres sabían lo que podía suceder y hasta aquí han llegado. Ellos están fuertemente armados y a la primera señal de un ataque irán por todo el barco y no dejarán un hombre vivo de proa a popa.

Ya era la media mañana del día 7 cuando el Stephens ancló en La Paz, y de inmediato Wakeman envió una protesta ante el cónsul de los Estados Unidos, señor F. B. Elmer. Pero los liberales ya habían procedido a bajar la mercancía que venía en el Stephens . Luego el coronel exigió al capitán del barco le firmara una fianza de cien mil dólares, lo que el otro rehusó en definitiva. Cuatro horas más tarde Danna bajó la garantía a sólo un mil quinientos dólares, más otros quinientos que deberían pagarse en efectivo. El coronel hizo ver al capitán que transportaba doscientas toneladas de carbón destinado al buque Panama , de la misma línea que el Stephens, y que, ergo, también servía al gobierno imperial. El capitán del barco sopesó la situación, sabía bien que dicho combustible podía ser confiscado también, y por ello accedió; entregó a Danna los quinientos dólares en efectivo y le firmó una fianza por la cantidad requerida, la cual fue entregada al jefe de la aduana local.

Con las armas decomisadas, los quinientos dólares pagados a Danna y la fianza, Wakeman pensó que pronto el Stephens sería liberado. Y tenía razón. Muy pronto el coronel le hizo llegar una carta en la que le decía:

La Paz, Abril 8 de 1866. Capitán E. Wakeman. Vapor John L. Stephens Querido señor. Por medio del presente queda usted autorizado para tomar control completo de su barco y proceder con su viaje mañana por la tarde, renunciando yo a futuras reclamaciones sobre este viaje, su barco, carga y pasajeros. F. F. Danna Comandante del Escuadrón.

Al día siguiente un nuevo incidente en el que se involucraron soldados mexicanos y el Stephens amenazó con no permitir la salida del vapor de La Paz. Pero Danna ya había dado su palabra, y le hizo llegar a Wakeman un nuevo oficio:

República de México. Cuartel General. Comandante en Comisión.

Señor Capitán del vapor Norteamericano John L. Stephens Habiendo asegurado el vapor norteamericano John L. Stephens bajo su comando en Cabo San Lucas, el 6 de este mes a las 4 de la mañana, por orden del general de las fuerzas republicanas beligerantes unidas de Sinaloa y Jalisco, ciudadano Ramón Corona, este día he dado órdenes para remover de dicho barco las herramientas, utensilios de guerra y otras cosas que puedan pertenecer al Gobierno Imperial. He puesto en entera libertad el barco, su tripulación y pasajeros, hoy a las doce en punto, para que puedan continuar su viaje a los puertos a donde se dirigen. He hecho esto sin causar molestias a las propiedades privadas de ciudadanos. Francisco F. Danna Comandante del escuadrón.

Por fin libre, el Stephens zarpó de La Paz y en vez de dirigirse a Mazatlán, que era su ruta usual, fue a Guaymas. De ahí navegó hasta el puerto sinaloense, a donde llegó el día 13. Las autoridades imperiales, al enterarse de todo lo que había sucedido abrieron una investigación que, gracias a testimonios de los pasajeros y a los documentos agregados, determinó que Wakeman era inocente de la pérdida del armamento, herramienta y piensos destinados al gobierno imperial.

En el certificado que el administrador de la aduana extendió al capitán del Stephens quedó descrito lo que Danna confiscó a los imperialistas y entregó a la la causa juarista. El documento establece:

Certificado. Yo, Próspero Salazar Bustamante, administrador de la Aduana Marítima de La Paz, Baja California, testifico que habiendo encontrado a bordo del vapor norteamericano John L. Stephens contrabando de guerra siendo conducido para los invasores del país, he procedido a confiscarlo y ponerlo en posesión de las autoridades nacionales. Dicho contrabando de guerra consiste en lo siguiente: U. L. Veintisiete cajas de sables y armas de fuego, que vienen haciéndose pasar como herramientas; enviadas por J. Chavier a U. Lasepas. P. M. J. Tres cajas haciéndose pasar en el manifiesto como vino claret; enviadas por P. Maury al cónsul francés. U. L. Una caja de herramienta consignada al mismo Lasepas. U. L. Quince cajas de herramienta consignadas al mismo Lasepas. Ocho barriles de pólvora que no aparecen en el manifiesto. Catorce cajas que no aparecen en el manifiesto, dirigidas al Prefecto de Mazatlán. Todo lo anterior junto con trescientos veintiséis pacas de heno que, como el capitán dice, fueron consignadas al puerto de Mazatlán, lo he obligado a dejar en este puerto. A petición del capitán, y para su propio uso otorgo esta declaración en La Paz, B. C, el 8 de abril de 1866. P. S. Bustamante.

Administrador.


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (105 noticias)
Fuente:
antoniolermagaray.blogspot.mx
Visitas:
2431
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.