Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Designio escriba una noticia?

¿Se puede humanizar la cesárea?

02/09/2009 02:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Organización Mundial de la Salud muestra preocupación por el incremento de los partos quirúrgicos en Latinoamérica. Embarazarte apoya la cesárea humanizada cuando esta operación sea el procedimiento necesario para atender un nacimiento

Un estudio aplicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Latinoamérica (Argentina, Brasil, México, Nicaragua, Ecuador, Perú, Cuba y Paraguay), señala que el promedio de cesáreas en nuestra región es de 35%, en contraste con la cifra que la OMS maneja como óptima en términos fisiológicos: 15%. Sin embargo la cifra de los partos quirúrgicos en clínicas privadas son el doble que en los centros públicos. En general, uno de cada tres partos es por cesárea, situación que alarma al organismo internacional que realizó la investigación.

Indica Beatriz López, coordinadora general de Embarazarte, que según la experiencia obtenida con las embarazadas que asisten a los cursos, así como en la facilitación de parto, estas cifras son similares en Venezuela.

Según López, el parto contemporáneo, y la cesárea especialmente, atiende a un punto de vista que se inició desde principios del siglo XX, donde el nacimiento se asemeja a una “línea de producción”, donde el cuerpo de la mujer funciona como una máquina-fábrica cuyo producto es el bebé. Esta máquina no siempre funciona y el médico como un operario, debe supervisar que todo vaya bien. Por dicha razón no suele establecerse un nexo emocional entre doctor y paciente, cosa que si ocurría entre la partera y la parturienta.

La preocupación que surge al obtener dichos números está ligada con la idea de manipular el nacimiento, así como manipulamos la producción, muchas veces de forma innecesaria, ya que existen casos en los que el procedimiento quirúrgico se practica por “esnobismo o miedo” de la madre (“Quiero que mi bebé nazca tal día”, “Para evitar los dolores horribles de un parto”, “Cesárea y salgo de eso rapidito”) o por comodidad o miedo del obstetra, quien para sobrevivir necesita trabajar en varias instituciones, y por eso le resulta más simple programar una cesárea porque implica menos horas de dedicación (Una cesárea planificada le demanda al médico alrededor de 45 minutos, mientras que el trabajo de parto de una primeriza puede extenderse entre 8 y 12 horas).

Otro punto preocupante es el de las complicaciones para mamá y bebé que se presentan durante y después de la cesárea. Por ejemplo:

  • Las mujeres a las que se les aplica este procedimiento corren de 5 a 7 veces más riesgos de muerte que las que “paren” de forma natural, según cifras de la OMS a nivel internacional.
  • Pueden surgir complicaciones como heridas en el útero y vasos sanguíneos, así como cortes al bebé, hemorragias, accidentes con la anestesia, embolia pulmonar e infecciones.
  • Una de cada diez mujeres reportan dificultades en sus actividades normales dos meses después del nacimiento, y una de cuatro dolor en el sitio donde se efectuó la incisión después de seis meses o más.
  • Las consecuencias negativas a nivel reproductivo se incrementan: aumento de la infertilidad, placenta previa en gestaciones subsiguientes, nacimientos prematuros y embarazos ectópicos (cuando el óvulo fecundado se fija fuera del útero).
  • Eventualmente en las mujeres que repiten la cesárea se presenta la ruptura uterina.
  • En cuanto al bebé, especialmente cuando se planifica la cesárea, algunos bebés son “extraídos” del vientre materno de forma prematura, y hay más incidencia (hasta 5 veces más que los nacidos vaginalmente) de remisión a terapia intermedia y terapia intensiva. (en cesáreas electivas)
  • Por dicha razón, el riesgo de que los recién nacidos presenten problemas respiratorios es mayor, y por ese motivo, al bebé que nace por cesárea “siempre” se le practica la aspiración.

A estas razones para evitar una cesárea se le unen los resultados de una investigación hecha en la Maternidad de Aberdeen en Escocia, entre 1980 y 1997, la cual constata que las mujeres que dieron a luz por el procedimiento quirúrgico tienen menos probabilidades de embarazarse de nuevo en comparación con aquellas que tuvieron hijos por parto natural. Además el estudio reveló que la media de tiempo entre partos era mayor para las mujeres sometidas a cesárea.

Una de las medidas de humanización de la cesárea es permitirle a la mujer la compañía de una persona ligada afectivamente a ella

Según la filosofía de Embarazarte, cuando la cesárea es la única alternativa para que bebé nazca, esta debe humanizarse, porque es una experiencia de nacimiento, aún cuando el medio sea una intervención médica-quirurgica. Para ello debe procurarse que la embarazada esté acompañada por una persona ligada afectivamente a ella, igual como se haría en el caso de un parto natural. Al tener estas condiciones se puede estimular la oxitocina, la llamada “endorfina del amor”, que beneficia la contracción uterina post-nacimiento y el cese de la hemorragia, además de propiciar las hormonas necesarias para la lactancia de bebé.

Con la asistencia de una facilitadora de parto, se integran herramientas de relajación diferentes a los fármacos químicos. La relajación ayuda a la recuperación, reduce las posibilidades de depresión post-parto y favorece la producción de prolactina, para la secreción del calostro y posteriormente de la leche materna.

Mientras mamá se recupera durante los 40 minutos posteriores a la operación, una facilitadora de parto está pendiente que bebé esté con papá, lo cual le brinda seguridad al recién nacido. Por lo tanto, la cesárea humanizada pretende brindarle a bebé el mismo trato que se le daría en caso de un parto natural.

En este sentido Embarazarte hace eco sobre la discusión internacional sobre el abuso de la aplicación de la cesárea y trabaja arduamente para derribar la falsa idea de que la cesárea es mejor forma de nacimiento y de que el parto por vía vaginal es una experiencia traumática y dolorosa, todo lo contrario, pretende reivindicar lo natural, ya que al fin y al cabo, el ser humano también es un mamífero, que tiene millones de años reproduciéndose a través del parto vaginal y especializándose fisiológicamente en esta práctica.

Para obtener más información sobre Embarazarte, recomendamos revisar el site www.embarazarte.com.


Sobre esta noticia

Autor:
Designio (24 noticias)
Visitas:
1045
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.