Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kokomaster escriba una noticia?

Salud vs Economía. El rol del estado

12
- +
27/04/2020 01:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lamentablemente la cuarentena es tan efectiva contra el coronavirus, como lo es de perjudicial para la economía de un país. A estas alturas, no es difícil adivinar cuales son las naciones que han priorizado más la economía sobre el coste del daño colateral (es decir, de las vidas humanas)

Enfrentamos una pandemia como pocas veces se ha visto en el planeta. La cuarentena, el método de resguardo al que se ha sometido prácticamente todo el mundo, es el único modo efectivo de frenar la velocidad de contagio, de ganar tiempo hasta la existencia de una vacuna.

Lamentablemente la cuarentena es tan efectiva contra el coronavirus, como lo es de perjudicial para la economía de un país. A estas alturas, no es difícil adivinar cuales son las naciones que han priorizado más la economía sobre el coste del daño colateral (es decir, de las vidas humanas).

Países con un claro perfil de economía liberal no han implementado la cuarentenas sino hasta que las cifras de infectados y muertes los golpearon de modo casi irreversible. Para no detener la industria, minimizaron el problema y frenaron lo más posible la implementación de las medidas de aislamiento.

En los países donde se detuvo a tiempo toda actividad, el coronavirus se cobró una cantidad de vidas notablemente inferior a aquellas naciones en las cuales, por priorizar la economía se actuó demasiado tarde. Para llevar un plan de acción mediante el cual se detenga por completo la economía de un país, el estado tuvo que actuar como interventor y administrador de un sin fin de necesidades. Desde parches y ayudas económicas para empresarios de todos los niveles hasta la alimentación de los más necesitados.

Este escenario es particularmente peligroso para un país como la Argentina. Un país donde el estado viene creciendo de manera desproporcionada e innecesaria desde hace más de 70 años

En naciones con un estado fuerte y organizado como China o Alemania, podemos observar como estos han contado con la capacidad de absorber la mayor parte de la carga e incluso, prestar ayuda a países vecinos. Son gobiernos que pudieron echar mano de manera inmediata de una gran cantidad de recursos porque no tuvieron que buscarlos en los bolsillos de unos pocos políticos. Claramente no es el caso del estado argentino.

Resurgen entonces, los incansables defensores de un estado interventor, del socialismo, de la renta universal, en fin, del populismo. Parece ser que la única solución posible fuera la del estado solventando las necesidades de todos: de aquellos que se encuentran imposibilitados de asistir a trabajar. De los empleadores que no pueden afrontar las obligaciones de sueldos. De los astutos de siempre, que si ya vivían del estado antes, ahora no hacen la excepción.

Sin embargo, lo más peligroso de esta figurita repetida, es un estado que cuenta con el apoyo de un pueblo demasiado asustado como para oponerse. Un estado que como única solución, decide simplemente, imprimir tanto dinero como le sea necesario. Imprime para otorgar subsidios, imprime para facilitar préstamos blandos, imprime para efectuar las compras de alimentos destinados a ayudar a los más necesitados (pagando sobreprecios ridículos). Le imprime a un pueblo, que no conoce otra cosa que la especulación. Que siempre y cuando se le satisfagan las costumbres básicas, no se preocupa por las consecuencias a largo plazo; un pueblo que no pregunta, que no indaga. Y finalmente, imprime para una economía que viene arrastrando una media inflacionaria de 43 puntos anuales.

Este escenario es particularmente peligroso para un país como la Argentina. Un país donde el estado viene creciendo de manera desproporcionada e innecesaria desde hace más de 70 años. El estado argentino, ha robado más de lo que ha administrado y jamás ha hecho nada por el pueblo sin antes beneficiarse primero. Si, el papel que el estado argentino desempeña en esta situación es indiscutible, así como también el grado de ineficiencia que este ha tenido a lo largo de las últimas siete décadas.

Resurgen entonces, los incansables defensores de un estado interventor, del socialismo, de la renta universal, en fin, del populismo

Solo resta preguntarnos que nos deparará el destino luego de este adormecimiento social.

Este Artículo es de mi autoría. Espero tu voto. Gracias

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Kokomaster (17 noticias)
Visitas:
167
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.