Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Republicanoliberal escriba una noticia?

En la ruta totalitaria: cárcel para quienes digan la verdad, Carlos Ball*

03/08/2009 02:54 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pero los comunistas no suelen conformarse con controlar el presente y el futuro, sino que se empeñan también en cambiar la historia

El bozal que los chavistas están en proceso de imponerle a los venezolanos, con la llamada Ley de Delitos Mediáticos, significa que serán penados con cárcel por dos a cuatro años quienes den noticias o publiquen comentarios que perjudiquen al Estado, sean falsas o alteren la tranquilidad de la ciudadanía. Bajo tal amenaza trabajarán los periodistas, locutores, artistas “y cualquier otra persona que se exprese a través de cualquier medio de comunicación”.

Chávez intenta esclavizar a los venezolanos, violando su legítimo derecho a saber lo que sucede y la manera como los chavistas se apropian de lo que les da la gana. Serán, desde luego, funcionarios y jueces chavistas quienes determinarán lo que es verdad, lo que es mentira y todo lo que puede causar “zozobra” a la ciudadanía. Así, de un solo manotazo, Chávez cierra la puerta, tranca las ventanas y apaga la luz, con el fin de imponer su “socialismo del siglo XXI”.

En cuanto a la televisión, no es suficiente para Chávez haber cerrado a Radio Caracas Televisión y tener cinco canales de propaganda oficial —VTV, Vive, ANTV, TVES y Telesur—, sino que con la nueva Ley meterá preso a quienes se atrevan a dar noticias que no le gusten, como también a los directivos y dueños de las televisoras.

Chávez ya tiene 90 periódicos, 40 televisoras y 200 estaciones de radio, pero además ha obligado a todas las emisoras de radio y televisión del país a transmitir en cadena nacional, durante más de tres mil horas, sus interminables discursos, sus ideas “rojas, rojitas”, vulgaridades y chistes malos.

Más sobre

Pero los comunistas no suelen conformarse con controlar el presente y el futuro, sino que se empeñan también en cambiar la historia. La mentira más grande del régimen chavista es su despreciable intento de tergiversar el pensamiento y la obra de Simón Bolívar. No ha habido, a lo largo de la historia de Venezuela, ningún presidente ni ningún régimen menos bolivariano que el actual. Si no me cree, lea cuidadosamente estas siete citas de Bolívar que evidencian una manera de pensar radicalmente opuesta a absolutamente todo lo que hoy los chavistas se atreven a llamar “bolivariano”:

o “No conviene que la opinión y las leyes estén en las mismas manos, y que toda la fuerza esté concentrada en el gobierno”.

O “La propiedad es el derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes y del fruto de sus talentos, industria o trabajo”.

O “De lo heroico a lo ridículo no hay más que un paso”.

O “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos”.

O “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder… donde se origina la usurpación y la tiranía”.

O “El sistema militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”.

O “Es una manía miserable el querer mandar a todo trance”.

Y para quienes realmente conocen la vida y el pensamiento de El Libertador, no hay nada menos bolivariano que amenazar e insultar a los colombianos.

(*) Director de la agencia AIPE

© www.aipenet.com


Sobre esta noticia

Autor:
Republicanoliberal (2 noticias)
Visitas:
117
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Mercedes (03/08/2009)

La gente de siempre denuncia, protesta, manifiesta, pero no se ha visto todavía por parte de las masas populares la reacción contundente que ha debido tener esta aberración. El régimen apuesta a la indolencia y comodidad de la ciudadanía.