Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Richard Cobden: Ejemplo de libertad, propiedad y paz

16/06/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDurante años, he tenido una taza de café Mises que respalda la libertad, la propiedad y la paz. Y tiene un buen uso, lo que me recuerda los elementos esenciales de una buena sociedad. Pero la última vez que la usé, leí sobre Richard Cobden, cuyo cumpleaños es el 3 de junio. Lo que estaba leyendo me hizo pensar, «Probablemente habría sido un miembro destacado del Instituto Mises, si no hubiera nacido demasiado pronto».

En cambio, Cobden fue la punta de lanza de la campaña política del siglo XIX para acabar con la proteccionista Ley del Cereal de Inglaterra, a la que llamó «asesinato legislativo que niega a la gente de la tierra alimentos a cambio de los productos de su industria». Se le conoció como «el Apóstol del Libre Comercio», cuyos esfuerzos finalmente anularon la ley en 1846 y desencadenaron la liberalización del comercio en gran parte de Europa. Su papel fue tan grande que algunos han dicho que los mercados libres le deben su existencia.

Cobden reconoció que el libre comercio estaba íntegramente conectado a la libertad, la propiedad y la paz. No requiere coerción, a diferencia de las restricciones comerciales que tratan de impedir que la gente utilice su propiedad y sus esfuerzos productivos como crean que les beneficiará más. El libre comercio sólo requiere libertad. Y el aumento de los beneficios mutuos de los acuerdos voluntarios hace que ese enfoque sea cada vez más atractivo en comparación con la guerra. Como Jim Powell lo describió:

La paz prevaleció, en gran parte, porque la no intervención se convirtió en el sello de la política exterior... Hubo una libertad de movimiento sin precedentes para personas, bienes y capital... El comercio se expandió, fortaleciendo la participación de las naciones en la continua prosperidad de unos y otros como clientes y proveedores. Aunque el libre comercio nunca fue una garantía de paz, redujo el peligro de guerra más que cualquier política pública.

Vale la pena recordar las palabras de Cobden por la libertad, la propiedad y la paz al pasar su 216º cumpleaños, ya que calificaría como miembro del Instituto Mises. Considere sólo algunas de esas ideas:

  • El progreso de la libertad depende más del mantenimiento de la paz, la expansión del comercio y la difusión de la educación, que de la labor de los gabinetes y las oficinas extranjeras.
  • La protección... toma del bolsillo de un hombre, y le permite compensarse a sí mismo tomando un equivalente del bolsillo de otro hombre... un torpe proceso de robar a todos para enriquecer a ninguno, y ata las manos de la industria en todas direcciones.
  • ¿Cómo puede la protección... añadir a la riqueza de un país?... Podéis, por medio de la legislación, en una sola noche, destruir los frutos y la acumulación de un siglo de trabajo; pero os desafío a que me mostréis cómo, por medio de la legislación de esta Cámara, podéis añadir un céntimo a la riqueza del país... Si intentas por medio de la legislación dar alguna dirección al comercio o a la industria, es mil a uno que estás haciendo mal; y si dais la casualidad de que tienes razón... los partidos para los que legislas irían bien sin ustedes, y mejor que con ustedes.
  • ¡El libre comercio! ¿Qué es esto? Es romper las barreras que separan a las naciones... detrás de las cuales se esconden los sentimientos de orgullo, venganza, odio y celos, que de vez en cuando se desbordan, y que inundan de sangre a países enteros; esos sentimientos que alimentan el veneno de la guerra y la conquista.
  • Vamos a dar el ejemplo de hacer libre la industria... dando al mundo entero todas las ventajas de clima, y latitud, y situación, confiando en la libertad de nuestra industria... llevando a cabo en toda su extensión la doctrina cristiana de «Hagan a todos los hombres como quieren que les hagan a ustedes».
  • La justicia eterna...[incluye] el derecho inalienable de todo hombre a cambiar libremente el resultado de su trabajo por las producciones de otras personas.
  • La práctica de proteger una parte de la comunidad a expensas de todas las demás clases [es] insana e injustificable.
  • Llevar a cabo en toda su extensión... los verdaderos y pacíficos principios del Libre Comercio, eliminando todos los obstáculos existentes para el empleo sin restricciones de la industria y el capital.
  • No miren a los políticos; mírense a ustedes mismos.
  • El libre comercio... reconoce la importancia primordial de la acción individual.
  • La paz llegará a la tierra cuando la gente tenga más que ver con los demás y los gobiernos menos.
  • Abogamos por el libre comercio, no sólo por la riqueza material que traería a la comunidad, sino por el motivo mucho más elevado de asegurar la paz permanente entre las naciones.
  • Nuestro principio... traería paz y armonía entre las naciones.
  • La gente... debe ser llevada a la dependencia mutua por el suministro de los deseos de cada uno. Es el propio método de Dios para producir una entente cordiale, y ningún otro plan vale un centavo.
  • El principio del libre comercio... actuará en el mundo moral como el principio de la gravitación en el universo, uniendo a los hombres... y uniéndonos en los lazos de la paz eterna... El efecto será cambiar la faz del mundo... introducir un sistema de gobierno completamente distinto del que ahora prevalece.
  • El hombre... intercambia libremente los frutos de su trabajo con su hermano el hombre... El filósofo especulativo de dentro de mil años datará la mayor revolución que haya ocurrido en la historia del mundo a partir del triunfo del principio.

Richard Cobden sabía que el libre comercio era el resultado natural de la autopropiedad y de los acuerdos voluntarios, que producen justicia al impedir que los gobiernos roben a unos por otros. Reconoció que rompía los privilegios y las barreras que obstaculizaban el progreso económico y los reemplazaba por beneficios mutuos. En un mundo demasiado distante de ese ideal, deberíamos recordar su sabiduría de que «la emancipación del comercio» sería «un faro para otras naciones» que ampliaría la libertad, protegería mejor la propiedad y conduciría a la paz, la trifecta que mejor permite el progreso económico y moral. Como dijo Sir Henry Campbell-Bannerman, celebrando el centenario del nacimiento de Cobden:

Cobden pasó su vida derribando esas restricciones y obstrucciones artificiales... no sólo al comercio, sino también a la paz y la buena voluntad, y al entendimiento mutuo; sí, y las obstrucciones a la libertad y el buen gobierno en el país... Explotó la base económica del gobierno de clase y la sujeción de clase.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2581
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.