Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La Reserva Federal entró en pánico y su reducción de los tipos de interés está empeorando la economía

12/03/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl monumental error de la Reserva Federal de reducir los tipos esta última semana sólo puede entenderse en el contexto del creciente complejo de Dios entre los planificadores centrales: una combinación abrumadora de ignorancia y arrogancia.

Hace menos de una semana, varios miembros de la junta de la Reserva Federal reiteraron, con razón, que el recorte de los tipos no tendría un impacto significativo en un choque de suministro como el actual. También debemos recordar que la Reserva Federal ya redujo los tipos en 2019 e infló su balance en un 14% hasta casi alcanzar los niveles más altos de los últimos meses, revirtiendo completamente la casi inexistente normalización previa. Sólo unos pocos días después de hacer llamadas a la prudencia, la Reserva Federal lanzó un innecesario y pánico induciendo a un recorte de los tipos de emergencia y causó el efecto contrario de lo que deseaba. En lugar de calmar los mercados, el recorte de 50 puntos de base de la Reserva Federal envió un mensaje de pánico a los participantes del mercado.

Si las cifras de empleo y fabricación son mejores de lo esperado, y la economía es sólida, con bajo desempleo, ¿qué mensaje transmite el recorte de emergencia de la Reserva Federal? Le dice a los participantes del mercado que la situación es mucho peor de lo que parece y que la Reserva Federal sabe más que el resto de nosotros acerca de lo grave que puede ser todo. Se trata de un error de comunicación y de política impulsado por un diagnóstico incorrecto: la idea de que la caída del mercado se resolvería con una política monetaria fácil en lugar de comprender el impacto en las acciones y el crecimiento de un evidente shock de oferta debido a la epidemia de coronavirus.

No hay falta de estímulo monetario en la economía. La oferta monetaria mundial se ha disparado hasta los 81 billones de dólares, un máximo histórico, en medio de la epidemia, la mayoría de las principales economías han recortado los tipos y han aplicado tasas reales cero y negativas. De hecho, los principales bancos centrales ya estaban inyectando más de 150.000 millones de dólares al mes (PBOC, ECB, Reserva Federal, etc.) en una economía dopada mucho antes de que el coronavirus fuera noticia.

Un choque de oferta no se resuelve con políticas del lado de la demanda. Los gobiernos y los bancos centrales generarán una crisis deflacionaria añadiendo combustible a las burbujas y aumentando la sobrecapacidad en una economía ya hinchada, sólo para crear un impulso artificial al PIB.

Recortar los tipos, imprimir dinero y aumentar los déficits es la respuesta equivocada a un choque viral a corto plazo. Además, si estos programas masivos del lado de la demanda se lanzan agresivamente, el resultado a mediano plazo será una nueva crisis. Ya lo vimos en 2009 con la respuesta equivocada de la zona euro, gastando casi el 3% del PIB en elefantes blancos y añadiendo deuda a un problema de crisis de crédito financiero. Esto desencadenó una crisis peor después.

Ningún agente económico va a consumir más o invertir más debido a un recorte de los tipos de interés. Los bancos no van a prestar más en un choque de oferta y menos aún a tasas más bajas. Sin embargo, los bancos centrales deben considerar el riesgo masivo disfrazado. Con 14 billones de dólares en bonos de rendimiento negativo y 81 billones de dólares en la oferta monetaria mundial, la combinación de una caída inducida por el pánico en los precios de los activos y las apuestas masivamente apalancadas podría generar un rápido choque financiero. Debemos recordar que los riesgos de los peligrosos préstamos corporativos han alcanzado un máximo histórico, según Moody's, con el 87% de todos los préstamos apalancados (uno de los tipos de deuda corporativa más arriesgados) emitidos con cláusulas de «covenant-lite». Esto significa que casi no hay protección para los inversores.

El error de tomar medidas monetarias extremas en una epidemia es asumir que el problema de la economía es un exceso de ahorros injustificados y una falta de demanda que debe crearse artificialmente a través del intervencionismo.

Los tipos de interés ya son desproporcionadamente bajos. Pensar que las empresas van a invertir más si los tipos se reducen aún más es simplemente ridículo. La gran mayoría de las decisiones de inversión a largo plazo de los ciudadanos y las empresas no cambian debido a los tipos a corto plazo. La demanda de crédito no aumenta ante una epidemia y un choque de la oferta. Sin embargo, es probable que los tipos más bajos generen dos peligrosos efectos secundarios: un aumento desproporcionado de la refinanciación de los préstamos que ya están en mora y una crisis crediticia en la economía rentable. Los bancos se verán obligados a refinanciar y a mantener los malos préstamos existentes, así como a financiar a los gobiernos a tipos de interés ultra bajos, sin ver otra alternativa que recortar los préstamos a nuevos clientes y pequeñas empresas.

Estos recortes en los tipos benefician de manera desproporcionada a los gobiernos que gastan imprudentemente y a los sectores endeudados existentes, sin importar cuán poco rentables sean, a expensas de las pequeñas y medianas empresas, las familias y los sectores productivos, que sufrirán la crisis crediticia y los aumentos de impuestos que inevitablemente seguirán al aluvión gubernamental de elefantes blancos y gastos innecesarios.

La absoluta imprudencia e irresponsabilidad de mantener políticas ultra-expansivas y gastos deficitarios en un período de crecimiento vienen a morder ahora.

Ahora los bancos centrales y los gobiernos saben que no tienen herramientas efectivas que puedan aumentar la confianza. Es en situaciones como esta epidemia donde se hace más patente la irresponsabilidad del Banco Central Europeo al mantener los tipos negativos y aumentar la compra de bonos soberanos ya inflados masivamente, comprando miles de millones de bonos del Estado con rendimientos absurdos y completamente desconectados de la realidad. Y es también en momentos como estos que la irresponsabilidad de aumentar los déficits y el gasto en un período de crecimiento se hace más clara. Los gobiernos y los bancos centrales han agotado todos los instrumentos fiscales y monetarios para generar un efecto perceptible.

La obsesión por mantener y aumentar la burbuja de los bonos soberanos en épocas de crecimiento ha llevado a los bancos centrales a un callejón sin salida. Ahora se ven obligados a tomar medidas aún más inútiles y, además, la confianza de los agentes financieros disminuye.

El fracaso de las políticas del lado de la demanda ya se hizo evidente en 2019 con la desaceleración del endeudamiento. Ahora los planificadores centrales volverán a hacer lo mismo. Fracasar, repetir.

Ha sido absolutamente imprudente mantener políticas ultra-expansivas en un período de crecimiento.

La rentabilidad de los bonos estadounidenses a diez años, al 0, 73%, no es una señal de confianza o del éxito de las políticas gubernamentales, sino una señal inequívoca de miedo. Los rendimientos de la zona euro a niveles negativos no son un signo de fortaleza, sino de una burbuja.

Por supuesto, hay medidas que pueden tomarse para reducir el impacto del coronavirus.

Posponer el pago de impuestos para las empresas en dificultades, reducir las cargas burocráticas, abrir la cooperación entre las organizaciones sanitarias y científicas, facilitar las cadenas de suministro alternativas levantando las barreras comerciales y los aranceles, y proporcionar financiación de capital de explotación a las PYMES (pequeñas y medianas empresas) a los tipos que ya existían para los gobiernos y las empresas zombies antes de este recorte innecesario. Medidas de suministro para las crisis de abastecimiento. Gastar en elefantes blancos para inflar el PIB, recortar los tipos ya obscenamente bajas y comprar bonos insanamente caros no sólo es una mala respuesta, sino también la receta para una espiral de estancamiento garantizada.

Algunos nos dicen que el helicóptero monetario debe ser impuesto porque Hong Kong lo ha hecho. No puedo creerlo. Hong Kong tiene enormes reservas, un gigantesco equilibrio financiero y puede permitirse un gasto (que en cualquier caso será inútil) de 6-7 mil millones de dólares. Sin embargo, ni siquiera ese experimento sacará a Hong Kong de un problema que ya era evidente antes de la aparición del coronavirus, debido a las protestas sociales, ni funcionará en la zona euro.

La idea de que si una política monetaria o fiscal demente no funciona es porque no era lo suficientemente grande, ya debería haber sido desmantelada. Repetir las excusas keynesianas más comunes de «no fue suficiente», «habría sido peor» y «debe repetirse» ya es una broma, pero generar una recesión mediante la aplicación de medidas de gasto y deuda que acaparan titulares es irresponsable.

El Dr. Amesh Adalja, experto en enfermedades infecciosas, pandemias y bioseguridad del Hospital Johns Hopkins explicó esta semana que los gobiernos tienen un mayor impacto en la economía que las propias epidemias, tomando malas decisiones para dar la impresión de que están haciendo su trabajo. En una conferencia esta semana, explicó que «el virus será endémico y estacional, dado su parecido con otros coronavirus» y que «la tasa de mortalidad es baja y yo esperaría que se redujera una vez que las pruebas generalizadas para la detección estén en marcha». «La gravedad del virus es muy baja, pero los gobiernos tomarán medidas de contención, como la cancelación de los eventos para evitar que los hospitales se colapsen, y estas medidas no serán efectivas para contenerlo», dijo.

Será posible vacunarse en un período de aproximadamente un año, y en los próximos meses podríamos ver varios tratamientos terapéuticos disponibles, según el experto. Lo único que podemos pedir a los gobiernos y bancos centrales en este momento es que hagan todo lo posible para evitar gestos grandiosos para «calmarse», porque la reacción probablemente será la opuesta.

El déficit aumenta usando el coronavirus como excusa y el aumento de los ya enormes gastos actuales podría lanzarnos a una espiral recesiva y deflacionaria en meses. Un aumento del exceso de capacidad creado artificialmente se añadiría a un choque de suministro puntual, generando un doble efecto negativo a largo plazo.

Aumentar los gastos corrientes y añadir un exceso de capacidad en sectores de muy baja productividad para resolver un problema de suministro mundial a corto plazo es letal a medio plazo. La capacidad de financiación de la economía se dilapida entre los errores de política del lado de la demanda y el aumento de los estabilizadores automáticos. Estos últimos se dispararán de todos modos en economías que ya están muy endeudadas y dopadas con tasas bajas. El gasto corriente, en este caso, será menor.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
824
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.