Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Reseña a verde que me muero de Jason Maldonado

19/01/2016 18:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En días pasados me puse verde de placer al encontrarme con las páginas de Jason Maldonado. Había leído cosas suyas, un cuento publicado bajo Negro Sobre Blanco que me llevó a recordar la inolvidable novela Naranjas Dulces de Nestor Caballero, su poemario Bestiario mecánico del olvido y su primer trabajo Lunar de viento. Todos, una delicia poética. Siempre he abordado la narrativa de los poetas con cierta cautela, muchas veces la poesía se posiciona e impone y termina siendo un poemario que parece narración pero que no es ni narración ni poema; pero en este caso no fue así, y me confieso gratamente sorprendido, Verde que me muero, la primera novela de Jason, contenía todos los ingredientes para devorarla en unas pocas horas y ahora se mantiene entre las lecturas placenteras del 2015, una historia que me conmovió y sorprendió en varias oportunidades.

Esta novela arranca con un aire epistolar, donde vemos a un hombre con mucha soledad que va leyendo a retazos una carta del pasado; Antonio tiene el compromiso de ir a Maracaibo por la trágica muerte de un amigo de la infancia. Lo que nos lleva a recuerdos y nostalgias, a amores que pasaron y aun mantienen espinas y a los recuerdos de una adolescencia cargada de libertad. Su historia se teje con humor, instrumento que utilizó Jason para camuflar la tristeza, a su vez el erotismo hace presencia en estas páginas con su vecina y con ciertas épocas, con sus amores pasados y con otros personajes secundarios de la novela, Maldonado hace muy buen uso de las voces de los personajes, que están bien construidos y no hace difícil imaginarlos.

Un punto muy a favor es el cambio de escenarios y épocas, el cambio de primera y tercera persona, la voz de la mujer, la voz de la historia; la frescura con la que el lector es adecuado treinta años atrás y de nuevo al presente. Sin confundir. Esto combinado con guiños musicales y literarios.

Los giros en la historia me agradaron, es impresionante como la portada es el toque perfecto para comprender toda la novela. Como llegando al final se descubre el motivo del verdor, de la sangre y de la soledad. Auristela, el eterno recuerdo; la vecina, esa presencia casi ubicua que le acompaña y le ayuda, su ex esposa, ese trago amargo. Las tres muestran al hombre que es hoy en día Antonio, el protagonista.

Respecto a la narración de Jason, se refleja las buenas lecturas han edificado al autor. Verde que me muero sin ninguna duda me ha dejado un gran sabor de boca y está dentro de mis lecturas favoritas, reflejando una idiosincrasia maracucha y caraqueña libre de todo el hedonismo literario actual, pero llena de lo que verdaderamente nos hace venezolanos. No me gusta comparar autores pero me es inevitable no nombrar a Eduardo Sánchez Rúgeles y a Eloi Yagüe, quienes se vinieron a mi mente mientras leía Verde que me muero, y no porque Jason los imite, no, es importante aclararlo, Jason Maldonado tiene un estilo propio bien definido, pero cuando lo leo recuerdo a Liubliana de Rúgeles por esas experiencias de juventud y cuando veía a Antonio en su apartamento de Caracas me venía a la mente Eloi con su cotidianidad caraqueña. Es que esto sucede con las buenas lecturas, el lector peca de compararla con otras buenas lecturas que quedaron en el recuerdo y nos dejaron como Verde que me muero, verdes y vivos.


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14983 noticias)
Fuente:
correocultural.com
Visitas:
177
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.