Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

La Regla De Oro Para Un Permanente Bienestar Emocional

21/08/2020 06:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Bienestar Emocional es cuando te sientes bien, en armonía y tranquilidad. Muchas personas no lo consiguen porque no saben que para lograrlo solo tienen que aplicar una simple regla que es oro molido. Aquí te la comento

Tienes Bienestar Emocional cuando te sientes bien, en armonía y tranquilidad, cuando estás consciente que tienes las capacidades para afrontar las tensiones

normales de la vida de manera equilibrada.

Sin embargo, hace días recibí un mensaje de una amiga que me decía:

“No sé qué va a ser de mí, ya estoy casi en la tercera edad, no se lo digo a nadie, pero me siento vieja, estoy gorda, me veo con arrugas y cuando me miro al espejo, a veces, no me dan deseos ni de vestirme, ni de salir”.

Muchas personas, como ella, no tienen bienestar emocional porque no saben que para lograrlo solo tienen que aplicar una simple regla que es oro molido.

Aquí te la comento.

A menudo creemos que nuestro bienestar y nuestra paz interior dependen de lo que nos sucede:

  • de si estamos bien de salud,
  • de si tenemos dinero,
  • de si los demás nos tratan bien,
  • de si desplegamos determinados poderes mentales, etc.

Más en el libro “Bienestar Emocional” de Antonio Riquelme Marín y un colectivo de autores donde se analizan las distintas investigaciones que se están realizando en esta línea de trabajo, nos dicen que no es tan así.

Te voy a decir lo que he descubierto: Nuestro bienestar emocional depende de lo que estamos pensando en cada momento.

Si en un momento dado te sientes mal, es porque en ese momento estás pensado en algo negativo.

Eso no tiene vuelta de página.

¿Por qué?

Porque nunca encontrarás a una persona deprimida pensando positivamente y nunca encontrarás a una persona feliz y dichosa, pensando negativamente.

Te sientes mal porque piensas mal.

Por eso los Toltecas (antigua cultura que habitó el Altiplano Central de México) dicen uno de los grandes acuerdos que debes hacer con la vida para que seas dichoso es el de cuidar tu lenguaje (tanto el externo como el interno), como el más preciado tesoro porque literalmente tus pensamientos te conforman.

Nota que hay palabras y expresiones que te quitan todo el poder, son como virus informáticos que contaminan a todo tu organismo.

Veamos algunas de ellas.

1-La expresión: “No puedo”

  • “Parece que no puedo adelgazar”;
  • “No puedo dejar de amarlo”;
  • “No puedo tener más tiempo”;
  • “No puedo dejar de verla”;
  • “No puedo organizarme”,
  • “No puedo soportar más”.

El “No puedo”, es una forma de ponerte a la defensiva, de resistirte a creer que la vida te brinda muchas alternativas y que solo tienes que hacerte responsable y tomar las riendas.

Es cierto que hay “no puedo” que son reales, pero la invitación es a que vigiles si constantemente estás reforzando el “no puedo”.

Y claro; el “no puedo” se puede presentar en otras variantes como, por ejemplo;

“No es fácil”: “no es fácil dejar de beber, no es fácil que me comprendan, etc.”.

Ahora pregúntate: ¿Cuántas veces dices “no puedo” al día sin siquiera probar si en realidad puedes?

2-Las expresiones “Siempre” y “Nunca” también pueden ser usadas para disminuir las oportunidades y dejarte sin opciones.

Por ejemplo:

  • “Nunca podré aceptarla”,
  • “Siempre tengo problemas con esa persona”,
  • “Aprender un idioma siempre me da problemas”.

Usar el “siempre” y el “nunca” de esta forma te limita y retrasa tu desarrollo.

Si tienes ese programa en tu mente: ¿Qué oportunidades tendrás de sentirte bien?

“ESTOY VIVIENDO LA EXPERIENCIA DE…”

3- ¿Y qué decir de las expresiones: “Demasiado” y “Soy” ?:

  • “No puedo hacer eso, soy demasiado viejo”,
  • “Soy demasiado flojo”,
  • “Soy muy lento”,
  • “Estoy muy asustado”,
  • “Es demasiado caro”,
  • “Estoy muy enfermo”.

Algunas personas usan estas expresiones para evitar tomar riesgos, y otras las usan para prevenir el fracaso, para defenderse de lo que se hizo o lo que no se hizo y hasta para disculparse.

En realidad, son callejones sin salida pues lo que hacen es limitar tu capacidad de respuesta.

No nos damos cuenta de las muchas expresiones que limitan nuestro potencial.

Te aseguro que podríamos dedicar horas a discursar sobre esto; pero voy a tomar este último ejemplo:

4-La palabra “Pero” es uno de los miembros más pequeños de nuestro lenguaje, pero también uno de los más poderosos. Simboliza otra forma de limitarnos.

La palabra “pero” parece inofensiva a primera vista, pero cuando dices: “Me gustaría ir de vacaciones, pero no tengo suficiente dinero”, “Me gustaría disculparme, pero ya es tarde”; se convierte en una poderosa limitante.

Llegado a este punto de la reflexión quizás pienses: “Entonces lo que debo hacer es cambiar esas expresiones limitantes por otras que me potencien”.

Tienes razón; eso te puede ayudar; pero debes saber tres cosas:

1-Que algunas veces no podrás cambiarlas tan fácilmente.

2-El vigilar constantemente para tratar de cambiarlas produce desgaste psíquico y te puede generar ansiedad.

3-Como este cambio puede resultarte demasiado grande, tu mente puede sentirse incomoda y comenzar a divagar en un círculo inacabable de argumentos y contraargumentos a favor y en contra de cada uno de los pensamientos.

Por estas razones quiero brindarte una manera sencilla de recobrar tu bienestar solamente añadiendo estas cinco palabras al inicio de cualquier pensamiento:

“ESTOY VIVIENDO LA EXPERIENCIA DE…”.

Es decir, en lugar de pensar “No sé cómo voy a pagar”, cambia ese pensamiento por: “Estoy viviendo la experiencia de no saber cómo pagar”.

En lugar de pensar: “Me aburro en mi trabajo”, cámbialo por “Estoy viviendo la experiencia de aburrirme en mi trabajo.”

En lugar de decir con aire lastimoso: “¡Qué viejo estoy!, di: “Estoy viviendo la experiencia de envejecer”.

Es una modificación muy pequeña.

Se trata simplemente de tomar conciencia de que, pase lo que pase, es solo una experiencia que la estás vivenciando gracias a que estás vivo, a que estás conectado a la corriente de Vida.

Ya no eres un “yo” prisionero por las circunstancias, ahora eres un ser que tiene la maravillosa oportunidad de estar sintiendo todas esas experiencias sin tener que catalogarlas en negativas o positivas.

Seguro te preguntarás:

¿Es posible generar bienestar emocional con esta simple regla?

Hazlo y verás cómo se empieza a producir un gran cambio en tu interior.

Ya no necesitarás esfuerzo para estar ideando pensamientos que se contrarresten y te será más fácil aceptar lo que no puedes cambiar.

Utiliza esta frase como si fuera un mantra y dila sin que te quede lugar a dudas:

“ESTOY VIVIENDO LA EXPERIENCIA DE…”

Permíteme terminar con este proverbio chino: “No puedes dirigir el viento, pero sí las velas de tu barco”.

¿Estás dirigiendo acertadamente tu lenguaje?

Hazme saber tus reflexiones al respecto y comparte esta información para que más personas puedan disfrutar de una experiencia diferente en relación a su bienestar emocional.

Te sientes mal porque piensas mal

MUCHAS GRACIAS


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (158 noticias)
Visitas:
6419
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.