Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Un regalo visual en un rincón de la historia

23/12/2018 04:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Álvaro Morales

Fotografías por Rocío Eslava

La estampa es espectacular; el entorno, un rico casco histórico en una de las zonas con mejor fama de Tenerife por su clima y su gastronomía cercana; los baños, reponedores junto a un Atlántico rugiente e inquieto, por lo que conviene extremar el cuidado o evitar la visita si el oleaje lo aconseja por los peligrosos desbordes. Por lo demás, el charco de La Laja, en la zona céntrica de San Juan de la Rambla, en el norte de la Isla, es una joya desconocida incluso por muchos tinerfeños que, vista desde arriba, antes de bajar la cuidada escalera de piedra natural, casi desconcierta y emociona porque parece más bien dibujada, recreada, diseñada para enamorar. Pero no, no es una ilusión: a pocos metros y segundos nos espera uno de los charcos imprescindibles no ya solo de Tenerife, sino de Canarias.

image

Muchos tinerfeños y canarios, conocedores y admiradores del rico casco histórico de San Juan de la Rambla, pasan o se quedan un tiempo en él en sus visitas a la Isla Baja o cuando quieren disfrutar de un buen pescado o arroces caldosos en la zona anexa de Las Aguas, de enorme prestigio. Además, comprueban la fama de gran clima templado que siempre ha tenido esta parte del norte de Tenerife. Sin embargo, desconocen que en medio de San Juan, algo más allá de la plaza y la iglesia, si toman una pequeña vía y aparcan al poco, pueden gozar con uno de los charcos naturales más bellos de Canarias, que, encima, ofrece desde arriba, antes de bajar su cuidada escalera, una vista espectacular. Una estampa de contrastes de azules, con un Atlántico generalmente movido o ruidoso, pero que cuando da treguas convierte este espacio en una más que agradable sorpresa en cualquier visita. De hecho, cada vez se conoce más en el sector turístico, los guías lo recomiendan y las visitas de turistas han ido creciendo en los últimos años.

El charco de La Laja es un compendio de sensaciones. La negra roca volcánica contrasta con el intenso azul atlántico en los días de sol poderoso, tono que se suaviza en el redondeado vaso natural. Con mar bueno y marea baja, el charco se transforma en piscina, casi en yacusi comunal. Con mayor nivel, el agua se renueva desde el mar abierto entrando por el frente principal y saliendo por el lateral derecho, aunque a veces el circuito se modifica. Hay varias zonas que sirven de solárium y los habituales se prodigan con los saltos de cabeza. Suele ser muy visitado por jóvenes o residentes del municipio, a los que conviene hacerles caso si desaconsejan bañarse en general o en ciertas zonas. Varias escaleras facilitan los chapuzones a los que prescinden de los lanzamientos, y nadar en su interior con el Atlántico tan presente e imponente se convierte en una experiencia intensa y más que digna de repetir.

Si, encima, aprovechamos la visita para conocer un poco el rico legado histórico de San Juan de la Rambla o su prestigiosa gastronomía, la jornada podría ser simplemente redonda. Además, hacia el valle de La Orotava o la Isla Baja, la oferta de charcos y playas sigue sorprendiendo. Muy cerca, por ejemplo, el charco Verde de La Guancha merece otro día entero.

image

Ubicación : en el norte de Tenerife, en el municipio de San Juan de la Rambla.

Socorristas : puntualmente, en verano, pero no siempre.

Charco nudista : no.

Restaurantes : amplísima y prestigiosa oferta anexa, en la zona de Las Aguas, a un minuto en coche, con especial fama de pescados, mariscos y arroces caldosos.

Baños : no.

Duchas : no.

Sombrillas y hamacas : no.

Adaptado para discapacitados : no.

Aparcamientos : sí, si bien muchas veces escasos por su ubicación en pleno casco.

Transporte público : guaguas y taxis.

Perros : no.

Curiosidades : la costa de San Juan de la Rambla es, como buena parte de la de La Guancha e Icod de los Vinos, muy puntiaguda, con formas volcánicas muy difíciles, y, por tanto, con pocas playas o calas de arena. Sin embargo, el de La Laja, el del Viento o el charco Verde son excepciones impresionantes charcos que, para muchos, merecen más la pena que cualquiera de esas enormes playas de mar dormido y arena sin fin.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (994 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
1715
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.