Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diariodesalud escriba una noticia?

¿Cómo reconoce un bebé que dos personas comparten una relación?

21/01/2022 14:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

MADRID, ESPAÑA / EUROPA PRESS - Los neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos han identificado una señal específica que los niños pequeños e incluso los bebés utilizan para determinar si dos personas tienen una relación sólida y una obligación mutua de ayudarse, y es si esas dos personas se besan, comparten comida o tienen otras interacciones que implican compartir saliva, según publican en la revista 'Science'.

En el estudio, los investigadores demostraron que los bebés esperan que las personas que comparten saliva acudan a ayudarse mutuamente cuando una de ellas está en apuros, mucho más que cuando las personas comparten juguetes o interactúan de otras formas que no implican el intercambio de saliva. Los hallazgos sugieren que los bebés pueden utilizar estas señales para tratar de averiguar quiénes son los más propensos a ofrecerles ayuda, dicen los investigadores.

"Los bebés no saben de antemano qué relaciones son las más estrechas y moralmente obligatorias, así que tienen que tener alguna forma de aprenderlo observando lo que ocurre a su alrededor", explica Rebecca Saxe, profesora de Ciencias Cognitivas y del Cerebro John W. Jarve, miembro del Instituto McGovern de Investigación Cerebral del MIT, y autora principal del nuevo estudio.

Ashley Thomas, postdoctorado del MIT, es el autor principal del estudio, que aparece hoy en Science. Brandon Woo, estudiante de posgrado de la Universidad de Harvard; Daniel Nettle, profesor de ciencias del comportamiento en la Universidad de Newcastle; y Elizabeth Spelke, profesora de psicología en Harvard, también son autores del trabajo.

En las sociedades humanas, la gente suele distinguir entre relaciones intensas y superficiales. Las relaciones intensas, que suelen darse entre los miembros de la familia, se caracterizan por un fuerte nivel de apego, obligación y capacidad de respuesta mutua. Los antropólogos también han observado que las personas con relaciones densas están más dispuestas a compartir fluidos corporales como la saliva. "Eso inspiró la pregunta de si los bebés distinguen entre esos tipos de relaciones y si el hecho de compartir la saliva podría ser un buen indicio para reconocerlas", apunta Thomas.

Para estudiar estas cuestiones, los investigadores observaron a niños pequeños (de 16, 5 a 18, 5 meses) y bebés (de 8, 5 a 10 meses) mientras observaban las interacciones entre actores humanos y marionetas. En la primera serie de experimentos, una marioneta compartía una naranja con un actor y luego lanzaba una pelota de un lado a otro con otro actor.

Después de que los niños vieran estas interacciones iniciales, los investigadores observaron las reacciones de los niños cuando el títere mostraba angustia mientras estaba sentado entre los dos actores. Basándose en un estudio anterior sobre primates no humanos, los investigadores plantearon la hipótesis de que los bebés mirarían primero a la persona a la que esperaban ayudar. Ese estudio demostró que cuando los bebés monos lloran, los demás miembros de la tropa miran a los padres del bebé, como si esperaran que intervengan.

El equipo del MIT descubrió que los niños eran más propensos a mirar hacia el actor que había compartido la comida con la marioneta, y no hacia el que había compartido un juguete, cuando la marioneta estaba en apuros.

Más sobre

En una segunda serie de experimentos, diseñados para centrarse más específicamente en la saliva, el actor se metía el dedo en la boca y luego en la boca de la marioneta, o se colocaba el dedo en la frente y luego en la frente de la marioneta. Más tarde, cuando la actriz expresó su angustia mientras se encontraba entre las dos marionetas, los niños que veían el vídeo eran más propensos a mirar hacia la marioneta con la que había compartido la saliva.

Los resultados sugieren que compartir la saliva es probablemente una señal importante que ayuda a los bebés a aprender sobre sus propias relaciones sociales y las de las personas que les rodean, dicen los investigadores.

"La habilidad general de aprender sobre las relaciones sociales es muy útil --dice Thomas--. Una de las razones por las que esta distinción entre gruesos y finos podría ser importante para los bebés en particular, especialmente los humanos, que dependen de los adultos durante más tiempo que muchas otras especies, es que podría ser una buena manera de averiguar quién más puede proporcionar el apoyo del que dependen para sobrevivir".

Los investigadores realizaron su primera serie de estudios poco antes de que comenzaran los encierros de Covid-19, con bebés que acudían al laboratorio con sus familias. Los experimentos posteriores se hicieron con Zoom. Los resultados que vieron los investigadores fueron similares antes y después de la pandemia, lo que confirma que las preocupaciones higiénicas relacionadas con la pandemia no afectaron al resultado.

"En realidad, sabemos que los resultados habrían sido similares de no haber sido por la pandemia --afirma Saxe--. Cabe preguntarse si los niños empezaron a pensar de forma muy diferente sobre el hecho de compartir la saliva cuando de repente todo el mundo hablaba de higiene todo el tiempo. Así que, para esa pregunta, es muy útil que tuviéramos un conjunto de datos iniciales recogidos antes de la pandemia".

Hacer la segunda serie de estudios en Zoom también permitió a los investigadores reclutar un grupo mucho más diverso de niños porque los sujetos no estaban limitados a las familias que podían venir al laboratorio en Cambridge durante las horas normales de trabajo.

En el futuro, los investigadores esperan realizar estudios similares con niños de culturas con diferentes tipos de estructuras familiares. En sujetos adultos, planean utilizar imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) para estudiar qué partes del cerebro están implicadas en la realización de evaluaciones basadas en la saliva sobre las relaciones sociales.


Sobre esta noticia

Autor:
Diariodesalud (7900 noticias)
Visitas:
403
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.