Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gussymor escriba una noticia?

Diez razones para ver la Serie Mundial

26/10/2012 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ha sido una temporada larga. ¿Recuerdan cuando los Atléticos de Oakland y los Marineros de Seattle comenzaron en Japón allá por el mes de marzo? Bien, es probable que no lo recuerdes. Pero has llegado hasta aquí. No puedes renunciar ahora. Tenemos por lo menos cuatro partidos más y la esperanza de siete. Aquí está la lista de las razones por las que estoy mirando lo que debería ser una Serie Mundial emocionante entre dos de las franquicias con más historias — y aun cuando esta es la visita número 19 de los Gigantes de San Francisco a una Serie Mundial y la número 11 de los Tigres de Detroit, nunca antes se han visto.

1. Miguel Cabrera. El mejor bateador en el planeta en el mayor escenario del juego: Sí, ese es un buen lugar para comenzar. No puedo esperar por ver cómo lo van a atacar los Gigantes. Ha sido mantenido en secreto durante la mayor parte en la postemporada, batea .278 con un jonrón en nueve partidos, por lo que tiene que tener cuidado de no presionar a los Gigantes si no le dan mucho que batear. Pero tengo la sensación de Cabrera puede mostrarnos por qué ganó la Triple Corona.

2. Justin Verlander. Quizás no gane el Premio Cy Young en esta temporada, pero Verlander es el juego mejor lanzador abridor con el material más dominante del juego. Después de unos resultados mediocres en sus dos primeras postemporadas en el 2006 (su temporada como novato) y el 2011, hasta el momento ha apagado las luces, con tres victorias en tres aperturas. Ningún lanzador abridor ha ganado cinco partidos en una sola postemporada, pero como Verlander abrirá el Juego 1 podría tener la oportunidad de empezar dos veces. Una cosa a tener en cuenta: Los Atléticos lideraron la liga en ponches, los Yankees de Nueva York estaban claramente en una recesión ofensiva de proporciones históricas. Los Gigantes son un equipo de contacto contra los cuales los ponches no llegarán tan fácilmente. Eso significa más pelotas en juego y más presión sobre la sospechosa defensa de Detroit. Vamos a ver cómo Verlander responde a esta tarea más difícil.

3. El lugar en la historia de Jim Leyland y Bruce Bochy. Es increíble darse cuenta que cuando Leyland ganó la Serie Mundial con los Marlins en 1997 sólo tenía 52 años. ¿No era entonces retratado como un menudo y resabioso vitalicio del béisbol? Ahora tiene 67 e intenta ganar otro título. Leyland y Bochy son dos de los mejores managers del último cuarto de siglo y ambos van por su segundo campeonato. Ninguno de los dos ha dirigido en los mercados principales de los medios de comunicación como Nueva York, Chicago, Los Ángeles o Boston, aunque Leyland ciertamente ha recibido más atención de los medios a través de los años que Bochy. El ganador de esta serie puede tener algo más grande en juego que la atención de los medios, sin embargo, un lugar en el Salón de la Fama. No todos los managers con dos títulos están dentro, (Cito Gaston, Tom Kelly por nombrar dos), pero Leyland es el número 15 en la lista de victorias de todos los tiempos y Bochy es el 23. Esta serie podría cimentar sus legados.

4. Marco Scutaro. Una de las mejores cosas de la postemporada es como un jugador como Scutaro — un buen jugador, aunque ciertamente con más papel de jugador que de estrella — puede convertirse en el hombre más importante para un equipo por un par de semanas. No tiene qué ser tercero o cuarto bate del equipo, los que hacen todo el daño, y Scutaro entra en una racha después de batear 14 hits en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Los Gigantes tuvieron un paralelo evidente dos años atrás en Cody Ross, otra adquisición de final de temporada que tuvo una gran mes de octubre. Admira el enfoque de la vieja escuela en el plato aplicada por Scutaro: Pone la pelota en juego con sus habilidades superiores de contacto, un rasgo perdido en medio de incesante deseo de poder de esta generación.

5. Matt Cain, Tim Lincecum y Madison Bumgarner. Puede que no todos tengan una apertura en la Serie Mundial — la velocidad y el material de Bumgarner han estado en declive en las últimas aperturas — pero este trío tiene la oportunidad de dejar su huella con un segundo título de la Serie Mundial. Piense en lo difícil que es: Ni siquiera el trío de Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz fue capaz de hacer eso. Lincecum, por supuesto, no tuvo una buena temporada, pero eso no importa ahora. Todos los Gigantes necesitan de Lincecum una buena salida — o tal vez dos.

6. Bases por bolas intencionales y toques de sacrificio. ¿Recuerda la Serie Mundial del año pasado, cuando Ron Washington y Tony La Russa enloquecieron con bases por bolas poco aconsejables y toques de bolas extraños? Fue el sueño del adivinador. No espero ver la misma gran cantidad de decisiones erráticas por parte de Leyland y Bochy, pero la Serie Mundial puede convertir hasta el más ecuánime de los directivos en químicos con una sala llena de pociones. En la Serie de Campeonato de la Liga Nacional vimos cómo boleto gratis de Mike Matheny otorgado al octavo bate Brandon Crawford en el Juego 6 condujo a una gran entrada. El año pasado, el pasaporte intencional de Washington a Albert Pujols en el Juego 6 fue una decisión clave en la eventual derrota de los Vigilantes. En una serie apretada, las decisiones del manager pueden ser un factor decisivo.

7. Prince Fielder. Muchos en la industria no estaban contentos cuando los Tigres soltaron $214 millones para firmar a Fielder. Oye, imagina que: Mike Ilitch, el dueño de los Tigres, tiene 83 años, y quiere ganar una Serie Mundial. De acuerdo, Fielder no monta la bicicleta de ejercicios después de los partidos. A pesar de su diámetro, Fielder es en realidad uno de los bateadores más talentosos en el juego. En las dos primeras rondas parecía a veces un poco demasiado ansioso, bateó .211 con dos bases por bolas intencionales, pero tal vez estará más relajado mientras juega en su primera Serie Mundial.

8. Sergio Romo. ¿Quién dice que necesitas un cerrador que lance 98 millas por hora? Romo es un tipo que apenas llega a las 90 pero tiene un slider mortal que los bateadores tienen problemas para conectar. Es otra gran historia, un muchacho en quien los Gigantes nunca parecieron creer completamente hasta que se vieron obligados a usarlo como cerrador después que Brian Wilson se lesionó y Santiago Casilla tuvo dificultades. Bochy había utilizado principalmente Romo como especialista en el relevo derecho durante las últimas temporadas (el año pasado lanzó sólo 48 innings en 65 partidos), pero ahora se ha ganado la confianza de Bochy para hacer frente a todos tipo de bateadores — como debería, después de mantener a los zurdos en un .167 de promedio en la temporada. En algún momento, probablemente tendrá que proteger una ventaja de una carrera contra dos tipos llamados Cabrera y Fielder, y eso va a ser una especie de maravilla.

9. El clima frío. Porque siempre es divertido de ver jugadores vistiendo capas, orejeras y calentadores de mano. Oh, espera, no lo es. El tiempo en Detroit este fin de semana puede echar mano a los 30 grados superiores, tan frío que Leyland se podría dar una dispensa especial para fumar en el dugout. Pero el aspecto oscuro no tan secreto de clima frío es la constatación de que los juegos más importantes de la temporada se pueden jugar en un clima más adecuado para la creación de esculturas de hielo que para el arte del béisbol. Esperemos que el mal tiempo no sea un factor.

10. ¿A quién tendrá Darrell Evans para lanzar la primera bola? Sí, he llamado a esto la Serie Mundial de Darrell Evans. Ya sabes, como si se tratara de los Rojos de Cincinnati frente a los Tigres, que habrían tenido la Serie Mundial de Sparky Anderson. O los Cardenales vs.Tigres, y habría sido la revancha de la Serie Mundial de 1968, con sustitutos de Bob Gibson y Mickey Lolich. En su lugar, tenemos la Serie Mundial de Darrell Evans, la estrella subestimada de los años 70 y 80 que jugó en ambas franquicias.

David Schoenfield / ESPN


Sobre esta noticia

Autor:
Gussymor (1006 noticias)
Fuente:
piratasblog.mlblogs.com
Visitas:
576
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.