Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

¿Es posible llegar a amar a mis enemigos? ¿Cómo hacerlo?

05/02/2021 07:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es difícil porque no puedes llegar a amar a alguien que no ves. Se que esta respuesta no es convincente y por eso te invito a que leas este artículo donde te expongo las razones de cómo puedes llegar a amar a tus enemigos

¿Puedes amar a alguien que no ves?

Es obvia la respuesta: Es difícil.

Y esa puede ser la razón por la que también nos resulte tan difícil cumplir con una máxima que atraviesa a la mayoría de las declaraciones de la sabiduría humana: Ama a tus enemigos.

Sé que el tema es bien peliagudo, pero no por eso debemos obviar la reflexión sobre él, máxime cuando estamos viviendo en una época de tan baja tolerancia en las relaciones humanas.

Aquí tienes mis consideraciones sobre este asunto.

Una de las más difíciles tareas que tenemos los seres humanos es la de tratar de ver a la Realidad sin el matiz de nuestros prejuicios, apegos, conceptos, creencias, condicionamientos y experiencias vividas.

Esto cobra relevancia vital cuando se trata de nuestras relaciones interpersonales porque casi nunca vemos a las personas tal como son y por eso no nos relacionamos con la persona en sí, sino con lo que creemos que es o debe ser esa persona.

No vemos que tanto las personas como nosotros mismos somos nuevos en cada momento, así que nuestras relaciones son entre fotografías que tenemos de nosotros mismos y de los demás, pero no entre personas reales.

De ahí que la pregunta con la cual inicié el artículo cobra significado.

¿Puedes amar lo que no eres capaz de ver?

Liberarse de los condicionamientos sociales requiere de una mente despierta, consciente. No nos damos cuenta que desde el mismo nacimiento te desenvuelves en un medio en el que crear enemigos es uno de los pilares fundamentales sobre el que se sustenta toda la estructura social.

La sociedad se basa en eso, en buscar enemigos porque una de las formas más eficaces de fortalecer al Ego es la de guerrear y para eso hacen falta enemigos. Hasta la medicina se ha impregnado de ese lenguaje bélico: “Lucha contra esa enfermedad”, “Combate de los anticuerpos”, etc.

Nota que cuando no tienes un enemigo, tratas de inventarlo. No te das cuenta de ello porque es como si estuvieras drogado.

¿Te has atrevido alguna ves a desnudarte ante otra persona, a no tener para ella ni el más mínimo secreto de tu yo interior?

Sé que es difícil porque siempre está el temor de que ese alguien, en algún momento puede convertirse en un enemigo y hacerte daño. No te percatas que al enemigo lo tienes como una droga inoculado en tu mente.

Eso hace que vivas en conflictos porque por una parte necesitas de las relaciones con los demás, necesitas de ser comprendido y aceptado, pero por otra está el temor de abrirte y que te hieran.

Esta es la razón del por qué es tan difícil ver a los demás tal y como son y es por esta misma razón que es difícil amar porque amar significa ver a una persona tal como realmente es, no tal y como te la imaginas.

Al preparar este tema encontré algo interesante. Cuando pensaba en el título del artículo hice una búsqueda de sus dos palabras claves: amar y enemigo.

¿Sabes lo que encontré?

Que existen en el mundo actualmente más búsquedas para la palabra enemigo que para la palabra amar. Las conclusiones son obvias, ¿no crees?

Solamente te invito a que hagas este ejercicio mental:

Haz una lista de los que consideras tus enemigos y para cada uno, de manera particular, trata de buscar razones para amarlos y relacionarte con ellos.

¿Crees que no se puede?

Entonces imagina esta escena: A Cristo, el mismo pueblo que lo había vitoreado y celebrado como el Mesías, ahora lo estaba difamando, deshonrándolo y permitiendo que le atravesaran dolorosamente los pies y las manos con sendos clavos. De la noche a la mañana se habían convertido de adoradores en enemigos declarados.

“Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón”. Fito Paez

Aunque su sufrimiento era horrible, él encontró una forma de desplegar amor hacia aquellos hombres: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lucas 23: 33, 34)

O imagina esta otra: Buda llega a un pueblo donde la mayoría se consideraba enemigo de sus enseñanzas. Las masas enardecidas comienzan a vituperarlo y a maldecirlo.

Buda les dijo (esto es parafraseado pues no recuerdo las palabras exactas):

-Son a ustedes a las personas que más tengo que agradecer porque me han permitido comprobar que dentro de mí ya no hay cólera, ni amargura, ni rencor. Ustedes son benditos por haber propiciado esta situación.

Ellos pudieron llegar a amar porque vieron a las personas tal y cuales eran.

Puedes argumentar que los ejemplos que he citado son de mortales poco comunes, así que vamos a un hombre común.

Viktor Emil Frankl (neurólogo, psiquiatra y filósofo, fundador de la logoterapia y del análisis existencial y a quien más de 29 universidades del mundo le otorgaron el título de doctor honoris causa), fue uno de los sobrevivientes del holocausto nazi.

Estuvo en varios campos de concentración nazis y lo que experimentó en ellos en manos de sus enemigos es inimaginable, unido al asesinato de su familia, colegas y amigos. A partir de esa experiencia nos legó su libro best seller: “El hombre en busca de sentido”.

Un libro que te ayuda a comprender cómo siempre tenemos la opción, aun en circunstancias y desgracias traumáticas, de sobreponernos a través del amor y las relaciones emocionales. 

Aquí te dejo una reseña animada de este libro.

RECUERDA ESTO:

Nadie puede llegar a hacerte daño sin tu consentimiento.  

Si reflexionas profundamente lo más probable es que llegues a la conclusión de que lo que te impide amar a tus enemigos son tus propios paradigmas, prejuicios y clichés.

Para comprobar esto solo tienes que cavilar hasta dónde se te hace inaceptable la idea de vivir sin enemigos.

Sé que es una tarea ardua y penosa el tratar de liberarte de todos esos condicionamientos que llevas cincelados en tu mente, pero ten por seguro que se puede, que no es una utopía.

¿Por qué?

Porque muchos hombres a través de la historia lo han demostrado, solo que han tenido que silenciar a sus Egos porque lo que sí no cabe dudas es que cuando el Ego habla, la compasión y el amor incondicional; callan.

Es como magistralmente cantó a capella esa exponente del folklore latinoamericano, la peruana Susana Baca; la bellísima canción de Fito Paez: “Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón”.

 

Te has puesto a pensar cuántas guerras que se libran en las relaciones humanas (en las familias, en los matrimonios, en los centros laborales, en el vecindario, entre amigos), se evitarían si primara esta concepción de amar a tus enemigos.

Desde luego, lo expresado anteriormente no niega el hecho de que hay personas que planifican y ejecutan cómo pueden esclavizar y matar a otros. Contra esos enemigos de la humanidad hasta los mismos dioses de todas las religiones han permitido que se guerree.

Lo que quiero animarte con estas reflexiones es a que consideres seriamente con qué facilidad creamos enemigos mentales y cuán dispuestos nos encontramos, casi siempre, a darles batalla campal sin tener en cuenta que con solo un poco de amor podríamos solucionar muchos de estos conflictos.

Como siempre espero tus comentarios sobre un tema tan controversial y que lo compartas y comentes con otras personas. Creo que dialogar sobre este asunto nos ayuda a desintoxicar un poco del guerrear a nuestra viciada sociedad.

Nadie puede llegar a hacerte daño sin tu consentimiento

MUCHAS GRACIAS.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (158 noticias)
Visitas:
5918
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.