Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Orestesenlared escriba una noticia?

El populismo o el neo-populismo. Un mal viejo, nuevo y hasta eterno

17/11/2016 17:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El líder populista se arroga la representación, y hasta la encarnación, del pueblo, llegando a presentarse, por tanto, como el intérprete y salvador del pueblo

El significado de populismo, extraído del DRAE, refiere a la "Tendencia política que pretende atraerse -acercarse y retener la virtud de- a las clases populares", de donde se puede precisar, que el líder populista se arroga la representación, y hasta la encarnación, del pueblo, llegando a presentarse, por tanto, como el intérprete y salvador del pueblo.

De ahí que algunos líderes populistas han empleado la alocución o arenga según la cual: El pueblo solo salva al pueblo, pues con ello pretenden erigirse como su representante legítimo -el del pueblo-, además de proponerse identificar a sus enemigos -los del pueblo-, que se encuentra fundamentalmente en las élites dominantes, a quienes atribuyen las desgracias por la que pasa el pueblo.

Es desde ese discurso, en el que el líder populista procura, luego de descifrar las calamidades e injusticia que vive su pueblo, y que las explota a su favor -las de él-, para ganar el favor de sus seguidores a cambio de la promesa de redimirles.

Los líderes populistas, carismáticos por esencia, los hay desde cada extremo de la concepción ideológica política -izquierda o derecha-, y entre las causas que explotan es el nacionalismo, y con él, en sus precursores patrios, a quienes dicen representar, o de quienes, en los casos más modestos, enarbolan sus banderas fundacionales, aunque ha habido, quienes vosean, su reencarnación en ellos mismos, además de procurar, por todos los medios posibles, reconocer a un enemigo externo -preferiblemente-.

De manera tal, que al conjugar a las élites dominantes y la bota extranjera que profana el suelo patrio, procuran concentrar su artillería más pesada en tales enemigos, prometiendo redimir al pueblo de todas sus calamidades.

Aunque en algunas literaturas se procura destacar que el populismo es una cosa de los latinoamericanos, que si lo hay e incluyen a representantes como a: Domingo Perón, Getulio Vargas, López Obrador, Hugo Chávez, Evo Morales y Lucio Gutiérrez, entre otros, también se les aprecia en otras latitudes y momentos históricos como el caso de: Espartaco, Mussolini y Hitler quienes devinieron en gobiernos fascistas -doctrina totalitaria nacionalista-.

Ahora bien, una vez llegados a funciones de gobierno, este tipo de liderazgo se concentra en comportarse como el gran proveedor de las clases populares a quienes procurar mitigar sus necesidades (véase el efecto 80 – 20 del filósofo y matemático Vilfredo Pareto), lo que no necesariamente pasa por algún esfuerzo, y sin dejar de enfatizar en los enemigos internos -las élites sociales-, tanto como en el externo -el imperio-, sin importar trastocar el sistema económico o el aparato productivo, al que procuran cambiar por otro, que enuncian como, más justo e igualitario.

No basta elegir, sino además de saber elegir, participar verdaderamente activa en los asuntos públicos, pues no están reservados a ningún líder

Sin embargo, esta maniobra populista en la que refuerzan su andar, lo hacen a sacrificio de valores sociales como el trabajo y la educación, con la aspiración de mantener el favor del pueblo mediante el voto, cuando ello sea necesario.

Aunque pareciera que el populismo se encuentra en boga, hoy igualmente se habla de neopopulismo, teniendo entres sus manifestaciones una economía centrada en el mercado nacional, además de emplear elementos raciales con lo cual emerge la natural confrontación social, lo que parece ser el caso del Sr. Donald Trump.

En ambos casos, el del populismo o el del neopopulismo, el líder es meramente carismático -seductor- dado que cautiva y genera entusiasmo en sus seguidores a quienes expone fundamentalmente lo que desean escuchar.

Desde el discernimiento de este escribidor, en Venezuela, por lo menos desde la segunda parte del siglo XX hasta estos días, el liderazgo nacional, ha sido signado por el populismo, pues se ha centrado en ofrecer solo dadivas o beneficios de su gobierno, verbigracia, distribución o re-distribución de la riqueza, sin esperar o pedir esfuerzo o sacrificio alguno, con lo cual se procura esparcir el concepto de ser una nación rica por sus recursos naturales, dada la venia de Dios, a la que se tiene merecimiento absoluto, siendo más recientemente acentuado, la concepción del estado dador, esperando que los ciudadanos solo tengan estirada la mano para recibir el favor del gobierno, además de su agradecerlo, aunque al final sea solo una dadiva miserable con la que no alcance cubrir -el pueblo- sus necesidades más elementales.

El reconocer estas perversas prácticas, las del líder populista y el pueblo aceptador de las mieles estadales, más que una necesidad, deber para aprender a elegir, así como comprender que la responsabilidad por los destinos del país, como tampoco los individuales, tocan a otros, sino que por el contrario, toca a todos y a cada uno, además de aprender elegir e internalizar que con el estudio, el trabajo, como valores esenciales, y la verdadera participación, ejercicio de ciudadanía que supone deberes y derechos, es que podemos enrumbar a este país al destino glorioso que nos merecemos, si nos esforzamos.

De manera que, no basta elegir, sino además de saber elegir, participar verdaderamente activa en los asuntos públicos, pues no están reservados a ningún líder.

@OrestesSalerno

Un libre pensador


Sobre esta noticia

Autor:
Orestesenlared (93 noticias)
Visitas:
3521
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.