Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

7 Poetas Venezolanos hoy, por Dira Martinez Mendoza

18/01/2014 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageDira Martinez Mendoza, es licenciada en Estudios Internacionales (Universidad Central de Venezuela) y especialista en Estudios Avanzados en América Latina (Universidad Complutense de Madrid). Ha participado en diversos encuentros nacionales e internacionales de poesía. Sus poemas han sido incluidos en antologías poéticas latinoamericanas. Colaboradora para revistas literarias y fanzines. Desde el año 2009 incorporó a su propuesta poética intervenciones de cuerpos con poemas, propuesta que busca lugares comunes al margen de las ideologías, reconociendo la poesía como parte de la cotidianidad.

7 Poetas Venezolanos hoy, por Dira Martinez Mendoza / Vía http://dosdisparos.com

Juan Miguel Rojas. (Barquisimeto, Lara, 1986).

imageIngeniero Químico, docente y músico. Baterista, vocalista y director del colectivo audiovisual Tan Frío el Verano y percusionista de la banda De Khalafary's . Autor de las plaquetas literarias inéditas Koi no Yokan y Anticristos. Textos suyos han aparecido en el fanzine de arte y literatura Àcraciapour les Porcs y en las publicaciones literarias Pez de Plata (Monagas), Letralia: Tierra de letras y El Caracol de Espuma , así como en diversos blogs y reseñas. Actualmente maneja el blog " Sueños Editables " (www.hwangcho.blogspot.com)

POEMAS

Volver implicaría

atravesar la noche

soñarme bala

dispararme

desde un soplo homicida

cortar la vena

que me pulsa

—————————————-

No es

reflejarse en el agua

Fractalizarse

recordar el pedazo prestado

devolver la mueca

A monedas que miran

Desde el fondo

—————————————————–

Mariana (PANEGRÍFICO)

Ya no extraño mis cosas muertas

yo, que soy también

algo muerto

amanezco de vez en cuando

junto a esos labios de mango

y despierto

porque ella es bella

como todas mis cosas

las que alguna vez murieron

Nolan's Joker

Y uno, como sombrero,

con vacilantes sonrisas

se quita el sueño y muere.

ÉlmerSzabó

A nosotros los perros inmortales

orgullosos y valientes

dado el tiempo suficiente

esta ciudad nos convertirá en coyotes

————————————————————

三

Stay with me

As we cross the empty skies

Come sail with me

We play in dreams

As we cross the space and time

Just stay with me

Deftones- Rosemary

Escribo en tus labios

con mi lengua

canciones de Chino Moreno

mientras queda la Intercomunal detrás

a 120 Km/H

sin soltar el volante

5:37 A.M.

No sé cuál condición del momento es más mortal.

Carlos Quevedo

imageBiólogo y escritor. Cursó talleres literarios con el poeta Luis Alberto Angulo, y los escritores Antonio López Ortega y Guillermo Bustamante. Editor en Poesía desde Valencia. Colabora como redactor para la fanzine web Ácraciapour les porcs. Mantiene el blog [B]historias desde el cual publica su obra online: Muerte y Vida (2009), Inter nos (2010), Océanos (2011), Mariana, el número imaginario (2012) y Órbitas (Poesía desde Valencia, 2012). Http://biohistorias.blogspot.com http://issuu.com/poesiadesdevalencia

ESPANTAPÁJAROS

Mi pecho es un terreno baldío

donde sembré tantas semillas que nunca crecieron

en el umbral de mis linderos

dejé colgado un espantapájaros

bajo mis tierras

todos los huesos del pasado

pero los cuervos no se van

al dormir

me arrancan los ojos

olvido que soy parte de mis propios muertos

VEINTISEIS (Dos verdades y una mentira)

I

Nunca soporté tu armario de dudas

ni escuchar el vaivén de tu respiración

o tu orquesta de silencios

II

para entonces

tus manos aliviaban la fiebre de mis días

y tu boca elaboraba otras maravillas

yo intentaba hacer malabares con el tiempo

III

ahora

me susurras que pida un deseo

antes que apague los veintiséis fuegos del vertedero en mi pecho

y nos vayamos de la mano

hasta una de esas páginas a medio escribir

para estar bien

ahora

que ya te olvidé.

NÚCLEO ACCUMBENS

Tal vez sí sea un adicto

fíjate la cantidad de años que tuvieron que pasar

para que al menos

rasgara sobre la posibilidad

de que mi núcleo accumbens

se alimente de sí mismo

mas ahora

aquí me encuentro

palpando el frío borde de la cama

sin rem ni otras fases del sueño

y me pregunto

si esta barba que me he dejado crecer

me disimula las ansiedades

Jesús Montoya (Tovar, Mérida, 1993).

imageEstudiante de Letras mención Lengua y Literatura Hispanoamericana y Venezolana de la Universidad de Los Andes – Estado Mérida, Venezuela. Fue invitado por la Casa Nacional de Letras Andrés Bello a la octava edición del Festival Mundial de Poesía en la ciudad de Caracas como representante del estado Táchira, así mismo, un par de meses después le otorgan el tercer lugar en la mención de poesía en el concurso Explosión Cultural Bicentenaria en el ámbito nacional en conjunto con Josué Calderón y Fernando Vanegas por el poemario Once poemas en los cuadernos de noviembre (Caracas, 2011). Es cofundador del grupo literario Los hijos del lápiz. Fue invitado al Festival de Poesía de Maracaibo (Zulia, 2012). Obtuvo una mención de honor en el primer Concurso Literario Internacional "Casa de la UNCO" (Chile, 2012). Mención de honor en el concurso literario: Homenaje a José "Pepe" Barroeta convocado por la Universidad de Los Andes (Mérida, 2012).

*

Fíjate en mis ojos, están vacíos.

Escribo desde la máscara partida del alma para que no haya ni una sola voz que en mí se quede sin su nombre.

Escribo desde la incomprensión que me madruga.

Calla, no escribas si la crueldad por fuerza no te invita a este vacío.

Fíjate en mi pecho, arde.

He recuperado mi risa criminal en la basura,

la he vuelto a ver asomarse en los caminos

y es amplia

y hermosa

pero no es capaz de salvarme.

Hermano, estoy manchado.

Hermano,

ahora arrugo el rostro tendido en las cenizas.

Hermano,

lo que llamamos compasión

es lo que nunca vuelve.

Tengo el llano amanecer del alma apuntando al cielo con su luz en la mañana,

nada de lo que escribo me pertenece,

escribo el propio viento que se lleva el polvo que escribo.

Hermano,

mírame, no estoy a la altura del corazón.

Fíjate en mis manos, están hermosas.

Escribo desde la pena para que se sienta el martillazo, el amuleto, la putísima irreverencia que me acuna.

Escribo, escribo porque todos me han traicionado, menos tú.

Ven, escucha el corazón en alguna parte del abismo abriéndose en mi suerte,

su altura es mi abandono.

Ven, toma mi risa, mi pensamiento,

yo te imploro,

yo te canto en las colinas

como el más terrible de los hombres.

Déjame ser dulce como las sombras,

déjame mostrarte que la tristeza

es única como el sol que nos quema los pasos,

llévame a gritos hasta la muerte

y te coronaré con flores

y la frescura del agua

nos olvidará,

nos amará.

Ven, antes del poema.

Antes del poema

levántame.

Antes del poema

no hay un paso fresco que me acabe.

Antes del poema

me he quedado solo.

Antes del poema

el camino es inmenso.

Antes del poema

mi risa ilusionada se despide.

Antes del poema

bailemos con la música harapienta del alma.

Antes del poema

desgástame.

Antes del poema

la vida entera es ausencia.

Antes del poema

hundo mis manos en tu rostro.

Antes del poema

la bienvenida me asombra.

Antes del poema

bordan mi mirada las líneas blancas del cielo.

Antes del poema

me acusan.

Antes del poema

la locura es sólo una caricia maldita en mi cuerpo.

Antes del poema

rescátame.

Antes del poema

siento la ira retraída en el incendio,

en el agua,

en el reflejo

y el adiós.

*

Me acusan incansablemente

de arrastrarme junto a los equivocados

en el sendero equivocado.

Me acusan y señalan con sus dedos temblorosos

cuando mis ojos descansan

en un sueño distinto, lejano.

Me acusan por aplastar una a una mis pasiones sin arrepentimiento,

por traicionarme al escribir poemas

desde una voz insensata que destroza en su recorrido

las ventanas.

Estoy decidido a ser el primero que echen

a la calle de sus asquerosos recintos,

pues mis ojos apuntan hacia todas las direcciones

que marca el viento con su paso.

Me acusan de ser invisible

aunque esté tan cerca como el aliento,

pero mi soledad no sabe cómo comportarse.

Me han insistido que sea feliz desde la ausencia,

y he fracasado.

Me han invitado a pudrirme en la locura

como las hojas amarillas cuando cambian su color.

Me han maltratado por tener esta memoria larga y sucia

hecha de caricias.

Pues bien, les digo:

Soy el movimiento fino con que el cielo cambia de rumbo a las estrellas.

Acúsenme,

nada traigo en mi defensa más que la humilde pena

de quien ama las palabras.

Vengo con el rostro hueco

por esta sonrisa adolescente

que inútilmente se me va borrando,

que inútilmente se me va quedando en otra infancia.

Mi voz se mece en los jardines y se pierde en el espacio.

Nada traigo en mi corazón,

no me acusen porque cante.

Nada traigo desde el precario y misterioso río del tiempo.

Nada tengo más que el lamento de quien en silencio busca a la distancia.

Acúsenme,

medité a la alegría y la perdí.

*

Oh, mancha del lloriqueo universal.

Oh, cuerpo roto.

Oh, cerillas de paso.

Oh, desgarradora sensación de alivio.

Oh, corazón vagabundo.

Oh, corazón hijo de puta.

Oh, mágico espejo de mi pecho.

Oh, calle marginal.

Oh, Virgencita de la rumba:

rómpeme entera la cabeza

con la resaca más bendita que tengas

me estoy dejando perder lo suficiente

nadie volverá a ver mis ojos

no los abrí nunca bajo el mar

y las olas son frías

y son las mismas cosas

siempre las mismas cosas

lívidas

transparentes

desde siempre

para siempre

como siempre

trazando esta delicada repetición

si voy alucinar lo haré

desde una luz elemental y farsante

desde una luz pueril y estridente

desde una luz enamorada y ronca

enamorada y putica como mi voz en las aceras

susurrando besos descomunales

barriendo todo cuanto pasa alrededor

bajo la inmunda chispa de las estrellas

has de ser mi amor

no me desampares en la noche

y quémame las manos durante el día

ahora y siempre

con el mismo fuego

ante la muchedumbre

ante la gente que transita las calles al trabajo

paseo al revés por la vida con una lágrima cayendo del sol

y soy tan estúpido

y soy tan banal

y soy tan mundano

girando en los patios desconocidos de las ciudades

donde se pierden mis amores

me duermo con la cabeza inclinada en sus viajes

carcajeándome

traicionándome en mi propia ilusión

rayándome el llanto de caminos.

Oh, mar centellante.

Oh, oración de la media noche.

Oh, maricones merideños.

Oh, madrecita linda que me espera.

Oh, cuerpo frío y pálido.

Oh, armónica risa.

Oh, niña de ojos grandes.

Oh, montañas del sur.

Oh, poeta de mierda

si tu rostro se ha llenado

de lágrimas otra vez

no es por la pena

aprende que eres mínimo

y que has dejado atrás

la piel como la serpiente deja de la suya

deja que te enseñe

deja que te explique

deja que te cante

el reflejo más pequeño

desde el charco de mi rostro

turbio y amarillento

aprende de una vez por todas a regresar

y olvida la auténtica partida

sólo adentro está la sombra que te mata

sólo adentro está el interminable verano

sólo adentro las rosas son furiosamente blancas

rufián de carretera

príncipe de la pachanga

amor de mis amores

niño de mis sueños,

canta conmigo.

*

He visto tus ojos nacer en los míos. He bajado por tu mirada como una escalera eterna para encontrar al mar. El segundo viaje crece en sus colores. Ya no habrá una mentira que valga. Poseo la risa poseída todavía. Tengo la cara retorcida y el destino roto, el magnífico destino, brillante, brillante. Ahora vendrán todos mis amores perdidos como un centenar de olas a acurrucarse en mis pies. Te odio. Te odio. La honestidad me está matando. Le conté a mi hermano que tus ojos son maravillosos y se burló de mí. La honestidad es una huella. Les dije a tres amigos que me hice poeta cuando mamá intentó matarse y ninguno me creyó. La honestidad me aturde. Escribí poemas sin parar a los quince años para olvidar mi pasado y todavía lo recuerdo. La honestidad es imprudente. Mi padre me abrazó con sus lágrimas una mañana en la cárcel de ese pueblo. La honestidad es un sueño. No recuerdo lo esencial de mi infancia.No he vagado en su rendija. La honestidad me contempla. Arrastro el corazón contra el suelo. Me he enamorado tantas veces que perdí la fe y con ella el mismo amor. La honestidad es una estrella. He vivido de la culpa y del odio. He interrumpido mi estupidez con un grandioso beso que me olvidó para siempre. He bajado desde tu mirada y el mar se ha vuelto un muelle en las tinieblas. Si pudiese huir de este infierno no lo haría. Si consiguiese dejar de imaginar el ritmo de las cosas no podría. Noches de mis años, canto como la primera vez. Noches de mis años, me han llevado hasta el fondo y ya no sé para quién hablo. La honestidad es una cicatriz, canta conmigo.

Irán Infante (Caracas, Distrito Federal. 1981). Poeta y narrador.

imageHa publicado algunos de sus escritos en el papel literario "PEZDEPLATA", el suplemento literario "Criba", en la revista digital de literatura y otras artes "Letra Muerta" (Chile), revista literaria digital "Palabras Diversas" (España), Cuadernos de creación "Palimpsesto2punto0" (España) y los poemarios "Delirios nocturnales" (Fundación editorial el perro y la rana, 2011) Participo en la III Jornada de Creación Literaria UC. (2011) "Epitafio nocturno" (Ediciones Madriguera, 2012) Ganador del tercer lugar en el II Concurso Por una Venezuela Literaria en homenaje a Andrés Eloy Blanco (2012) y participo en la Antología Poética Venezolana Siglo XX (Negro sobre Blanco Editores, 2012). Ad Noctum (Negro sobre Blanco Editores, 2013). Resquicio fórmico (Negro sobre Blanco Editores, 2013). ANGST (Negro sobre Blanco Editores, 2013)

E-mail de contacto: Iraninfante81@gmail.com Twitter: @ InfanteIran

Las ruinas nunca nos perdonarán

el tiempo en que fuimos viaje sin retorno

Amo los besos-acero

el éxtasis del plástico en mi tráquea

succionando la palabra LOCURA

y la sonrisa se mimetiza

con el girasol de sus mejillas

Van Gogh fue un cuervo

y su oreja me habló de hadas verdes

Nerval fue mi ausencia oscilada

y su cuerda me salvó

Hiero a la muerte con sonrisas colgadas

Llevo una legión de gritos

paralizados entre los dedos

Jairo Rojas Rojas

imageNació en Mérida, Venezuela, en 1980. Licenciado en Letras mención Historia del Arte por la Universidad de los Andes. Ha publicado los libros de poesía La Rendija de la puerta ganador de la IV Bienal de Literatura Ramón Palomares (2011) y La O azul premiado en el III Concurso Nacional de Poesía de Venezuela (2012). Su tercer libro Casa para la sospecha está en vías de publicación y fue merecedor del premio mención poesía en la XIX Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (2013). Le interesa el Land Art y el Arte Outsider.

Del libro: Casa para la sospecha

Día 2

Emily Dickinson se recluyó tan desmesuradamente

en la segunda mitad de su vida

que durante los últimos diez años no salió de su casa ni una sola vez

David Markson

Una puerta blanca que no sabe si da

para adentro o para afuera

esa es la diferencia que no hay tal

y mira desde su tono inmaculado

una habitación que nunca termina

un huésped que aún busca su razón

en las palabras enrarecidas por la luz

primera,

cada gesto una letra cada silencio otra oportunidad

por eso se sienta, con pelo alborotado, ojos legañosos

atento a cada movimiento del día nuevo

ahí las cosas pierden gravedad

todo es raro todo flota

por eso está ahí

no ha salido

buscando

soportar la intemperie

desnudo

dibujando con el alba una ventana donde poder mirar

mirar mirar                  Entrar

como si tratara de recuperar la memoria / recordar

lo que el poeta dijo hace siglos

muriendo

soportar el peso de todas las caídas de su pueblo ahí

bien adentro

en cada amanecer

en ese cuarto de cielo verde

de hojas arrancadas flotando y un vacío alrededor del árbol más alto

una gotera que acorrala el silencio

las manchas blancas en el suelo, la-te-la-de-araña que hace cantar

las paredes sostenidas por libros delgadísimos

como soledades unas tras otras, abrazadas,

dos camas llenas de corotos baratos

ropa con huella, remendada,

Música Sin Fin Que Cubre Hasta Donde Alcanza La Vista

la miseria también flota como bruma

la ve sentado y desnudo como hace tanto tiempo

una nube entre cuatro verdes paredes

y en silencio quiere aprender a nombrar

las palabras adentro de las palabras las mismas

ahí

donde sólo hay extremos nada de centros de mitad de duda

nada de orden que permita entender ese triste celaje

cubierto

no sabe hacer otra cosa no hace más

i n m o v i l

viendo el movimiento— de— la— luz— cuando

se — aquieta

con tanta escases nace otro huésped que sentado y desnudo escribe

una historia paralela la verdadera, quizás

Día 27

Su distracción en el mundo es la atención por

los pequeños objetos de esta nación:

una fotografía de un muerto que nadie recuerda,

su camisa preferida que no significa nada pero dice mucho,

en esa foto

de ese pequeño y roído álbum que dice:

"siendo así, prefiero compartir los recuerdos"

y que ahora él ve junto a su ropa preferida,

otos r tas, in ompletas, de ángeles mirando, hacia arriba, el largo camino a sus hogares,

magos blancos que abren los brazos desde las montañas hijas de un mar que nadie vio,

fotos con personas con las que se mantuvo una provechosa relación telepática,

imágenes de gente que no se miente a sí mismo pero sí a los demás,

caminos de tierra donde en 1853 no pasó nada, la noche que verá terminar al hombre

por su propia mano

la gente que camina lento porque siempre llevará un niño de la mano,

el perro que atravesó todo el país buscando su amo, llorando,

fotos, fotos, para que siga recordando sus padres, débil memoria,

imágenes que se suceden sin orden, como todo Eso .

***

Todo es: Otsomuru

***

Esperar hizo al arte

***

El placer engendró el arte

***

Lo único que merece seriedad es el juego

***

Lo primero es aniquilar el concepto

***

Hablar de manera extraña es lo primero

***

El árbol: vio como cortaron su tronco y no se quejó

***

Daba la impresión de que siempre estaba a punto de marcharse

***

Están los que viven con un pie en el siglo XXI y el otro en el siglo I

***

¿quién es un revolucionario? / ¿qué es?

***

Los gatos son contagiosos

***

Qué triste el civilizado

***

Crisis: espiritual ? lenguaje?individual?social...

***

Lo que más lo asusta es el origen

***

"Entre más estudian menos saben" Pedro Rojas, 74 años. Analfabeto.

***

En el jardín de Morotuto todos los escarabajos

llegan a morir.

Es el primer cementerio de escarabajos que él ve.

***

Prefiero los gatos, queridos

***

La historia demuestra que hay futuros que ya acontecieron

***

Esto es un recuerdo

Esto es un recuerdo

***

Otsumuru

es todo

Día 28

No soy distinto al péndulo en la cueva ni al nadador vendado,

mi mayor habilidad es la pereza de encontrarme con otros a menudo

Juan Carlos Mestre

Como el primer día del mundo:

allí está él , de pie, justo en la mitad

que divisa Todo

como el primer día del mundo / creado

con cenizas-palabras

ya creado / otra vez / por él y Él

desde abajo / pacientes

(cierra los ojos y cuenta:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10)

ahí se escucha Todo:

la primera luz sobre todas las cosas

que hacen doler el ojo, recién abierto

que pasea por un largo túnel

desgarrand... la... n...

suenan las campanas como los pájaros de la infancia

una voz que se traga la oscuridad

¡Despierta, hijo mío! —dice—

¡Despierta, mi heredero! —oye

cuando se inicia todo—

es la hora de la migración:

la intemperie se regodea en el techo

donde suena la noche despegarse

cansada

herida

sola

y él :

SOBREVIVIENTE TESTIGO

de su vuelo más bien bajo

cayendo algo así como estrellas

desde sus pies largos, sombras abrazadas a sí mismas,

la noche

suena: ta ta ta ta ta ta

ta ta ta ta ta ta

ta ta ta ta ta ta

Todo suena, como si hubiera niños, muchos;

la mesa torcida como un barranco que espera furioso,

el libro abierto en la página 23*

ESPOSAÂ Â Â Â Â has venido tardío.

Lúgubre como el sonido de los tambores

salvajes de zarzamoras

hirsuto y hermoso como las piedras

del río.

Pero has venido

ESPOSO Esperé largamente en las noches frías mirando

las constelaciones doradas,

las máquinas del mundo temblaban

y en la cerca de las flores tan sólo había

un mulo.

Yo era helado como las aguas

al viento místico mis brazos parecían ramas

yo era vacío y llenaba mis días

de soles, de albas ardientes

de mares procurando

desconocerte

odiarte

olvidarte

como el ruido de las hojas de laurel que caen

y no suben ya más.

Y mis ojos no tenían ya color.

No tenían ya color mis ojos.

Como el primer nacimiento él lee y descubre que justo ahí

en la mitad

yacen todos sus amores, convergen todas las edades

y escribe, como su primera palabra:

"poeta, Rey hastiado de astros , lo supiste Todo cuando el río se lanzó a tu centro ¿o no?, quisiera darte un abrazo aunque no te conozca, pero todo lo que anuncias tiene que ver conmigo, ¡todo tiene que ver conmigo! Tú: que naciste debajo del ala de una estrella ve con tu esposa que también brotó de esperar / enamorada / que te espera para descansar. Quisiera hablarte pero sólo se escuchar, yo no sé hablar pero tengo que decir porque este encierro es una pregunta que vino con el primer día del mundo y la desesperación, como lo supiste, es no creer en nada. Hemos de crear y esto es destruir como lo harían los niños jugando: Dioses, aunque los rígidos jueces chirreen sus dientes emitiendo su veredicto por nuestro mal comportamiento. Ah, esos jerarcas de la enfermedad. Esto es una antítesis para que generaciones venideras conozcan esta tierra negada. Tú que supiste que la poesía no salva del todo ¿qué viste el último día?, ¿dónde quedaron las llaves del reino? Jamás te juzgaré. Yo también he de perdonarme. Hemos de crear porque ya nadie se pregunta: ¿Por qué morimos? Hemos de partir hacia el otro porque la gente se asusta con la poesía, pero esto es lo que tenemos ¿tenemos?

Yo también sé que esto es un momento y siento la música de unas llaves que vienen del primer día / del mundo".

ESPOSAÂ Â Â Â Â Si llamas a la puerta con cuidado

se abrirá sin chirriar

para que veas el aroma de los valles

la fuente infinita

ESPOSO Amada, surge tu voz como un eco y yo lo sigo.

Si tus pies de nenúfares ardientes te llevan

al cielo blanco

te abriré con la Llave de oro suavemente

y sonarás a ruiseñores sonarás a pájaros

sonarás a mares

dulcemente

mientras caemos como una lluvia en las aguas.

*Fragmento del poema Cántico del cénit y el nadir del libro El honguero apasionado (1991) de Gelindo Casasola.

Francisco Catalano. Caracas, 1986

Licenciado en Comunicación Social y tesista de la licenciatura en Letras, donde investiga la Poesía Vertical de Roberto Juarroz; ambas en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas (UCAB). Publicó independientemente en Caracas el Libro 0 y Libro 1, la primera entrega de su obra poética que consta de un solo volumen de poesía, titulado: l (Caracas: 2010). Sus poemas se encuentran en la antologías de poesía joven experimental de Héctor Hernández Montecinos 4M3R1C4 2.0 : Novísima Poesía Latinoamericana; Voces Nuevas 2005-2006 (CELARG, 2007); y La Imagen , el Verbo (UCAB, 2006) . Además su poesía ha sido publicada y reseñada en medios como Papel Literario , Tal Cual, Las Malas Juntas, Círculo de Poesía, Gentemergente . Ha participado y organizado distintos recitales en Caracas desde el año 2005 y fue parte de los talleres literarios del poeta Armando Rojas Guardia, CELARG y UCAB.

De Libro 0 en l (2010)

1.

Aparece

como sudor del pavimento

el humo emanando de los cuerpos:

-el universo me hace gestos

bañados de un sol incandescente y meridiano-

el vapor colma los espacios olvidados

y los espacios de la muerte

mientras el día y la noche

pasan como dos rápidos titanes

corriendo en círculos ciclónicos

que cubren hasta el inconsciente de los árboles

y toda la mística que los circundan

hasta el final

donde ya todo es precipicio

donde las cataratas de la pérdida roban todo

del dominio maternal del universo procreante

y de pronto

esa blanca calma estática

la calle enmudeciendo tras mi espalda

la armonía absoluta de la luz

y todos sus nuevos

círculos cromáticos

el flujo de la naturaleza total

bombeando materia

arrojando viscosidad caliente

por las arterias del planeta

que desembocan en el hombre

hasta por fin darle vuelta y convertirlo

en una perpetua y larga línea

que traspase los registros de la muerte

De Libro 1 en l (2010)

I

A la vida la atraviesa una rendija

por donde el hombre succiona bocanadas

del aire más denso de los días

batiendo el pecho

como un animal jadeante

que ansía la cópula del mundo

II

Hay días

donde las fauces del hombre son más grandes

que la esfera misma del espacio

y ávido

devora hasta aquello

erguido y firme

por detrás del universo

Hay tinta y tinta sobre la luz: todo el día es una página

¡Que se abran abismos de pronto y su brillo nos absorba!

¡Sí! Hay brillo en el abismo

Ninguna sentencia tiene puntos finales; pero ¿qué tiene puntos finales?

En la armonía del silencio siempre están frescas las palabras

El color del hombre es un abismo, hacia arriba o hacia abajo, pero abismo

¿Dónde está el balance entre un acorde escrito y una mancha melódica?

Existe una lógica abstracta cuyo lenguaje deriva de otra lógica cuyo lenguaje somos nosotros mismos

Hay curvas espaciales escribiendo curvas con un brillo absorbente en los silencios

Hay una brutal exactitud en el universo expandiendo el ala hueca con que asciende el palacio de mi carne

Hay un amor valiente en contemplar los finales (y traspasarlos) para ver lo que hay después como un depravado amante del futuro

¿Qué haré entonces cuando todo esto se derrumbe?

Aarón Hari Almeida Holmquist (Caracas, 1981)

imageEscritor, artista urbano y promotor cultural. Egresado de la Escuela de Artes Visuales Rafael Monasterios de Maracay en la especialidad de Artes Gráficas. Estudiante de Lengua y Literatura en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL, Maracay). Forma parte de la directiva del Archivo de Arte Correo y Poesía Visual Internacional Keyla Holmquist. Ha fusionado sus textos poéticos con el Mail Art, la técnica de escritura y lectura táctil Braille, la técnica del Stencil, en acciones callejeras y múltiples instalaciones por varios estados y museos del país. Desde el 2012 se desempeña como facilitador de talleres literarios en el estado Aragua.

DOMINGOS

A E.J.A.A.

Los domingos son todos inquietos

largos como un precipicio

desde cama

la puntualidad del encuentro se asume

y lo roto conspira más que de costumbre

Lo que siempre me ocupa en este día

es el accidente del silencio

eso tan costoso llamado recuerdo

fugaz

y viajero

lograste en tan poco

suplir los óxidos de casa

el moho de sus cosas

A esta hora

ya sin lo que fuimos

he de confesarte

que cierro la puerta

me toco en silencio

y pienso en ti

NAVIDAD

Descolgado de la fecha

ocurro sin fiesta

sin brindis

ni reyes

Escaso

y en minúscula

soy parte

de una herida

entrenada

para largo

Es todo el día

la nube impuesta

el ahogo de ser solo

y su pensión

Derrota en mano

cala hondo el desajuste

este mes doce

Â

URBANO

Ser ligado a la flaqueza

con quebranto en las ganas

De oscuro hasta el fondo

trajeado a media asta

Descuido

y asalto a la vez

Mejor igual de indigencia

Ilustración: Drinking tea, eating the horse, por Dima Rebus

FUENTE: http://dosdisparos.com/2014/01/16/7-poetas-venezolanos-hoy-por-dira-martinez-mendoza/#.Utp60tJlXIX


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (16433 noticias)
Fuente:
correocultural.com
Visitas:
2189
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.