Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elcajigalence escriba una noticia?

Porque Nada Podemos Contra La Verdad, Sino Por La Verdad. (2 Corintios 13.8).

11/01/2013 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por. Teólogo: Roberto Romero

Hace quinientos (500) años había pocas Biblias, ya que tenían que ser copiadas a mano. Las pocas copias disponibles estaban en latín o griego, lenguas que solo entendían unos pocos eruditos de los monasterios y las universidades. Uno de ellos que podía entender y comprender la Biblia, era Juan Wiclef, profesor de teología de la universidad de Oxford.

--estas palabras de verdad son demasiado buenas para callarlas---declaro el profesor Wiclef--. Traduciré la biblia para que todos los hombres en Inglaterra puedan leer las obras maravillosas de Dios. De esta manera, el común del pueblo dejara de ser engañado por el clero. Los frailes se enriquecen con el dinero del pobre—enseñaba Wiclef--. Venden indulgencias y otorgan absolución a los peores criminales. Si el pueblo tuviera acceso a la biblia en su propio idioma, podría saber que la salvación es un don gratuito de Dios. --Debemos ponerle fin a la predicación de Wiclef—decidieron los frailes. Aunque trataron de hacerlo, parecía imposible acallar la voz del maestro hasta que enfermo de gravedad. Ocho representantes de la iglesia se reunieron alrededor de su lecho. --vas a morir—se burlaban de él--. Ahora es oportunidad de retractarte de ello que has escrito contra el papa y sus frailes. Ayúdame a levantarme—le pidió Wiclef a su ayudante. Una vez que logro incorporarse en la cama, miro a sus acusadores en los ojos y respondió con voz firme: --¡No moriré! ¡Más bien viviré y nuevamente expondré los actos pecaminosos de los frailes! Sorprendidos, los monjes salieron apresuradamente de la habitación para planear otra manera de detenerlo. Wiclef sanó y continuo traduciendo la Biblia y enseñando. En tres ocasiones lo enjuiciaron por causa de sus creencias religiosas. En el tercer juicio dijo: --¿Con quién creen que están tratando? Con un pobre viejo al borde de la muerte? ¡No! ¡Luchan contra la verdad, y la verdad es mucho más poderosa que ustedes! Juan Wiclef tenía razón. La verdad triunfo. En virtud a ello, tu y yo podemos leer la Biblia en nuestro propio idioma el día de hoy. Gracias Wiclef. Tu corona de estrella esta en el cielo.

Editor: Teólogo-Informático Roberto Romero Prensa Digital Notic Voz el Cajigalense; Yaguaraparo, Municipio Cajigal, Estado Sucre, Venezuela. Dirección Internet: http://robertoromeropereira.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Elcajigalence (2185 noticias)
Fuente:
robertoromeropereira.blogspot.com
Visitas:
2899
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.