Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sedelu escriba una noticia?

La piel del reptil está vigente

09/05/2010 05:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se arrastra, pretende ser Dios y abarcarlo todo

Este sistema es verdaderamente la casa de un ser reptiliano,

vive de nosotros,

se alimenta de nosotros,

elimina nuestras vísceras,

nuestra vida sagrada,

genera violencia,

vive de ella,

lo ha hecho por 11 años,

pero aquí en Venezuela este ser reptiliano,

no es percibido como tal,

se disfraza de buen samaritano,

Venezuela aplaude hipnotizada,

la pobreza no es generada por su mala administración,

evidente de por si,

destructor de todo el aparato productivo,

este ser reptiliano,

que se arrastra por todo el ámbito de la Nación,

genera sus limosnas,

sus políticas,

la información o desinformación es vertida por sus medios de comunicación,

que forman parte de él,

como una piel que se quita el reptil,

de ahí su fuerza para engañar una y otra vez,

el poder del ciudadano no está en el reptil,

está en su trabajo creador,

pero eso parece importarle muy poco a este Venezolano actual dogmático,

como pueblo,

grupo social,

comuna o como se llame,

cada día más entregado, saqueado y violado,

prefiere seguir los pasos del reptil en la sombra

sólo le importa como se arrastra y luce su piel brillante.

Como saca su lengua engañosa,

La Nación está a la deriva,

con la mayor inflación del continente,

un país sin moral, donde todo funciona en torno al reptil,

a su accionar y deseo, a la función que nos crea en ese instante,

son miles de espectáculos diseminados por la Nación,

ninguno que nos enaltezca, que pruebe que somos útiles,

en nuestro trabajo.

El Estado es el reptil, trepador, astuto, con su piel brillante escarlata,

ha tomado a toda la Nación, la ha expoliado astutamente,

inoculando su miedo y odio,

ahora es dueño o pretende serlo,

del suelo, del subsuelo, del reino animal y vegetal,

de la cultura, del agua, del aire, las reservas de biodiversidad,

los bosques, las selvas, playas, costas,

de nuestra historia, nuestros símbolos,

con posibilidad de mutarla sabiamente convirtiendo a sus héroes antiguos,

en viejos reptiles socialistas,

dueños del macrocosmos y el microcosmos.

Se disfraza de buen samaritano, Venezuela aplaude hipnotizada,

Pero a pesar de su poder, el reptil saca su lengua retráctil, no puede evitarlo,

la asoma sin ninguna vergüenza, tratando de engañar a los últimos incautos,

ese es su trabajo,

sólo el movimiento de su lengua muestra su verdadera esencia de reptil,

ahora no somos dueños de nada, no nos pertenecemos,

nuestra riqueza ha sido sustraída,

el Banco Central inutilizado, saqueado,

la moneda ha sido mil veces devaluada en nuestras narices,

las leyes han sido mil veces modificadas,

y tiene todavía valor el reptil mayor de afirmar que esto es una democracia,

¿una democracia que nos pretende igualar hacia abajo?

donde todos pensemos igual,

dogmáticos, hacedores de nada,

compradores compulsivos pero de bienes fabricados en nuestros países vecinos.

El reptil se tragó al componente militar, de un solo bocado,

el ejército libertador quedó como un recuerdo,

viejas glorias saturadas de tiempo,

ahora es un sainete bufo,

una burla a sus militares que quedaron para gritar consignas,

para ser manejados por una Nación extranjera,

no nos equivoquemos ni busquemos excusas.

Lo dice la Constitución: Venezuela no puede ser tutorada ni desde lejos,

ni desde cerca, por ningún medio, por alguna potencia extranjera,

aceptar eso, se llama claudicar a nuestra libertad de conciencia,

significa que alguien piensa por nosotros,

¿no estamos maduros políticamente para manejar nuestros asuntos políticos?

¿acaso nuestra Nación es una piñata para que la vacíen completamente nuestros vecinos?

Las riquezas de Venezuela no son de sus gobernantes de turno,

nos pertenecen a todos los que nacimos

y habitamos esta tierra de gracia.

Lo que estos reptiles no recuerdan es que nosotros les permitimos

que administraran nuestro patrimonio,

en ningún momento les permitimos que lo entregaran a otros

o se lo apropiaran pasando por encima de nosotros.

El gran reptil continuará su función de destrucción,

depredación, anulación,

ahora es la energía,

se agota en forma apresurada,

incapaz de crear, organizar, estimular,

este estado lagartija sólo consume y devora,

lo viviente y no viviente,

Venezuela es la casa de este ser reptiliano,


Sobre esta noticia

Autor:
Sedelu (160 noticias)
Visitas:
1323
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.