Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

El Pez Que Fuma No Se PerdiÓ

0
- +
09/06/2017 21:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Junio 02, 2017 CIUDAD

imageLA FUNDACIÓN CINEMATECA NACIONAL OFRECE SU "FE DE VIDA" SOBRE UNA DE LAS OBRAS MÁS IMPORTANTES DE NUESTRO ACERVO CINEMATOGRÁFICOPOR FUNDACIÓN CINEMATECA NACIONAL

El pez que fuma (Chalbaud, 1977) es sin duda alguna una de las películas más emblemáticas e icónicas de nuestro cine y nuestro patrimonio visual. Junto a Cuando quiero llorar no lloro (Wallerstein, 1973) y Soy un delincuente (De la Cerda, 1977) se convirtieron en referencia del cine venezolano de la década de los 70, pero más allá de una crítica cinematográfica o un análisis del significado de este filme, realizados de manera prolífica por críticos, directores y espectadores de nuestro cine nacional, lo que se quiere ofrecer en estas líneas es una retada reseña de la vida del fotoquímico que hoy forma parte del acervo patrimonial custodiado por la Fundación Cinemateca Nacional, que en esfuerzo conjunto con la Biblioteca Nacional cumplen la compleja labor de conservación y preservación desde el año 1990. HOJA DE VIDA DE UN FILME ICÓNICO El pez que fuma cumple 40 años de haberse exhibido en las salas de cine del país y la Fundación Cinemateca Nacional cumple 51 años desde su fundación, ambos acontecimientos en el mes de mayo. Es una oportunidad propicia para relatar una historia que solo conocen quizá algunos laboratoristas, cinéfilos y trabajadores de la Biblioteca Nacional y el Archivo Fílmico de la Cinemateca Nacional.imageLa Fundación Cinemateca Nacional cuenta con respaldos del filme en 35 mmCuando una película se filma, queda fijada en un soporte que no es inmune al paso del tiempo. El celuloide tiene un tiempo de vida muy corto y ello plantea un reto inmenso a los archivos que los resguardan, pues no solo deben custodiarlos sino preservarlos y restaurarlos si fuere necesario, lo cual tiene elevadísimos costos y requiere de una tecnología y experticia poco comunes en estas latitudes.El pez que fuma ingresó a la colección de cine venezolano del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional en el año 1990, a solicitud del laboratorio Bolívar Films. Las exigentes necesidades ambientales, espaciales y técnicas que requiere un archivo fílmico obligan a este laboratorio a ceder en calidad de comodato esta pieza que se convirtió desde su primera exhibición en el testimonio de que su realizador había logrado una madurez y un estilo artístico muy particular. Este mismo año (1977) se crea la Fundación Cinemateca Nacional, institución que desde entonces la resguarda y se encarga de su mantenimiento.Por ser un icono de nuestro cine y haberse convertido en una de las películas más taquilleras, ha tenido un itinerario amplio desde los inicios de la década de los 90. La FCN ha tomado especial empeño en garantizar su preservación y en exhibirla en los más diversos formatos.En el año 1991 Bolívar Films realiza copias de exhibición, las cuales son de suma importancia pues son las que vemos cuando vamos al cine. Asimismo, cuenta el Archivo Fílmico de FCN con negativos en 35 mm, uno de los cuales fue adquirido de manos del mismo Román Chalbaud, negativos 35 mm con subtítulos en inglés y negativo en 35 mm de sonido óptico, además de varios ejemplares en formato de video tales como U-matic, DVcam, VHS y DVD.imageUn material de carácter patrimonialEn 1994 salen las latas con sus seis rollos hacia el festival organizado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA): "Retrospectiva de cine venezolano", y para 1995 la Cinemateca de Toulouse, dentro del Festival de Cine Latinoamericano, recibe copias de exhibición en 35 mm directo del Archivo Fílmico. Ese mismo año Unesco Ecuador, en el marco del centenario del cine y de los 50 años de la organización, realiza el Festival de Cine Latinoamericano, que contó con la presencia de Román Chalbaud, Fernando Solanas y María Novaro, y proyecta la pieza también en 35 mm. Para el año 1997, el mismo Chalbaud autoriza al Archivo Fílmico y a la Biblioteca Nacional a entregar un ejemplar en video para TV.Este tipo de materiales, como ya hemos señalado, requiere de un constante cuidado, por lo que la FCN ha procurado realizar periódicamente la revisión y mantenimiento de la pieza original: el negativo de sonido y video. La última revisión se realizó durante el mes de marzo de este año, constatando el buen estado de esta película y desmontando una falsedad difundida por un diario de circulación nacional.imageFinalmente, el compromiso de la FCN con el patrimonio fílmico de la nación, hoy más que nunca, se encuentra orientado hacia la preservación de nuestra memoria audiovisual, convencidos de que la historia de nuestro siglo XX se encuentra viva y en un "archivo vivo" y activo, tal como lo invocaría la fundadora de esta gran institución, Margot Benacerraf, un 4 de mayo de 1966.

ÉPALE 230ARTÍCULOS RELACIONADOS


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (17720 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
9
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.