×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
9
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    82.011
  • Publicadas
    68
  • Puntos
    75
Veces compartidas
244
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
01/08/2018

Ya antes en publicaciones previas, manifesté que mi mayor aspiración, mi sueño de muchacho, se centró en el dedicarme a la docencia, pero no en cualquier institución, sino en la que me brindó la oportunidad de hacerme profesional, el CULTCA

Luego de casi 30 años en la administración pública, de los cuales aproximadamente 20 fueron gozosamente dedicados a la docencia universitaria, me fue concedido mi derecho a la jubilación.

Ya antes en publicaciones previas, manifesté que mi mayor aspiración, mi sueño de muchacho, se centró en el dedicarme a la docencia, pero no en cualquier institución, sino en la que me brindó la oportunidad de hacerme profesional, el CULTCA. Otrora primera institución universitaria de Los Altos Mirandinos, más que por su fecha natal, por su actuar, aspiración que afortunadamente Dios me dio la oportunidad de alcanzar.

Tal anhelo, siempre la concebí, y aun así lo pienso, como uno de los mayores saldos que apuntan al futuro y porvenir del país. Empero ello, no puede resultar en un esfuerzo aislado y mucho menos sumiso a una gerencia o política gubernamental, sino que, muy por el contrario, y a modo de ejemplo con quienes compartí esos espacios académicos y por supuesto con mis hijos, demandó el tener una posición coherente y consecuente, lo que estimo así fue.

En este sentido, procuré por todos los medios disponibles no sólo el formarme y realizar constantes aportes orientados al futuro de Venezuela, los muchachos, sino que además intente por todos los caudales aprovechables, a viva voz y por escrito, asumiendo mí responsabilidad, tal como me enseñaron en mi casa desde muy chico a denunciar en lo que lamentablemente ha devenido la ahora UPTAMCA, asunto así expuesto en publicaciones como:

Así veo a la UPTAMCA. ¡Lamentablemente!

y

La dignidad y la realidad. ¡Qué lástima!

De esta referencia, rescato el último párrafo con el que cierro esta exposición, además de atreverme invitarles a leer: No sólo Dios salva donde al fin entendí la necesidad de deslindar la aparición de la UPTAMCA como forma de preservar la historia pletórica de lo que fue el CULTCA.

Lo que hoy enfatizo no es sólo el estado de pauperización que se viene registrando en la UPTAMCA y que se manifiesta en su infraestructura física, dotación, deficientes servicios y procesos, su muy mala gerencia y la corruptela que padece .robos constantes-, asunto estructural de Venezuela, sino que incluyo ahora, de manera fehaciente lo antes denunciado respecto de la diáspora estudiantil, otra parte de la realidad estructural en las instituciones universitarias nacionales, que cada día se agiganta y que había sido recogido en declaraciones ofrecidas a el diario El Universal del 27 de mayo del corriente año: Estudiantes abandonan estudios en Altos de Miranda (p. 3-2).

Lastimosamente, esta realidad no es exclusiva de la UPTAMCA, sino que muy por el contrario es un tema -orgánico- generalizado en el resto de las instituciones de educación superior nacionales

Lo anterior, lamentablemente, queda demostrado en acta de nota de la unidad curricular Planificación y gestión, sección 05, como se evidencia en la imagen siguiente:

El acta referida, muestra que tan sólo uno de los inscritos en la materia (1/20) asistió, participo y aprobó el curso, en tanto que el resto optó por abandonarlo.  Lo anterior, pudiera tener dos lecturas, preferencia a la migración o el desprecio a la formación, pudiendo cualquiera descifrar una tercera opción que conjugue ambas realidades.

Ahora bien, en lo que refiere al desprecio por la formación, viene atado a la perdida de principios como la educación y el trabajo, que antiguamente eran considerablemente valorados para el ascenso social, asunto extraviado en los últimos lustros y que se ve reafirmado en lo laboral cuando se sabe que el lograr alguna titulación, en el mejor de los casos, posibilita un trabajo con una asignación mínima que en nada sirve para satisfacer las necesidades básica y mucho menos culminar las aspiraciones de lograr una vivienda, aunque alquilada, o adquirir un vehículo, aunque usado, asunto que ven en la realidad diaria de sus profesores.

Sin duda, que lo anterior ha sido caldo de cultivo o justificación de los más jóvenes para huir del país en búsqueda de las oportunidades que en su terruño no consiguen, despreciando la culminación de su preparación, dado los múltiples obstáculos que deben ser superados en la legalización de sus títulos y demás documentos, por lo que muchos prefieren hacer un curso de repostería, bartender o similar como opción de lograr un empleo en otras latitudes.

Lastimosamente, esta realidad no es exclusiva de la UPTAMCA, sino que muy por el contrario es un tema -orgánico- generalizado en el resto de las instituciones de educación superior nacionales, asunto que lamentablemente, al igual que deterioro de las casas de estudio superiores no atiende el gobierno nacional, lo que infiero, da cuenta de un desprecio por la formación y sobre todo, por la diversidad del pensamiento.

Esta situación requiere ser atendida con apremio por todos quienes estimamos la academia y apreciamos su compromiso social, cada uno desde su trinchera y a manera de re-institucionalizar las instancias gubernamentales. Téngase lo antepuesto como un llamado a las mejores voluntades, la reserva moral de estas instituciones para llegado el momento proceder a su adecentamiento y recuperación y así volver a ser atractivos para los moceríos y los no tanto.

Como antes anuncie, citando consideraciones propias: Me despido, satisfecho con mi conciencia a la luz de mi actuación, actuación conforme a la cual nunca le podrán decir a mis hijos y estudiantes que fui un obsecuente silente ante las inequidades, sino que, por el contrario, asumí el camino y la responsabilidad de cumplir con esmero mi encargo, además de criticar y aportar para cambiar y lograr un futuro mejor que espero en Dios, me de vida para poderlo ver. Mientras tanto, al menos, procurare seguir siendo auténtico.

El acta referida, muestra que tan sólo uno de los inscritos en la materia (1/20) asistió, participo y aprobó el curso, en tanto que el resto optó por abandonarlo

@OrestesSalerno

Un libre pensador

Más recientes de Orestesenlared

¿Dónde está la prioridad?

Aunque parezca lastimoso, hasta de lo malo, se puede aprender 08/11/2016

Vivir como los demás

Vivir como los demás

En su rol, el liderazgo es "Para" y no "De", se trata de una vocación y no de una profesión, de ahí que necesariamente debía vivir como las mayorías y no como las minorías 03/11/2016

Un cigarrito y un café

Un cigarrito y un café

La cuestión, para mí, es como fuimos progresivamente llegando a esta triste realidad que, por ahora, pareciera no mostrar un fin definitorio 30/10/2016

El principio de pureza y la moral

Como tema principal, hoy me dedico a la interpretación del principio de pureza, tenido desde la apariencia laboral y más específicamente, en la cuestión sindical, con miras a promover, o al menos evitar, además de rechazar y denunciar, actos deshonestos 25/10/2016

El líder que no fue

Aquí yace un hombre que supo rodearse de personas más inteligentes que él. Tal inscripción trasladada al ejercicio del liderazgo, encierra un mensaje de humildad y grandeza al mismo tiempo 22/10/2016

Mostrando: 56-60 de 69