×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
5
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    28.917
  • Publicadas
    34
  • Puntos
    72
Veces compartidas
107
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

No pretendo con lo aquí expuesto, que abandonemos la resistencia pacífica, como tampoco propongo hacer borrón y cuenta nueva, NO, pues creo en la justicia y estoy en contra de la impunidad

La división entre connacionales que hoy vivimos, no es, al menos para mí, un hecho fortuito o aislado, sino por el contrario, es una manifestación exprofesa desde que se iniciaron los gobiernos revolucionarios, tiempos en que se afanaron por las diferencias entre ricos y pobres, blanco y negros, ellos y ellas, patriotas y anti-patria, revolucionarios y contras, y pare usted de contar, lo que permeo hasta la misma familia.

Lo anterior, fue, y es hoy, aderezado con cualquier cantidad de epítetos y descalificaciones, al contrario, al adversario, que se tiene como al enemigo no a vencer, sino a desaparecer.

Claro que ellos habría de tener consecuencias, la cosa es, que por dónde vamos, difícilmente se pueda avizorar un final feliz, y si, Dios lo permita, una larga recuperación de tantas cicatrices.

Las manifestaciones, de lo que calificó como un acto de barbarie, aunque tenga múltiples justificaciones, incluida la venganza, hoy se revela en las redes sociales cuando calificamos a uno u otro de diversas maneras como: sapo, cooperante y pare usted de contar, con lo cual queda marcado el injuriado para siempre, correspondiéndole a él, la carga de la prueba para demostrar que aquel rumor mal sano que le des-calificó como tal, no es cierto.

Sin embargo, lo peor ha venido trascendiendo de las redes sociales a las instituciones y hasta en la vecindad, con lo cual se rompen afectos que por décadas se cultivaron, por el simple hecho de pensar diferente, de no ser iguales, como si ello fuera una condición sine qua non para la convivencia.

Justamente en estos días de manifestaciones y protestas, que entiendo legítimas y justificadas, son muchos los cara tapada -enmascarados- que profieren epítetos contra vecinos acusándoles de delatores y más, lo que en ocasiones -muchas-, es seguido por el colectivo protestante, sin importar se trate de hombre o mujer, joven o viejo, aprovechando en ocasiones, el resurgir de resentimientos, conflictos o deseos de venganza por cualquier circunstancia, lo que puede ser aprovechado incluso, para arrebatar la vida a otros.

La segmentación entre venezolanos, efectivamente surtió efecto, por lo que debemos estar conscientes de ello para auto-sanarnos, individual y colectivamente, como sociedad

No tengo la menor duda, que este tipo de manifestaciones son los lodazales de aquellas lluvias tormentosas que han durado muchos años ya, sin embargo, quienes a esa prediga y práctica nos oponemos con razón, no podemos comportarnos como a quienes deseamos salgan del gobierno, pues si algo debemos hacer es marcar la diferencia para ganar y mantener la mayoría que desea un cambio.

Sin duda que son tiempos difíciles, pero resulta inoficioso hacérnoslo más espinoso el porvenir, de ahí que debemos llamarnos a la cordura, a la sindéresis, a la razón y pensar bien, muy bien, cada paso, cada acción si verdaderamente deseamos conquistar un futuro más promisorio para todos, incluidos a quienes hoy no comparten nuestras ideas.

No pretendo con lo aquí expuesto, que abandonemos la resistencia pacífica, como tampoco propongo hacer borrón y cuenta nueva, NO, pues creo en la justicia y estoy en contra de la impunidad. Estimo si, que son muchas, muchísimas más bien, las fechorías, los actos de corrupción, la violación de los derechos humanos y otros delitos por los que deberán pagar sus perpetradores, en sus tribunales naturales y atendiendo el debido proceso, pero no pueden ser castigados ni perseguidos quienes de buena fe creyeron en este proyecto político, o quienes por necesidad reciben algún beneficio, no de la revolución, sino del gobierno, pues de lo que se trata en política, es de sumar y no restar.

En fin, lo que deseo destacar es, que la inoculación de la segmentación entre venezolanos, efectivamente surtió efecto, por lo que debemos estar conscientes de ello para auto-sanarnos, individual y colectivamente, como sociedad.

Dios lo permita.

@OrestesSalerno

Un libre pensador

Más recientes de Orestesenlared

La dignidad y la realidad. ¡Qué lástima!

La dignidad y la realidad. ¡Qué lástima!

Entre los principios rectores que moldean el decoro y la decencia, se incluyen el respeto a los demás y en especial a los semejantes, responsabilidad por sus actos u omisiones, y la seriedad de su proceder 27/04/2017

El breve reposo de la mensajería

No nos está permitido claudicar ante las pretensiones hegemónicas de este desgobierno que sin duda nos lleva por el peor de los derroteros, recordando en todo momento, que nuestras aspiraciones son y tienen que seguir siendo pacífica 21/04/2017

En respuesta a la Sra Mary Pili @marypilih

En respuesta a la Sra Mary Pili @marypilih

Entiendo, y como tal lo asumo, la posibilidad de ser sometido a diversas acciones, como le pasó al Prof. Santiago Guevara, aunque me deslinde de toda acción violenta, venga de donde venga 12/04/2017

¡Como sea!

Claro que el aparente lema de campaña, sujetaba de suyo, una amenaza al tiempo de emplearlo como disuasorio a la voluntad de los electores, lo que no funcionó, aunque insisten en él con otras maneras -mañas- y formas 04/04/2017

El teletrabajo. La tendencia que se refueza

El teletrabajo. La tendencia que se refueza

Desde la década de los 70 y 80 del siglo pasado, han emergido novedosas formas de relacionarnos en torno al trabajo 03/04/2017

Mostrando: 1-5 de 35