×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Emiro Vera SuárezMiembro desde: 03/07/17

Emiro Vera Suárez
3
Posición en el Ranking
18
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    7.376.222
  • Publicadas
    1.496
  • Puntos
    85
Veces compartidas
1.962
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 10º
Recientes
  • 10º
Visitas a noticias
Hace 9h

El Valle de la Muerte, un lugar donde descansa la chercheria venezolana, donde muchos caen por su carencia de la verdad y siguen apologías

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción. / 53- 05

En los altos de la montaña, puedo avistar las tres naves estacionadas en la llanura. Y, en ese descanso de meses me acerque a un arbusto para tomar una naranja, una fruta muy característica del planeta Tierra y, en mi país ya tiene un costo de cien mil Bolívares Soberanos el kilo y, antes de la invasión de la mafia a nombre del comunismo resultaba muy económica.

Recuerdo, que nuestros campos agrícolas eran hermosos y sembrados por grandes frutales. Acá, en esta región interplanetaria llegan muchos comerciantes con sus criterios e incidencias directas y, buscan con el gobierno una relación para aumentar de precios los alimentos básicos, es un chantaje muy dócil.

Nuestro trabajo es estar vigilantes ante la biodiversidad, la supervivencia de los ecosistemas naturales y de la cultura. Conforman un complejo mosaico muy hermoso. Pero, hay quienes desean entrar a este peque descanso galáctico por los túneles negros imprimiéndoles a sus máquinas una gran velocidad y cancelándole a los puesteros una cantidad de dinero en valor internacional.

Los humanos son falsos y depredadores. Vienen con iguanas, alcatraz, venados, jabalí, cachicamos, pangolines y otras especies para vendérselos a los agentes de laboratorios que producen fármacos. Son falsos. Están dotados de largas pezuñas y dotados de un poder persuasivo para delinquir y engañar, mientras están acá, regresan a sus cuevas muy temprano para libar licor, ya muy al atardecer cuentan sus historias, llegan en viejas naves y su personal se esconden en las copas de los árboles para delinquir y observar el ir y venir de los ciudadanos.

En las montañas, puedo observar como cumplen el ciclo de la metamorfosis y se vuelven a untar alrededor de las comadrejas y ratas para conversar sobre cuestiones domésticas.

Muchos viajan de un lugar a otro. Desean un mejor porvenir, pocos quieren proseguir en sus tierras originarias y seguir sometidos por la fundamentación de doctrinas extrañas de un mundo político estalinista. Algunos fueron encapsulados y como pichones lanzados a la calle para engañar inocentes y, otros se convirtieron en gansos, aves para volar lejos e instalarse en otros dominios y convivir con los rapaces. En estas tierras, los terráqueos fueron avergonzados y se les tiro a las orillas de los ríos y parques, otros del camino a la gran capital y, con sus hembras e hijos fueron dejando sus surcos en el camino, hasta enfermarse de viejas gripes y alergias.

Ya el clan pernicioso de Oriente, se había apoderado de la tierra, rica en minerales de su agua y gas para regalárselo a los caminantes y cazarrecompensas, además del oro. Eso pasa en mi país, muchos viajeros se llevan su riqueza y la gente empobrece y los que rigen los monopolios se llenan de muchas riquezas. Estamos totalmente despojados de un nivel de Bienestar. El Rey, quiere revivir las viejas historias mesopotámicas y de tierras santas. Todos los días aparece con su caja de música para cristalizar sus sueños.

Algunos extranjeros ya son colonos y gritan entre las sombras, buscando el aboral, alguien quien los encaje de nuevo en el vientre de sus progenitoras. Desean regresar al pasado, cuando sus abuelos y padres son los culpables de este vil engaño a la conciencia al elegir pordioseros en el campo de la retórica y no saben hablar en las plenarias entre planetarios.

La amistad es una fase periférica de la cordialidad, nadie es amigo y es una falsa imagen conceptual en el mundo telématico

En el Valle de la Muerte, hay muchas sogas colgando en las copas de los árboles y los fallecidos, lucen sus largas batas blancas o cubiertos de celofán sanitario. Otros con sus eructos nos hacen recordar sus tiempos de esclavos. Otros, de sus labios brotan la sangre y entre gritos y aullidos anuncian su prisión, esperando ser presas de un mayor castigo, caen de bruces sobre el suelo mojado.

Todo, se convierte en una histeria fantástica, una verdad histórica de cada acontecimiento y un minucioso cotejo de anécdotas, fechas y cronologías del pasado, es una ignorancia colectiva, ya muchos sienten el olor del incienso en las mercaderías para preparar a sus muertos. Buscan el mejor incienso, mirra y estoraque para elevar un humo purificado que limpien sus almas por haber creído en el Rey. Que desea todo el poder para gobernar el Oriente.

Ya no hay tiempo para desgarrarse en llantos. Un llanto sacado del pecho, un lloriqueo constante, porque los maestros ganan menos y, para colmo los sistemas planetarios no funcionan en cuanto a comunicación. La mayoría guarda silencio y, hasta en las viejas casonas rezan y oran en ese silencio que llega hasta los sepulcros.

Las mujeres buscan los riscos y, las mujeres con su disciplina de siempre se llenan de engrosadas telarañas para cubrir su desnudez e irse al ordeño de sus animales, porque sus maridos no quieren trabajar y el Estado les regale todo. Le dicen que esas tierras son suyas y del Rey y hay que defenderlas hasta llegar al Valle de La Muerte, Cada uno, tiene un significado para los hijos, quienes se largaron a otras tierras de mayor provisión y libertad. Ahora, el llanto cubre nuestros pechos.

Ya la llanura era hueca, alguien de un gran espíritu manifestó que había riquezas en ella, y los alquimistas y esquiladores se manifestaron y con sus pesadas máquinas limpiaron hectáreas de terrenos y acumularon montones de tierra que, hoy es el hogar de unos grandes insectos provenientes del planeta Rikusita que se alimentaban de la sangre animal como humana, porque ahora todos desean ser caudillos en sus propios planetas.

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 

 

 

Más recientes de Emiro Vera Suárez

Ideología o normas sanitarias, lo prioritario en tiempos de pandemia

Ideología o normas sanitarias, lo prioritario en tiempos de pandemia

Lo sanitario debe prevalecer en esta pandemia y los desperdicios deben ir a un lugar destinado para tal fin y llego el final de los apocalípticos integrales, una nueva fase ideológica se avecina para fomentar el desarrollismo al lado de la economía 13/06/2020

Fortaleza del chavismo en el mundo

El pueblo debe unirse junto a los Estados en planes unitarios de trabajo 10/06/2020

Mostrando: 11-15 de 1.492