Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Biologiayantropologia escriba una noticia?

Pendientes

06/11/2014 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cum-fidentia es tener seguridad, confianza en otro que conlleva, a su vez, valor, arrojo, resolución, firmeza; porque ya no me siento solo, sino arropado y respaldado. Común afianzamiento supone también fe compartida, cum-fides

ESTAR PENDIENTES

 

Publicado en Levante, 14 de octubre de 2014

 

Cum-fidentia es tener seguridad, confianza en otro que conlleva, a su vez, valor, arrojo, resolución, firmeza; porque ya no me siento solo, sino arropado y respaldado. Común afianzamiento supone también fe compartida, cum-fides: ese intangible que no puedo corroborar más que cuando previamente he depositado en esa persona o institución mi confianza. Mi amigo me comenta que la mejor solución para nuestra vida es la confianza.

 

Esto supone mutua dependencia. Por eso, las actuales “declaraciones de independencia” tanto políticas como sociales, familiares o personales son, desde un punto de vista antropológico y social, fantochadas de inmaduros. Ya se sabe que la adolescencia es la época en la que los padres se vuelven raros, incomprensibles e incapaces de entender las cosas más obvias.

One of us, uno de nosotros

 

En realidad, todos dependemos de todos. La cuestión no es la del adolescente, porque esa se cura con el tiempo. Lo grave es que, con el transcurrir de la vida, no se aleje uno de esa situación y la inmadurez se vuelva crónica. Entonces nos encontraríamos con gentes que se vuelven azarosas, incoherentes, que dicen y hacen lo primero que se les ocurre y, en el fondo, marginales, aunque fueran numerosos. Y sucede que se pasa inexorablemente a un estado de centrifugación gaseosa que consiste en la falta de sustancia, de densidad, de comunión, de común unión. Sálvese quien pueda. Comunión no es unicidad, ni pensamiento único o políticamente correcto. Es armonía en la pluralidad. Y la unión armoniosa se funda en el amor que unifica, que es el centro que une lo diverso para construir el gran edificio social, el cañamazo vital. El amor es el quicio de la persona, en dónde se asienta. Alguien desamorado es, en el fondo, un desquiciado. Porque el desamor es la tosquedad de considerar al otro, al distinto, al diferente, como extraño, extranjero, hostil: no es uno de nosotros. One of us, uno de nosotros, es la preciosa campaña pro-vida de más de un centenar de eurodiputados. Si no hay mirada amorosa se deshumaniza porque se despoja al otro de su humanidad. Humilla. El desafecto, aunque todavía no llegue al odio, es inhumano por insolidario. Francisco de Asís, el del hermano sol y hermana luna, lo dice de una forma adensada: “El amor no es amado”. Y entonces carece de sentido disyuntivas dependiente-independiente porque se hace evidente que lo importante es estar-pendiente. Atento a las personas, vigilantes y en guardia, porque el amor despierta las mejores energías.

 

 

Pedro López

Grupo de Estudios de Actualidad


Sobre esta noticia

Autor:
Biologiayantropologia (163 noticias)
Visitas:
1041
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.