Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jb. Viñals Cebriá. Redactor. escriba una noticia?

Pedro Sánchez, recoge el testigo para ser quíen con su presidencia se exhumen los restos de Francisco Franco

12/08/2018 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

---------------------La guerra de nunca acabar----------------------

 

 

Por una parte: Pedro Sánchez,   recién presidente del Gobierno, PSOE, -que como un verdadero poseso ha recogido el testigo para ser bajo su presidencia del gobierno se  ordene  exhumar los restos  de  Franco, pretensión, que como se sabe la dejó inconclusa José Luis Rodríguez Zapatero, -quinto presidenteel Gobierno desde la transición democrática, tras su victoria en las elecciones generales de 2004, y de nuevo en la IX legislatura, tras revalidar su cargo en los comicios de 2008. Los referidos dos presidentes son pertenecientes al PSOE. 

Por otra parte: “Cuadernos para el Dialogo, Madrid, 2 de abril de 1979, Atalaya de la historia”, con el titulo: “No todos fueron culpables Por Fernando Valera” “Hasta a la prensa de Estados Unidos ha trascendido la polémica en que se ocupan los periódicos de España, removiendo la sangre derramada durante la guerra civil por el terrorismo revolucionario de uno y otro bando, “Los fantasmas de los muertos ladran hoy de nuevo a Santiago Carrillo, a quien la propaganda franquista atribuyó en su día la matanza de Paracuellos, leo en un periódico americano. En vano el secretario general del partido Comunista Español, como tantos otros de sus compatriotas, se afanan por dejar atrás las alucinaciones de la guerra. “Enterrad de una vez a vuestros muertos, se oye decir a veces a la nuevas generaciones que no vivieron aquellos horrores; pero los espectros vuelven siempre, en cuanto se remueve un poco la tierra en los inmensos osarios de los mártires insepultos. Y es que la guerra de España, como drama de dimensión universal, no puede ser enterrada en la conciencia atormentada de la humanidad mientras no sea reparado el inmenso crimen cometido con España, Y no vamos camino de ello (…).

Yo no quiero entrar en ese certamen de atrocidades. En la guerra de España no hubo ni más ni menos ferocidad que en todas las guerras civiles, en todos los tiempos y latitudes. Lo que no acepto, lo que rechazo indignado, por insincero, y porque para mí constituye la prueba de que el espíritu de facción no ha desarmado todavía, es el argumento del <más eres tú> lo que no puede dejar sin respuesta es ese grito del señor De la Cierva, citado por James M. Markhan en reciente crónica del “International Herald Tribune de 13 de enero: Todos fuimos asesinos.

------------------------Necesitamos orden y trabajo---------------------------

Como recuso también aquel otro slogan, igualmente inaceptable, con que mi amigo y compañero de candidatura en las elecciones a Cortes de 1936, Juan Simeón Vidarte, tituló su por otra parte excelente y bien documentado testimonio de su guerra de España: Todos fuimos culpables.

No. Es muy cómodo consolarse ahora, diluyendo con dimensión universal la culpa y el arrepentimiento, adoptando el epifonema de Alberto de Lista: <<Llorad, humanos ----todos en El pusisteis vuestras manos. Es muy cómodo, pero inexacto e inaceptable. Porque en el caso de España hubo quienes no fueron asesinos a pesar de estar sumergidos en la epidemia de criminalidad que invade toda sociedad inmersa en una guerra civil; ni fueron tampoco culpables de haber acumulado la leña del odio fraticida que necesariamente había de desencadenar el incendio. Si muchos de los que ahora se percatan con tantos años de retraso, de que existen unas normas de convivencia civilizadas propias de hombre libre, lo hubieran comprendido así en el año 1936, cuando los republicanos presididos por don Manuel Azaña preconizaban una política de paz, basada en el estricto acatamiento a la Constitución, probablemente no habría habido ni sublevación militar, ni revolución social, ni intervención extranjera, ni cuarenta años de implacable dictadura (…)”.

Por hoy se concluye la trascripción, no sin antes referirme aunque eso sí muy brevemente con esta muy necesaria e inevitable aclaración: Tanto los políticos como los militares militantes republicanos, -nada tenían que ver con los políticos comunistas ni con aquellos milicianos frente populistas. Nada que ver, los gobiernos republicanos del exilio, con los gobiernos de Zapatero y Pedro Sánchez.


Sobre esta noticia

Autor:
Jb. Viñals Cebriá. Redactor. (430 noticias)
Visitas:
7069
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.