Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Tras los pasos del rebelde que puso en jaque a los señores de Al Ándalus durante décadas

28/10/2019 01:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Omar ben Hafsún fue un rebelde, un guerrillero medieval, que mantuvo en jaque durante casi cuatro décadas al emirato de Córdoba, allá, en el salto entre los siglos IX y X. Tanto fue su poder que llegó a fundar a su alrededor un casi reino independiente con capital en Bobastro (en la actual provincia de Málaga). Ese personaje, no desconocido, pero sí desapercibido para el gran público ha sido el que ha provocado que un directivo de banca se haya lanzado a la novela. El escritor se llama Bernabé Mohedano (Madrid, 1979) y su debut se titula El señor de Bobastro (Esfera de los Libros, 2019).Mohedano, que ha trabajado en el sector de la comunicación y lleva más de diez años ejerciendo como directivo internacional en el Banco Santander, ha dedicado cinco años de labor a su primera novela. Confiesa que descubrió de un modo bastante inesperado a Ben Hafsún. "Mi padre me regaló un libro sobre reinos olvidados en la historia de España y aparecía allí. Mi familia es de Andalucía y como Bobastro estaba en Málaga fui a ver las ruinas. Comencé a leer sobre todo el tema, había muchas cosas a nivel académico, pero en plan popular, casi nada: alguna mención indirecta en alguna novela, pero poco, muy poco. Así que me lié la manta a la cabeza".¿Por qué se convirtió en un rebelde Omar contra el dominio de Córdoba? "Era una época más compleja de lo que imaginamos", explica el escritor. "Entraron muy pocos árabes y bereberes, así que la mayoría de la población era hispana, sometida a una élite extranjera. Este levantamiento viene por la presión de Abderramán II a mozárabes y muladíes".Sin embargo, Mohedano no ha elegido al propio Ben Hafsún para contar su historia, sino a uno de sus lugartenientes, Alfonso. "Le di muchas vueltas", cuenta el autor, "y Alfonso me pareció que tenía una perspectiva cercana, que conocía toda la historia, pero a la vez tenía el poder para relatar al personaje con sus luces y sombras... Ya se sabe que si uno cuenta su propia historia, suele ser más magnánimo, y no quería un héroe monocromático". En cualquier caso, Mohedano afirma que "Alfonso apareció para contar la historia de Omar, pero acaba siendo el gran protagonista".A través de esos personajes Mohedano construye una novela histórica, llena de aventuras, épica, aventuras y traiciones, luchas de poder, ambientada en Al Ándalus. Hasta hay espadas casi míticas... ¿reales? "Esa espada me la traigo de los vikingos, pero es real", explica. "Eran unas espadas de la época a las que hoy en día se las ha hecho pruebas científicas por su dureza. El nombre era, en realidad, la marca del armero. Yo quería tener una espada casi mitológica, algo así como la Tizona del Cid. Y ahí aparece la espada Ulfberth. ¡Si hasta se llegaron a hacer copias y réplicas falsas, como las Gucci del top manta de hoy!"Este directivo -que se define "lector en término absoluto", cuya madre es profesora de Historia y "se ha criado entre libros"- habla con auténtica pasión de la época de Al Ándalus: "Aquella época era una auténtica locura, resulta incomparable con la nuestra".Sí, y también un momento polémico, que bascula entre los mitos de las tres culturas y la Reconquista. "Esa convivencia de las tres culturas es bastante ficticia y utópica, pero tampoco es correcta la visión de que eran sociedades totalmente enfrentadas", dice. "En los textos académicos hay distintos enfoques, como escritor no trato de posicionarme, sino de tirar del hilo que mejor me sirve y tratar de ser coherente", relata su forma de trabajar y concluye: "Es ficción, aunque esté documentada, pero claro siempre te puede salir alguien que diga que Al Ándalus fue un oasis de paz".En la novela, se puede observar el uso de la religión que en aquel tiempo daba Omar: fue muladí, chiíta, cristiano... "Todo podía cambiar, al final yo me sumerjo en la novela en cincuenta años", afirma Mohedano, "Omar jugaba con la religión como un comodín, porque una persona que cambia de credo tres veces solo podía verla religión como un arma de poder. Era bastante complejo, pero si no conoces al personaje solo puedes preguntarte ¿cuanto de verdadera era su fe?".Admirador de Chaves Nogales, Mohedano afirma haber escrito "una novela histórica clásica de aventuras". ¿Cómo casa eso en la vida de un directivo de banca? ¿Ha influido su profesión en lo que cuenta? "Lo tengo muy separado, para mí escribir es una forma de desconectar", asegura, aunque reconoce que "quizá" haya influenciado algo su trabajo en la novela: "Estoy constantemente viajando y eso me ha dado una cierta perspectiva de que el mundo no es tan grande y que el ser humano es igual, estés donde estés. En la novela, hay un periplo de Alfonso por el Mediterráneo y quizá ahí he volcado mi propia experiencia".Bernabé Mohedano desea que El señor de Bobastro ayude a aprender. "Los españoles, en cierto modo, desdeñamos Al Ándalus, lo vemos como si no fuera nuestro. Eso de Asturias es España y lo demás es territorio conquistado, pero aquellos también eran hispanos: Abderramán III, por ejemplo, no había venido de Arabia Saudí, sino que varios de sus abuelos eran de aquí, tenía ojos claros, etc.", reflexiona. "Así que no aspiro a enseñar, pero me gustaría que tras leer la novela, a la gente le pique la curiosidad, quiera saber más..."


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (48151 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
686
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.