Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Halcón Cultural escriba una noticia?

Ostia u Hostia, verdad o mentira, Cela o Formoso...

10/10/2011 15:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Espero no sumarme a la lista de los muchos escritores que murieron en la miseria, y que una vez bien muertos y enterrados, entonces el mundo descubre que eran la "ostia" (u hostia según la RAE ).Por si acaso, yo ya acabé mi primera novela... por lo menos para mis herederos... Y hoy, tan señalado día, voy a ver la lista de los "selectos" finalistas del premio Planeta 2011 , porque ésos sí que tienen que ser la ostia (u hostia):

El heredero de Abdel, Albaro Eulate (seudónimo)

El judío, Ángeles Pérez Triguero

La trampa del diablo, Juan Brian Doyle

La flor del nilad, Manila (seudónimo)

La sombra de un desconocido, Gadea Fitera (seudónimo)

Todos los gatos quieren zapatos, Marta Plater

El emperador del fin del mundo, Agustín San José (seudónimo)

El hombre de Oriente, Thomas Harding (seudónimo)

Arpegio, Augusto Montserrat (seudónimo)

La segunda vida, Francisco Carreño Espinosacaba

Seguro que ninguno de ellos conoce al señor Lara y, seguro que tampoco, ninguno de ellos tiene buenos agentes literarios que les abren las puertas de los certámenes literarios, pero no niego que en la lista pueda, incluso, haber algún escritor de talento.A propósito, ¿quién se acuerda de María del Carmen Formoso ? Imagino que nadie, pero de Camilo José Cela sí, que en 1994 ganó el prestigioso premio Planeta con la obra: "La cruz de San Andrés" , y que cuatro años más tarde, la verdadera autora del libro, la mencionada Maria del Carmen Formoso, denunció por plagio. El señor Lara, negó la acusación, Cela no podía porque ya estaba muerto y su viuda cobrando derechos de autor, así que el asunto continúa en la Justicia. Y yo me preguntó: ¿El señor Lara va a ser tan imbécil de reconocer que su premio es más falso que Pinocho ?, ¿qué el primer premio no va para el mejor autor sino para el que más va a vender? No, si ahora resultará que a este hombre sólo le interesa la cultura de este país, que lo del dinero es secundario. Y me sigo preguntando, ¿a una escritora desconocida le da un buen día por denunciar a uno de los grandes escritores de este país simplemente porque se aburría? Hombre, hay cosas que están tan claras que no deberían ni dudarse. Primero , que el señor Lara no regala el dinero y si una novela gana el premio Planeta es porque va a vender, porque ese señor, de tonto, no tiene un pelo. Segundo , que Cela en sus últimos años vivía del cuento, su viuda también. Tercero , que por las leyes de la casualidad, más de un año el premio debería caer en manos de un escritor novel, porque España y Sudamérica está llena de grandes escritores noveles, que se presentan año tras año a un premio, que año tras año, juega, humilla y dilapida las ilusiones de artistas llenos de esperanza.

Son tiempos de crisis y de revoluciones, que es la única manera de salir de las crisis, pero por el momento, arriba siguen los de siempre, los que se consagraron por ser: amigo de, sobrino de, hijo de, o aparecer en la caja tonta al lado de Belén Esteban.

Ni que decir, que este círculo privilegiado está cerrado a cal y canto, y en él se ponen las botas, los consagrados de siempre, los consagrados vivos y los consagrados muertos, por eso existe otra viuda que comenzó también a vivir del cuento, que en una entrevista sobre su difunto marido nos decía así: "Él nos quería..." ¡Ostia! (u hostia)... Cuando dice -ÉL-, se refería a su Semidios Saramago Difunto, y cuando dice -NOS- se refería a nosotros, a todos los simples humanos. Para mí es un consuelo que Saramago me quisiese, y para ella también, que una semana después de su muerte ya estaba preparando la edición de todos los textos escritos y por escribir para un nuevo libro desde la tumba. Si su difunto marido levantara la cabeza, probablemente exclamaría: ¡ostia! , pero sigo sin saber, si con -h- o sin -h-, yo la escribo siempre sin h: Ostia, y si estoy muy enfadado añado, ¡ostia puta! Que el señor me perdone. Amén


Sobre esta noticia

Autor:
Halcón Cultural (9 noticias)
Fuente:
joseduranonline.com
Visitas:
1888
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.