Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Opinión: Algunos casos de recuperación y desarrollo económico

18/03/2016 22:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Oscar Morales/ Economista / omoralesrodriguez@gmail.com imageOpiniónA lo largo de la historia universal, muchos países han padecido catástrofes naturales, guerras devastadoras, debacles económicas y aplicaciones de sistemas económicos desafortunados, pero han podido resurgir de sus crisis. Uno de los casos exitosos de una recuperación económica 'milagrosa' corresponde a Alemania y a Austria después de la II Guerra Mundial. Estos países quedaron bajo los escombros, había nula actividad económica por toda la destrucción de la guerra, escasez de alimentos, altísimo desempleo, inflación sideral (el Reichmark, la moneda de la época, no era aceptada por la profunda pérdida de confianza en el sistema monetario y preferían el trueque), controles por doquier que finalmente agravaron aún más la crisis, proliferación del mercado negro y la corrupción, como consecuencia de todo el escenario calamitoso.¿Cómo se produjo el 'milagro'? Se implementó una reforma económica que propuso como anclas la reducción del gasto público, la legalización de una nueva moneda (nace el marco alemán), supresión de los controles, vetar la posibilidad del déficit público y leyes de compensaciones para ayudar a la población más vulnerable. Complementariamente, el Plan Marshall también colaboró en el proceso de restauración económica, pues, esos recursos fueron utilizados para el financiamiento de inversiones productivas que produjeron un aumento portentoso de la producción industrial. En otras palabras, el 'milagro alemán' fue posible debido a que el Estado intervino creando un ambiente con normas transparentes que estimularon un crecimiento sostenible, sin necesidad de asfixiar la iniciativa privada, los derechos de propiedad, la competencia, ni ningunas libertades. Por su parte, España tiene otra novela de éxito económico. Reseña la literatura económica que desde 1959 a 1973, España vivió un impulso económico debido a un conjunto de reformas que hicieron posible emprender un proceso de industrialización, ampliación de su infraestructura, modernización de los servicios públicos, apertura al mundo y convertirse en un destino turístico por excelencia.Estas razones predominaron para que superaran el subdesarrollo, rescataran a muchas familias de la línea de pobreza, y sea ejemplo a seguir de cómo es posible superar el atraso económico y social (hasta mitad del siglo XX, este país era igual o más atrasado que cualquier nación de nuestra región, valga la consideración).El ejemplo de China también es útil verlo de cerca. El despegue económico de este país ha sido asombroso. A pesar que desde la década de los 70 se empezaron a promover cambios en el esquema de su modelo económico (desmontaje paulatino de las estatizaciones, eliminación gradual de la planificación central, descolectivización de la tierra, supresión de los controles y de políticas proteccionistas, entre otras), no fue sino hasta los 90 que el país se ha inundado de inversiones de capitales, liberalización económica, incentivos para las creaciones de ejes industriales, aumentos progresivos de su productividad, una transformación sorprendente de su economía agrícola a una industrial pujante y atrevimientos hacia el desarrollo tecnológico.Esto no son 'milagros', esto no son fenómenos, esto simplemente es racionalidad, sensatez, poner el esfuerzo y trabajo productivo como lanza prevaleciente, generar incentivos positivos, decisión coherente frente a los hechos prácticos-reales y mucho pragmatismo.¿Cuáles son los denominadores comunes de estas historias? Recuperación de confianza, déficit público controlado, procurar la estabilidad monetaria, respeto a las libertades, inversiones productivas, disciplina en el ahorro nacional, industrialización, crecimiento de los niveles de productividad, competencia y obediencia a las leyes económicas.¿Si los países exitosos transitan hacia un sentido, por qué insistimos en ir al contrario? Lo que está a la vista no necesita anteojos, reza el refrán. Está bien, no podemos ser un calco de estos países por nuestras características particulares, pero empecemos a construir por medio de un acuerdo nacional nuestra fórmula de éxito económico hoy, mañana siempre será tarde.


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (18162 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
71
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.