Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Ningún rey vale la abnegación de un pueblo

6
- +
06/12/2018 17:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La libertad de un pueblo no se compra, se toma. No se regala, se conquista. No se implora, se alcanza

Es cosa muy común a la monarquía mirar como propio lo que recibió por gracia del pueblo. Hoy era un buen día para agradecer a los españoles su lucha contra el franquismo, porque no fueron los gobernantes quienes nos libraron de tan repudiable sistema político, sino todos aquellos que lucharon y murieron por defender la democracia. Pero estos elegidos por nacimiento tratan a su pueblo como a rebaños; disponen de ellos como de animales que les pertenecen, reduciéndoles a la clase de esclavos naturales.

Lo que aleja al régimen del 78 de los principios de modernidad y respaldo social y lo acerca a la explotación de los derechos y garantías de los ciudadanos, es el enfoque de su inexistente indagación de las necesidades populares.

Su objetivo debiera ser abatir la aquiescencia al caciquismo, porque el cambio político y social pasa primero por una conciencia espontánea y lógica del estado de dominación sufrido y del absurdo de esa condición, con su consiguiente rechazo y autodeterminación.

¿Entonces, por qué el pueblo sigue sometido, no diría que voluntariamente, pero sí resignado cuando, pudiendo escoger entre la servidumbre y la libertad, prefiere abandonar sus derechos inherentes para cargar con un yugo que causa su daño y le embruta?

Sobre este servilismo voluntario es urgente plantearse unas preguntas que siguen sin respuesta a día de hoy, y que desafían incluso el entendimiento de la sociedad postmoderna, donde la democracia en mesa redonda y los argumentos probables se ha convertido en la mediocridad del enfrentamiento y los eslóganes adulterados.

La democracia es un bien que, sin la guardia de todos, puede transformarse en una caja de Pandora

Hoy, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado el decepcionante discurso de Felipe VI durante los actos en el Congreso por el 40º aniversario de la Carta Magna, y l o ha hecho con toda la razón del mundo. Porque no sólo ha sido decepcionante, ha sido también, engañoso, frustrante, triste, una burla.

La democracia es un bien que, sin la guardia de todos, puede transformarse en una caja de Pandora. Y es que el descuido indolente del pueblo sufrido es la antesala de la servidumbre.

La indiferencia, la incapacidad de percibir la fuerza del destino colectivo y el desconocimiento de la propia historia desembocan siempre en la docilidad soberana.

Es la voluntad la que transforma el deseo en realidad. Si falta esa voluntad, el deseo se subyuga. Vivir la libertad y protegerla de los oligarcas que se esconden en los artículos tapados de la Constitución es una tarea necesaria que todos tenemos.

Por eso, hoy, en el día de la Constitución, en su 40 aniversario, podemos, debemos y necesitamos alzar la cabeza y decir no; porque ya basta de invisibilizarnos y dejarnos al margen de los logros sociales. No estamos sujetos al mero pago de los impuestos que mantienen al Estado, somo parte imprescindible del Estado; somos el pueblo soberano.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (105 noticias)
Visitas:
42
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.