Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sedelu escriba una noticia?

Que nadie me toque mi Ferrari

10/10/2009 14:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tiene sus problemas amar los Ferrari, como Giordani

Me encantan los Ferrari, creo ser único en este gusto capitalista,

ahora con este socialismo extraño,

enigmático,

paranoico,

de doble cara,

se siente uno rechazado, como un paria.

Lo cierto que me encantan todos los elementos capitalistas:

los viajes al exterior,

pasear por Venecia,

caminar por la Quinta Avenida de New York,

comprarme todos los trajes que pueda,

meterlos en vestiers tamaño industrial,

me importa muy poco lo que diga la humanidad,

sobre todo los chavistas.

Los veo cuando hablan en secreto,

señalándome con el dedo,

“Compró un Ferrari.”, dicen y sonríen maliciosos,

Me siento más protegido ahora,

con un Ministro revolucionario y amante del placer capitalista como yo,

él no lo niega: le encantan los Ferrari,

es posible que quiera comprar varios por comodidad,

excentricidad,

grandeza, diría yo.

Manejar un Ferrari es mejor que tener un Mercedes Benz,

tiene sus contratiempos, lo se,

más que eso, sus amarguras y desvelos

El Ministro Giordani no podría correr su Ferrari de turno en Caracas,

por los “huecos de Barreto-Bernal-Jorge Rodríguez”;

tampoco podría hacerlo en la Autopista del Centro,

Que nadie me toque mi Ferrari, si lo hicieran por lo menos tienen que quitárselo primero a Giordani,

por los huecos de Diosdado Cabello-Rafael Isea, etc.

En mi caso particular, en la provincia no se escapa uno del mismo mal,

mi Ferrari ha caído en multitud de huecos,

dejados por la alcaldía,

los trabajos de activación del gas,

trabajos del gobernador,

todos los días rompen las calles,

creo que es una política humanista del Estado.

A los trabajadores que realizan esa labor se les ve en la cara

la satisfacción de la obra realizada y cumplida,

“la rompimos”, parecen decir,

realizan esa actividad perfectamente pero se olvidan de un detalle,

insignificante de por si: cerrar el hueco nuevamente.

Mi Ferrari está ahora en reparación,

pero me he comprado otro mientras me arreglan el primero,

estoy disfrutando de las mieles del capitalismo extremo,

en medio de un gobierno socialista del siglo XXI

que nadie me toque mi Ferrari,

si lo hicieran

por lo menos tienen que quitárselo primero a Giordani,

a los de la plana mayor de PDVSA,

estos chicos simpáticos,

excéntricos,

que tienen el mismo amor que yo,

por la grandeza,

el lujo,

pasión por el Ferrari


Sobre esta noticia

Autor:
Sedelu (160 noticias)
Visitas:
965
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.