Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sedelu escriba una noticia?

Nada en realidad ha cambiado

05/06/2009 18:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde Carlos Andrés Pérez, sus dos presidencias, Herrera Campins, Caldera hasta llegar a Chávez nada en realidad ha cambiado

Muchas veces no es importante la realidad sino la ficción que nos presentan los medios de comunicación, será por eso que hace mucho tiempo cuando se inauguraba la televisión en Venezuela, y se hacían las pruebas, cuando no existía video ni nada parecido, las novelas se hacían en vivo, si se equivocaban los actores y actrices, mala suerte, cuando estábamos asombrados por esa pantalla estúpida y la mirábamos por horas en las casas vecinas, mi padre dijo no compraremos televisor, Lourdes, dirigiéndose a mi madre. Aunque con el tiempo mi padre bajó la guardia y compró la caja boba, o caja del idiota. Es que es imposible, digno de héroes ir en contra de la corriente. A través de la televisión se envenenan las mentes, se desvirtúan los valores que deben enseñar los padres a sus hijos. De alguna manera los padres pasan a segundo, tercero o último lugar, no existe más comunicación entre la familia. Luego los padres comienzan a ver los resultados de la deformación en el lenguaje de sus hijos, la incomunicación. Sabemos que la función de la televisión, el cine, los periódicos es crear una apariencia de realidad, es increíble que todo eso pueda ocurrir viendo una pantalla, tanto plana como de cristal líquido, de todos los tamaños posibles. Estos medios existen para crear la realidad, es mentira que tengas la potestad de vivir la vida, en realidad no vives, eres un cadáver creado por los medios. En esa época eran los medios de comunicación los que imponían presidentes, campañas costosas. Vimos, el célebre pitico de Piñerúa, que insinuaba la melodía de la cuña famosa : pi-ne.rúa, correcto . Vimos como un personaje llegó a la presidencia de Venezuela porque brincaba charcos. Si señor, Carlos Andrés Pérez llegó a la presidencia de Venezuela dos veces gracias a su carismático eslogan, ese hombre si camina. Después, con el tiempo, he pensado que nadie debe llegar a la presidencia porque camine mucho, brinque charcos, recite poemas, cante rancheras. Esos eran los medios de comunicación que teníamos, se hacían millonarios en época de elecciones. No cambiaba nada en nuestro país, toda seguía igual o peor. Luis Herrera Campins, el presidente comedor de torontos, bonachón él, dijo: recibo un país hipotecado, y después lo hipotecó más aún. Eran frases construidas por el momento político. Estamos concientes que nunca vivimos en democracia, eso si, se permitía el robo descarado, turnándose los delincuentes de turno cada cinco años. Donde más se veían estas cosas descaradas era en la construcción, el Estado le daba un proyecto a una empresa, pero el que realizaba la obra estaba en el guiso, al terminar dicha obra este constructor pagaba una cuantiosa cuota para el partido de turno. Así pagaban sus campañas costosas, así se construyeron grandes fortunas. Pero esto no cambió con la llegada de la revolución, ahora se hace lo mismo, pero con nuevas leyes socialistas, que aparentan que todo cambió. El Estado Venezolano tiene una enorme responsabilidad en esta época, llena de crisis, la peor que le ha ocurrido al capitalismo mundial. El Estado Venezolano, critica al capitalismo, pero vive de él, actúa como el mayor capitalista, y lo es, dueño de la energía, de las comunicaciones, controla la educación, la salud, compra vacas importadas a Argentina y Brasil, hace negocios con Irán, Rusia, China, sin ningún tipo de complejo, como si fuera un particular, sin controles de ningún tipo. Pero el ciudadano corriente cada día está mas castrado, inseguro, se le trata de domesticar, quitándole lo más importante y vital que tiene: la propiedad. El concepto de propiedad cambió con la era Chávez, ahora todo es del Estado, incluso la propiedad privada. Esta incongruencia existe en la realidad, la ley dice una cosa y en la práctica se hace otra. Lo cierto es que no hay seguridad jurídica en algo fundamental como la propiedad privada. Las tierras son de aquel quien las trabaja, dice el Estado socialista, y con la ley de tierras se han cometido exceso de injusticias, porque cuando el Estado las expropia y se las otorga a una cooperativa socialista, desordenada y caótica, estas tierras quedan en unas condiciones de empobrecimiento, peor que cómo estaban antes. Es por una simple retaliación política, una propaganda que busca el Estado. Este comportamiento está acabando con la producción, ¿quién se va a arriesgar a trabajar en la agricultura? Llegó la hora de la verdad, y ella es que Chávez y este gobierno militarista no sabe gobernar en la escasez, se acostumbró a comprar todo al exterior, destruyendo la posibilidad de auto abastecernos en algunos rubros alimenticios. Venezuela de alguna manera está subsidiando a nuestros países hermanos, Bolivia, Argentina, Brasil, Nicaragua. Mientras más compramos al exterior más dependientes somos, le hacemos el juego a estos países y apoyamos esta gran estupidez. Un mal concepto socialista de lo que es solidaridad, porque primero debemos desarrollarnos nosotros, y una de las maneras es sembrando el petróleo. Este ha sido el peor gobierno que hemos tenido para convertir a Venezuela en una potencia agrícola, de esta manera no lo haremos nunca, menos destruyendo la industria Nacional, con retaliaciones políticas en contra de los empresarios que no aceptan direccionamientos. Largas colas en Mercal de personas comprando los alimentos, parecen muertos en vida, llevando sol como una teja roja rojita, para conseguir algunos alimentos más económicos. Y se habla de humanismo en este socialismo chimbo, que es una mezcla caótica de conceptos trasnochados, lo que se le ocurra a Chávez en un Aló Presidente. Eso es lo que se busca, controlar a las personas con este mecanismo perverso, acostumbrarlas a las dadivas y limosnas, que sean felices con su beca miserable. En lugar de darles la libertad, enseñarles un oficio, para que se ganen la vida de una manera honrada. Que se respeten como personas, aumentarles su autoestima. Poner a la gente a producir, porque eso es lo que necesitamos. ¿Que cambió en Venezuela?, ahora somos más dependientes, temerosos y manipulados.


Sobre esta noticia

Autor:
Sedelu (160 noticias)
Visitas:
507
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.