Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Halcón Cultural escriba una noticia?

Mis primeros meses como vegetariano: pasado, presente y futuro después de cambiar mi alimentación

16/02/2014 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Debo decir primero, que no marqué en el calendario el último día que comí un pedazo de carne o de pescado, pero sé que son más o menos, unos 5 o 6 meses. No fue una decisión de un día para otro, sino que fue llegando poco a poco, a través de otros cambios anteriores que ayudaron a que mi cuerpo comenzara el proceso de desintoxicación, en el cual aún me encuentro, pues está claro que no voy a limpiar en unos meses, años y años de barbarie alimenticia.

Sabiendo lo que sé ahora, debo agradecer a mis padres la genética heredada, pero no porque nunca haya estado enfermo, sino, porque a pesar de las tonterías y abusos que he cometido en mi vida, no me he muerto, y he podido llegar a tiempo (eso creo), para evitar males mayores en mi salud que tal vez, más adelante, serían irreversibles.

Durante toda mi vida padecí las enfermedades que padecemos todos, y que por el hecho de ser mayoría y tan frecuentes, acabamos pensando que es normal estar enfermo, pero no lo es. Esto no lo he leído en un libro lo he descubierto por experiencia personal, porque llevo varios meses sin enfermarme. Antes, los resfriados, empachos digestivos, dolores de cabeza, gripes, dolores en las articulaciones, espalda, músculos, tendones, conjuntivitis, moqueo continúo, inflamaciones en diferentes partes del cuerpo, etc. eran mis compañeros diarios de vida (o anti-vida yo diría), además de una hernia de disco que padecí hace unos 6 años.

Lo de la hernia y la Conjuntivitis , que mis "amigos los médicos" me hicieron creer que serían crónicas, sería muy divertido a no ser que hablo en primera persona y que el atentado psicológico lo viví yo mismo.

Cuando tuve la hernia, además de tratarme con cortisona y pastillas hasta hacerme engordar 10 kilos y envenenar mi cuerpo, me dijeron que sería "casi" un inválido para el resto de mi vida (gracias doctor por darme su opinión de manera tan constructiva), y en el caso de la conjuntivitis, que no parece tan grave, igualmente me sentenciaron que pasaría el resto de mi vida poniéndome colirio en los ojos, pues padecía (y hablo en pasado) un problema en mis glándulas lacrimales y mi cuerpo no producía las lágrimas necesarias, (esto se entiende sabiendo mi biografía personal, que pasé los 5 primeros años de mi vida llorando, probablemente porque nada más nacer un hombre vestido de blanco se dedicó a darme cachetes en mi suave y aún tierno trasero, y meses más tarde me dieron veneno y tóxicos en varias vacunas a las que no pude negarme porque todavía no había aprendido a hablar).

Pues bien, sobre la hernia, debo responder al doctor italiano que me sentenció, que se equivocó, que no sólo no empeoré, sino que ahora, con 44 años, soy más ágil que antes de la hernia: camino, corro (con pronombre y sin pronombre), salto, doy patadas (practico artes marciales), voy en bicicleta y soy capaz de atarme los cordones con una sola mano, con los ojos cerrados y aguantando en la otra mano una pesa de 20 kg, (debo aclarar que aunque soy capaz de hacerlo no lo hago nunca, porque es más fácil atarse los cordones con las dos manos), y la parte más afectada por la hernia, o sea, las últimas vertebras que son también las más involucradas en el bonito ejercicio físico-emocional-espiritual de hacer el amor, funcionan a las mil maravillas (para afirmar esto he debido antes pedir la opinión de mi mujer que accede voluntariamente a acompañarme en mis ejercicios, pues mi opinión personal nunca habría sido objetiva).

Sobre La conjuntivitis , hace muchos meses que lo único que pongo sobre mis ojos, son los rayos solares que me llegan por la mañana, de manera gratis y que aprovecho enfocando la cara al sol y cerrando los párpados. El último bote de colirio que encontré recientemente caducado, lo deposité en un cubo de basura después de dedicarle una solemne misa, agradeciéndoles los servicios im-prestados.

¿Y cómo he conseguido estos cambios "milagrosos" en mi salud? Lo primero que debo decir, que no hay nada de milagroso en mis cambio, sino que el verdadero milagro del ser humano consiste en que nuestra especie aún no se haya extinguido a pesar de los múltiples venenos y tóxicos que nos regalan "gratuitamente" cada día, las grandes industrias alimenticias y los "galenos".

Como comenté al inicio, los cambios nunca pueden ser drásticos, sería imposible. Por ejemplo:

- Fue imposible para mí parar de tomar café con leche de un día para otro, pues ya desde los 5 años me acostumbraron a tomarlo a diario, en esto mi madre no tiene culpa, pues a ella en su ignorancia, le enseñaron que la droga del café y el líquido blanco venenoso de la vaca eran muy buenos, cuando la realidad es que son muy malos, y juntos una bomba contra nuestra salud. Pero poco a poco conseguí parar de tomar leche primero, tomando en su lugar (cuando digo lugar me refiero momento, pues la leche no hay que sustituirla porque no aporta nada) leches vegetales (arroz, almendra o avena y quien pueda, horchata de chufa), y luego paré de tomar café. Poco a poco paré de tomar también otras drogas como el chocolate o el té, que tampoco aportan nada, solamente son estimulantes que no necesitas cuando te alimentas de manera natural.

- El siguiente cambio drástico fue parar de tomar carne y pescado. Para hacerlo, primero hay que informarse de verdad y dejar de desinformarse con los medios de "defecación" masiva, que nos venden la idea de que la proteína animal es necesaria, pues bien, no sólo no es necesaria sino que es perjudicial. La proteína en sí, tomada sin moderación ya es mala, y el ser humana la toma con exageración. Sería bueno investigar quien sale beneficiado de la ingestión excesiva de proteínas a la que sometemos nuestro cuerpo y que provoca innumerables enfermedades. La proteína vegetal es mucho mejor que la animal, pero tampoco es bueno abusar.

La carne presenta varios problemas , pero explicaré apenas 3:

1- Nosotros no somos carnívoros por naturaleza , si lo fuéramos tendríamos el intestino más parecido al de un tigre, pero lo tenemos más parecido al de una vaca, por algo será digo yo. Además no comemos la carne cruda como hacen los depredadores naturales, sino muy bien hecha, como le gusta a la mayoria, y lo que es peor, no comemos el animal recién muerto, sino comemos su cadáver, que en el mejor de los casos lleva muerto varias semanas y se ha mantenido sin pudrir gracias al uso de conservantes y venenos varios. Luego en la cocina disfrazamos el olor nauseabundo que produce un cadáver con condimentos especialmente diseñados para ocultar el peligro de comer cadáveres. De no ser condimentada, con seguridad, nuestro cuerpo que es muy sabio evitaría comer semejante porquería. Otro problema de la carne es que provoca ácido úrico. Los carnívoros de verdad no mastican la carne apenas y su intestino corto la expulsa rápidamente, en cambio, el ser humano la mantiene en su pobre intestino delgado durante días y a veces semanas, pudriéndose y cargando el cuerpo con un ácido úrico que nuestras defensas no consiguen eliminar, tomando la decisión menos perjudicial, o sea, instalándolo donde menos daño haga, que son las articulaciones. Con el tiempo esta medida preventiva de nuestro sabio cuerpo, acaba siendo una bomba de efecto retardado, y para constatar esto basta ver el estado de las articulaciones de personas de la tercera edad que han comido y abusado de la carne toda su vida, (si han hecho ejercicio, las consecuencias serán menos graves).

2- El segundo problema de la carne son los tóxicos con que son alimentados los animales: antibióticos, hormonas de crecimiento, vacunas, etc. que evidentemente luego pasan al cuerpo de quien los come. Se da el caso de pollos criados con arsénico, y lo curioso es que este veneno es inocuo para los pollos pero no para el ser humano.

3- El tercero y no menos grave es el "karma" negativo de animales que han vivido en cautiverio en condiciones "infra-animales", produciéndoles dolor y sufrimiento. Los animales, a pesar de lo que diga la "biblia manipulada", tienen espíritu, y ese karma negativo pasa luego a nuestro cuerpo cuando los comemos, haciendo que nuestro cuerpo espiritual se contamine, pasando después al resto del cuerpo, al emocional, al físico y al psíquico.

--> Sobre el pescado, vale lo mismo que con la carne, pero aún peor, pues han sido encontrados altos niveles de mercurio en los peces, y además el tiempo que ha pasado desde que son pescados hasta que son engullidos por unos herbívoros disfrazados de "leones", es mucho mayor que con el caso de la carne. ¿A alguien le gusta el olor del pescado sin cocinar? Cabría preguntarse, que parafernalias tiene que usar la cocina moderna para convertir un olor nauseabundo y vomitivo en un manjar, y además de los caros.

--- Ninguna especie animal gasta tanto tiempo y energía en cavar su propia tumba como la especie humana (realmente ninguna especie animal, excepto el hombre, gasta ningún tiempo en cavar su propia tumba ---

Dicho esto, añado, que yo no ingiero sustitutos de la carne y el pescado, puesto que la carne y el pescado no necesitan ser sustituidos. La comida vegetal a poder ser viva (sin cocinar) es el mejor alimento para el ser humano: fruta, verdura y cereales integrales deben ser la base de nuestra dieta. En cierta web en internet leí la estupidez de que la fruta engorda. Para demostrar lo contrario sólo tienes que comer más de 5 kilos de fruta (cualquier fruta) diario para comprobar que no sólo no engordas sino que tu salud mejora exponencialmente. En cualquier caso, tener unos kilos de más siempre es bueno para protegernos de cualquier eventualidad que nos impida comer (por ejemplo una guerra), pero siempre y cuando, esos kilos de más hayan sido adicionados con comida natural, y no con porquerías. O sea, 5 kilos de más con hamburguesas de McDonald, no te servirán para nada en caso de emergencia (sólo para intoxicarte más), en cambio 5 kilos puestos a base de frutos secos y comida vegetal te serán de gran ayuda cuando los mercados echen el cierre a causa de la crisis inventada.

Aquí debo romper una lanza en favor de mi madre, quien en su ignorancia me ofrecía café con leche, también me aconsejaba tomar mucha verdura y fruta, y yo no le hacía caso, de lo cual ahora me arrepiento, pues de haberla hecho caso, no habría padecido muchas enfermedades que padecí.

Antes y ahora

- Antes no comía frutos secos, y ahora como todas las semanas nueces, almendras, castaña do "Pará" (típica de Brasil, un verdadero manjar), pipas de girasol, pipas de calabaza, etc. - Antes sólo tomaba zumo de naranja por la mañana, ahora tomo zumo de naranja, zumo de limón, plátanos, aguacates (con miel son una delicia), piña, manzanas (a veces 4 o 5 de una vez), kakis, uvas, pera, coco (el de lo árboles no el de la tierra), etc. - Antes no comía ensalada, ahora intento comer casi todos los días, además de brócolis, judías verdes, coliflor, remolacha, espinacas, etc. - Antes consumía la porquería de Kellogs con leche-veneno de vaca, ahora tomo cereales integrales con "leches" naturales, normalmente de avena o arroz, (estoy intentando averiguar como conseguir horchata de chufa en Brasil).- Antes me alimentaba de cadáveres, ahora como comida viva o ligeramente cocinada (caso de legumbres o algunas verduras). - Antes me arrastraba por el planeta Tierra, sintiéndome una víctima de las enfermedades y ahora disfruto del hecho de vivir en una de las 12 bibliotecas vivientes de nuestro universo, el maravilloso planeta Tierra, único y majestuoso, lo cual merece una celebración cada día, y además asumí que el único responsable por mi salud soy yo mismo, y que mi cuerpo merece más respeto que mi coche, al que algunos prestan más cuidado del que prestan a su verdadero y único vehículo que lo llevará a todas partes, incluso a un lugar tranquilo el día que llegue el momento de abandonar el planeta Tierra.

El agua

Por último, vale la pena hablar del agua, la bendita agua que nos da la vida y de la cual estamos compuestos en un 85 % (los que beben la droga legal del alcohol deben restar al 85 % la cantidad equiparable de alcohol ingerida). Si estamos hechos un 85 por ciento de agua, e ingerimos más de 2 o 3 litros diarios, ¿no valdría la pena prestar atención al agua que bebemos?La única agua que deberíamos tomar es el agua destilada, esto se consigue comprando una destiladora de agua, que cuesta unos 200 euros, baratísima, si tenemos en cuenta los beneficios. El agua mineralizada se debería llamar agua mineroenvenenada , pues los minerales inorgánicos que contiene no son asimilables por el cuerpo humano. Los únicos seres vivientes que pueden asimilar minerales inorgánicos son las plantas, y yo hasta ahora nunca he conocido a una mujer cuyo fruto del vientre haya sido una manzana, o un melón en lugar de un niño, aunque algunos nacen con forma de melón.El resultado de querer convertirnos en plantas y tomar minerales inorgánicos es que estos se quedan acumulados en nuestro cuerpo, quien no se lo crea que pregunte a quien le hayan sacado una piedra de un kilo del riñón, y le pregunten al "galeno" por el origen de la piedra, o bien le abrieron el cuerpo y se la pusieron ahí, o bien se fue acumulando con el paso de los años a base de querer convertirse en una planta. La única agua libre de minerales es el agua destilada, y además por el hecho de ser pura, arrastra en su camino todos los minerales INORGÁNICOS que encuentra, y digo inorgánicos con mayúsculas porque algunos asesinos de la salud tienen la cobardía de decir que también arrastra minerales orgánicos, lo cual es absurdo.

Además de tomar agua destilada, hay que tomarla en abundancia, pues dentro de nuestro cuerpo tenemos trillones de célular pidiéndonos a gritos "agua pura", el problema es que sólo las escuchamos cuando estamos enfermos, y entonces ya es demasiado tarde.

Si esta confesión le es de utilidad a alguien, aunque sea una sola persona, habrá valido la pena escribirla, y en el caso de que algún amigo que habla italiano o portugués le interese leerla en su totalidad, puedo hacer el esfuerzo de traducirla a ambos idiomas, en el caso del chino o el latín, sólo lo traduciré, previo pago por adelantado.

¡Mucha salud a todos!

José Durán

- Las informaciones que me llevaron a mi cambio de alimentación las encontré en internet y en varios libros, y uno de ellos destaca con méritos propios: Manuel de instrucciones del cuerpo humano, de Francisco Llinares Coloma -


Sobre esta noticia

Autor:
Halcón Cultural (9 noticias)
Fuente:
joseduranonline.com
Visitas:
402
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.