Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosaliakj escriba una noticia?

Mente y espiritu

23/05/2010 15:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No es cuánto tiempo vivas, sino cómo lo hagas

¨ HAce muchos años manejé un viejo taxi. Se subía mucha gente.

Sus vidas, de alguna manera, me asombraban, me ennoblecían, me hacían

reír o me deprimían. Pero un día recogí a una señora que me cambió la vida.

Era una pequeña mujer como de 80 años, llevaba puesto un vestido floreado

y un coqueto sombrero, además de una pequeña maleta de raída piel. Tomé

la maleta y la ayudé a entrar al coche. "Muchas gracias", me dijo con voz

entrecortada, mientras le daba una última mirada al edificio en donde había

pasado los últimos cincuenta años de su vida. "No es nada, yo sólo intento

tratarla de la misma forma como me gustaría que mi mamá fuera tratada", le dije.

"¡Estoy segura de que es un buen hijo!", dijo ella entregándome un papelito en donde tenía anotada una dirección en las afueras, y agregó: "Podríamos irnos por el centro de la ciudad".

"Pero ese no es el camino más corto", respondí.

"No importa. No tengo prisa, voy al asilo", dijo.

La miré por el espejo y sus ojos estaban llorosos. "Ya no tengo familia y el médico me dijo que no dispongo de mucho tiempo", explicó.

Durante todo el día manejé a través de la ciudad. Ella me enseñó el edificio donde había trabajado durante 35 años. Conocimos el vecindario en el que compró la primera casa junto a su esposo, la escuela donde se educaron sus hijos y el restaurante preferido, en el que celebraban sus fechas especiales. Pasamos lentamente por muchas esquinas, parques, casas y edificios. Ella observaba y no decía nada. Ya entrada la tarde me dijo: "Estoy cansada, vámonos ahora".

Conduje en silencio hasta el asilo y, al llegar, dos asistentes uniformados se acercaron hasta el taxi.

"¿Cuánto le debo?", preguntó buscando en su cartera.

"No, no me debe nada", le señalé.

"De algo tiene que vivir", me respondió.

"No se preocupe, ya vendrán otros pasajeros", añadí.

Subí a mi carro y sólo oí una puerta que se cerró, fue el sonido de una vida concluida.

No recogí ningún pasajero más y manejé sin rumbo el resto de la noche, pensando en que estamos acostumbrados a perseguir grandes momentos, pero los grandes momentos son los que nos atrapan felizmente desprevenidos. La gente, tal vez, no recuerde exactamente lo que tú hiciste o lo que dijiste… pero siempre recordarán cómo los hiciste sentir".

A todos se nos pasa la vida trabajando incansablemente para conseguir las cosas que deseamos, sin darnos cuenta de que una vida plena y satisfactoria no viene determinada por lo mucho que hayamos vivido, o por lo que tengamos o sepamos, sino, más bien, por lo que hayamos hecho por otros.

Buscando el éxito material, nuestra vida se ha convertido es una experiencia llena de estrés, frustración y cansancio, en una carrera agotadora tras la consecución de cosas que no necesitamos, pero que nos han enseñado a creer que son importantes para conseguir el estatus que finalmente nos dará la comodidad y el reconocimiento, que en algún momento interpretaremos como felicidad.

NOs preocupamos y luchamos por tener un futuro mejor, para no pasar limitaciones, pero, en realidad, no sabemos qué hacer en una tarde lluviosa de domingo. La vida es muy corta, pues sin importar cuantos años vivamos, los días se nos pasan muy rápido y, generalmente, estamos ocupados en cosas que no tienen ninguna trascendencia. Este es el momento para comenzar a vivir con pasión y de una manera diferente. Empieza hoy mismo, deja de esperar a que todas las condiciones que piensas que necesitas para hacerlo se presenten y vive como si éste fuese tu último día en el mundo.

Aprende a disfrutar de los grandes pequeños placeres de la vida, que son gratis y de fácil acceso: la naturaleza, la música, la amistad, los logros, el amor, la comida, la familia, los hijos, el aprendizaje, el compartir… Y deja de preocuparte por cosas que imaginas y que tal vez nunca sucederán.

Piensa antes de actuar, para que no tengas que arrepentirte de lo que dijiste o hiciste en un momento de afectación. Tómate el tiempo para descubrir qué es lo que, en verdad, te gusta y te entusiasma y dedícate a ello con pasión. Asume riesgos sin importar tu edad o condición, prepárate para cambiar ese trabajo que no te gusta, múdate a otro lugar donde te sientas más a gusto, con mejor clima y oportunidades. Deja de preocuparte por pequeñeces y no seas susceptible. Sé más alegre, más paciente y no tomes la vida tan en serio. Haz más cosas por los demás, y vive momento a momento.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien


Sobre esta noticia

Autor:
Rosaliakj (879 noticias)
Visitas:
795
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.