Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josep Pont escriba una noticia?

Memorias de un converso (1)

25/02/2017 15:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Confesiones de un cristiano que encontró a Cristo en la Fe y en la oración, tras años de vida pecadora

Yo ya he cruzado el umbral de los cincuenta, y ahora me siento fuerte para vivir en plenitud de cuerpo y espiritu los años que Dios me conceda de vida.Hace tres años experimenté la llamada de Jesus, traslustros de estar sumergido en la vida del pecado y la accion disoluta, tanto en lo humano como en lo divino.

Pero yo, de cara a los demás era una persona honorable. Un professional integro que cuidaba de su familia y se esforzaba para alcanzar nuevas metas en el trabajo. Bien trajeado cada mañana llegaba al centro de Barcelona donde tenía mi despacho professional. Mis jefes sabian que yo era elejecutivo competente al que encargar los trabajos complicados. Yo los resolvia.Casi siempre fuera del despacho cuando lleno de tensión por el trabajo y por "otra" vida que después explicaré, necesitaba un bune trago de alcohol, fuera a media mañana, al mediodia o por la tarde. Era mi forma de desinhibirme y recuperar cierta calma exterior. Llegar a casa aparentemente tranquilo y cansado yaparentar una imagen de buen padre de familia, que al dia siguiente temprano se levantaria para ir al trabajo.

La mezcla cafe y alcohol me permitian llevar una vida activa. No llegue a probar sustancias mas dañinas, pero, las que ingeria me creaban un habito del que no me podia librar mas que en los meses de vacaciones.

La "otra" vida era una relación extramarimonial que desarrollé durante mas de una década, sin levantar la mas sutil sospecha. En mi propia casa la "señora X" aparecia algunas mañanas cuando mi esposa y mis hijos se habian marchado al  trabajo y a la escuela. Era una accion bien coordinada en la que mantenia una vida marital al margen de mi conyuge.

No me enconraba bien interiormente por esta traición familiar y tambien porque en mi trabajo, a menudo, tenía que pisoterar a los demás para alcanzar mis metas profesionales.

En mucha socasiones me paraba a reflexionar si ésta, era la vida que yo deseaba, convertida en una hida hacia adelante que no me satisfaia como persona formada en los criterios cristianos, que leia sin demasiada conviccion los evangelios, y recurria al confesionario para acallar la voz de mi conciencia que me acusaba una y otra vez de mi vida irregular y poco ediificante.

Un día llegó a mis manos la información sobre los Retiros de Emaus. Averigué todo lo que pude sobre los mismos, y a través de un amogo contacte con los organizadores de estos encuentros. Y me apunté sin demasiada convicción, porque, habia intentato una y otra vez sin conseguirlo reconducir mi vida.

Y el Retiro de Emaus obró el milagro. Por espacio de una hora confesé mis percados sin ocultar detalle.El franciscano que me dió la absolución prometó orar por mi y para que mi conversión fuese efectiva y eficaz.

Y lo fue. Comencé a orar, reflexionar, leer las Escrituras, buscar un director Espiritual, confiarme a mis hermanos de Emaus, porque, en definitiva como me decía uno de los veteranos  "todos tenemos un pasado lleno de errrores" y ciertamente si hemos dado el paso para reformarnos con la ayuda de Cristo, lo hemos conseguido.

Tuve mis luchas internas con el seductor pasado, fruto de la acción diabolica que me sugeria continuar con mi doble vida Esta tentancion me causaba desasosiego. Una noche de invierno en uno de los Retiros, me arrodille ante el Santisimo y por espacio de tres horas, leyendo las Escrituras y meditando, le pedí a Jesus las fuerzas precisas para romper las caenas de mi pasado. Y obtuve respuesta. Desde hace tres años no he recaido en mi disoluta vida anterior, soy feliz, ytransmito mi felicidad a los que me rodean. Quienes no conocen los motivos de mi cambio se preguntan como me he transformado.

Un compañero de Emaus, aseguraba un día que en los Retiros "se producen milagros" yo doy fe que se producen, si somos capaces de dejar entrar en nuestra mente y actuar al Espiritu Santo.

Por qué a lo largo de tres lustros no habia podido romper las cadenas que me encarcelaban en la mala vida? Porque no habia dejado actuar al Espiritu y no lo habia pedido con humildad a Dios. Conversion de corazon.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Josep Pont (103 noticias)
Visitas:
3705
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.