Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Mariano Rajoy no cree en el cambio climatico y sí cree en Trump y en el carbón aunque produzca CO2

02/01/2018 08:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según un informe del Observatorio Crítico de la Energía en 2014, "el carbón representó el 70% de las emisiones de CO2 asociadas a la generación de electricidad en España a pesar de que solo supuso el 16, 5% de la electricidad consumida

Las oportunidades de cambio se dan ahora más que nunca: estar con Trump o contra Trump. España eligió hace unas semanas estar del lado de EEUU y contra toda Europa, sin ser consciente de que este cambio llegará, sin importar de la mano de qué actor político. Porque si algo es seguro en este siglo es que el feminismo y el ecologismo estarán muy presentes, porque ya son consensos amplios en la sociedad y porque traen consigo más justicia social y más democracia. Si Rajoy y el carbón se quedaron en España, deberá ser España la que salga fuera a decir que sí, que queremos un país más avanzado, más moderno, más justo y más verde

La conversación telefónica entre Donald Trmp y Mariano Rajoy tiene dos versiones diferentes. Desde Moncloa aseguran que Rajoy ofreció a Trump ser su interlocutor en América Latina y Europa, mientras que la Casa Blanca se destaca que Trump lo que ha pedido es que aumentemos el gasto en Defensa.

En 15 minutos al teléfono, Trump ha insistido a Rajoy en que España debe duplicar su gasto en Defensa en la OTAN, aunque el ministro de Exteriores no ha querido entrar en detalles al ser preguntado sobre ello, limitándose a decir que "se repasó el excelente estado de las relaciones bilaterales".

En el comunicado de Moncloa se busca destacar otra parte de la conversación, la de la oferta de Rajoy a Trump de ser sus "interlocutores en Europa y Latinoamérica". Sin embargo, en el comunicado de la Casa Blanca no destacan eso precisamente, sino la intención de Trump de que "España duplique el gasto en Defensa".Rajoy ha diho virtuamente que sí.A él personalementele conviene.España es qien paga.

Trump ha rometido aau nuevo amigo, , una vita a los enormes minas de Pensilvania.Diferentes titulares, que para parte de la oposición demuestran la sumisión del presidente del Gobierno. La diputada del PSOE, Zaida Cantera, afirma que "si ellos piden, nosotros también debemos pedir", mientras que Rafael Mayoral opina que "Trump no es nadie para definir los presupuestos de nuestro país".

Arte, el exministro Margallo defiende que Trump no ha exigido nada, sino que solo ha recordado un compromiso que "sigue siendo el mismo, lo que nos piden es que lo cumplamos".

La conversación se ha producido a través de un intérprete de la Casa Blanca, que iba traduciendo las preguntas y respuestas a ambos presidentes.

Y al hilo de esta llamada, Carles Puigdemont aprovecha para reclamar atención y reclamar a Rajoy que "si se ve capaz de ser interlocutor de Trump y todo lo que representa,  también debería ser capaz de ser interlocutor activo de Cataluña

Al igual que Aznar y como heredero suyo, Rajoy es enescepcptio el CambioClimático.Fue en la pasada cumbre del clima de Bonn (COP23) se iniciaba con la baja significativa de la primera potencia mundial y el segundo gran emisor de CO2 del planeta: los Estados Unidos de Donald Trump.

Sin embargo, el foco de atención no se debe poner, desde nuestro país, en un negado y negacionista Donald Trump, sino en un cegado e inmovilista Mariano Rajoy. Si ya en la cumbre del clima de París de 2015 el paso de España fue con pies de plomo, en Marrakech 2016 Rajoy ni siquiera tomó el micrófono en el plenario. España quedó relegada a una mera gestora de los acuerdos tomados por otros, como un menor de edad obedece a sus tutores legales. Pareciera, que  el problema sino que no  afecta a Esopaña. Quizá sea por la sombra de primos cercanos que niegan la ciencia natural y el cambio climático, o por el misterio de la lluvia que, según Rajoy, cae del cielo y nadie sabe por qué.

Según un informe del Observatorio Crítico de la Energía en 2014, "el carbón representó el 70% de las emisiones de CO2 asociadas a la generación de electricidad en España a pesar de que solo supuso el 16, 5% de la electricidad consumida. Ese mismo año, el carbón fue responsable de aproximadamente un 13% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España". Y es que por el mismo MWh de electricidad, el carbón emite más del doble de CO2 que el gas natural, convirtiéndolo en la fuente de energía eléctrica menos eficiente –y más contaminante– de todas. Como China, antes.

 

Solo en el mundo hay ya más de 64 millones de personas que se han visto obligadas a desplazarse a causa del clima y de cambios transcendentes en su medio ambiente, bien por la deforestación de sus bosques, por la desertificación de sus suelos o por catástrofes derivadas de los desastres naturales. Algunos estudios muestran que este fenómeno de cambio climático, entre otros, promueve y agudiza conflictos tan inhumanos como la guerra civil siria, en donde buena parte de la población se vio obligada a desplazarse, añadiendo estrés a una olla a presión que explotó en la peor de las direcciones.

El papel de España en Bonn: Rajoy y el carbón se quedan, sin cerrar las centrales de carbon. Una vez más Rajoy dejó claras sus prioridades en cuanto al cambio climático no apareciendo en la Cumbre del Clima de Bonn. Merkel y Macron, en cambio, sí acudieron y tomaron posiciones de liderazgo, más o menos acertadas, ante este gran reto y problema. Pero no solo es que Rajoy no esté, sino que España tampoco firmó uno de los acuerdos más importantes de este año: el fin de las centrales de carbón antes de 2030

"Quien contamina, paga". España ha vulnerado este principio fundamental de la legislación medioambiental de la UE con su sistema de subvenciones a las centrales eléctricas de carbón. Al menos eso es lo que sostienela comisaria de competencia Margrethe Vestager, que este lunes ha lanzado una investigación en profundidad contra este régimen español de ayudas porconsiderar que confiere una ventaja legal al carbón. Desde 2007,  14 plantas se han acogido a estos subsidios y han recibido más de 440 millones de euros. Los pagos continuarán hasta 2020.

Con este expediente, Bruselastoma partido indirecamrnte en el coflictonque enfrenta a Iberdrola con el gobierno de Mariano Rajoy . La eléctrica ha anunciado que cierra todas sus centrales térmicas -incluidas las dos que tiene en España,  la de Lada (Asturias) y la de Velilla (Palencia)- para impulsar la lucha contra el cambio climático. Pero el ministro de Energía,  Álvaro Nadal, se opone a esta medida por considerar que pone en riesgo la seguridad de suministro y ha elaborado un decreto para frenar el cierre

La Comisión está examinando si el decreto es compatible con las normas de la UE, pero el cuestionamiento de las subvenciones al carbón anticipa que también podría tumbar el decreto de Nadal. No obstante, el portavoz de Competencia, Ricardo Cardoso, ha asegurado que se trata de dos procedimientos separados.

"Consideramos que este régimen español no incentivó a las centrales de carbón para que redujeran las perjudiciales emisiones de óxido de azufre, ya que de todas formas estaban obligadas a ello en virtud del derecho de la UE en materia de medio ambiente. Por lo tanto, tememos que el apoyo dado a esas centrales de carbón les confirió una ventaja competitiva desleal", ha dicho Vestager en un comunicado.

En plena decadencia de la industria del carbón, las dos empresas mineras que quedan en Aragón (Samca y Compañía General Minera) tienen avanzados sendos proyectos para la puesta en marcha de nuevas minas a cielo abierto en la provincia de Teruel. Sus planes, inéditos en un sector en continuo retroceso en España, están supeditados a que Endesa confirme su apuesta por la continuidad a largo plazo de la térmica de Andorra, que genera electricidad con carbón turolense y mineral importado.

El más importante de los proyectos lo impulsa Samca, que suministra la mayor parte del carbón autóctono a dicha central. La futura mina, bautizada como Aurora, se encuentra en una zona conocida como La Codoñera, entre los términos de Oliete y Alcaine. La ubicación --a unos 20 kilómetros de la térmica--, la competitividad de los costes de explotación y la calidad del lignito (el tipo de carbón que se extrae en Teruel) han determinado la elección de esta cantera, según fuentes de la empresa.

 

Las subvenciones no se notificaron a Bruselas

Las ayudas en cuestión se introdujeron en 2007 y su objetivo era apoyar la instalación de nuevos filtros de óxido de azufre en las centrales de carbón existentes. Estos filtros debían reducir las emisiones por debajo de determinados límites. A cambio, las centrales de carbón tenían derecho a recibir ayudas públicas relacionadas con el tamaño de la central durante un período de diez años (es decir, 8 750 euros por megavatio al año). España no notificó las subvenciones a Bruselas.

Tras los sondeos de investigación geológico-minera realizados el pasado año en varias concesiones de explotación de la zona (Codoñera I, La abundancia y San José), Samca avanza en la tramitación administrativa en dicho punto para poder iniciar la actividad. Uno de los primeros pasos se dio el pasado miércoles con la publicación en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) del inicio del procedimiento para el estudio de impacto ambiental.

El proyecto tiene asociadas una serie de infraestructuras, como el despliegue de una línea eléctrica o la construcción de una carretera, de 10 kilómetros, para conectar la mina con el lavadero de carbón que Samca tiene en Ariño. A ello hay que sumar edificaciones e instalaciones propias de este tipo de explotaciones, así como la compra de maquinaria pesada, con lo que la inversión total sería relevante. 

La empresa, no obstante, desarrolla el proyecto con "cautela" y prefiere no avanzar acontecimientos ni ninguna cifra económica a la espera de que se despejan las incertidumbres que pesan sobre el futuro del carbón. "No podemos estar parados, trabajamos para que todo pueda continuar, pero eso no está en nuestras manos", señalan desde Samca.

Una de las mayores inquietudes es la ampliación de la vida útil de la térmica de Andorra, lo que pasa por que Endesa dé luz verde a una inversión de 230 millones de euros (hasta 93 de ellos provendrían de fondos públicos del Estado) para adaptar las instalaciones a la normativa europea sobre emisiones contaminantes. "Lo lógico y previsible es que se haga, pero habrá que ver a qué ritmo funciona la térmica", recalcan las mismas fuentes.

Samca es propiedad de la familia Luengo, la segunda mayor fortuna de Aragón y la número 44 de España, según Forbes. Explota actualmente tres minas: dos de cielo abierto, en Ariño y Foz Calanda; y una de interior, también en Ariño. Esta última cerrará en el 2016 por el agotamiento del carbón y, sobre todo, por la falta de rentabilidad de las explotaciones subterráneas tras el recorte de las ayudas al carbón. De su actividad minera dependen más de 300 empleos.

En cuestion de cambio climático Rajoy es un negacionista con miedo a que España se entere de que el CO2 no le intersa

El otro proyecto está promovido por Compañía General Minera de Teruel y, en este caso, se trataría de la reapertura de una mina en Castell de Cabra. "Hay mucha incertidumbre, no hay nada seguro", precisan desde la empresa, que explota en estos momentos una mina en Estercuel y sostiene unos 40 empleos. Por lo pronto, la explotación está a punto de completar toda su tramitación administrativa --solo falta una concesión de la CHE--. Si el futuro del carbón se asegura, la mina podría reabrirse en cuestión de meses

 

Según las normas de la UE,  los Estados miembros no pueden conceder ayudas estatales a las empresas para que cumplan las normas obligatorias de la UE en materia de medio ambiente. Ello atentaría contra el principio de «quien contamina, paga» y conferiría a las centrales de carbón una ventaja competitiva desleal respecto de otras formas de producción de electricidad.

Bruselas realizará ahora una investigación en profundidad para determinar si sus dudas iniciales están justificadas. La apertura de una investigación pormenorizada brinda a España y a los terceros interesados la oportunidad de presentar sus observaciones y no prejuzga su resultado final. Pero si la Comisión confirma sus sospechas, las eléctricas que se han beneficiado de las subvenciones tendrán que devolverlas..

Los datos muestran rutas nítidas: España no solo debe reducir sus emisiones de GEI, sino que, además, debe hacer hincapié en el sector del carbón. Hoy en día es ya absurdo repetir las evidencias tecnológicas y científicas sobre la transición energética. Partidos políticos, ONG's de corte ecologista y numerosos expertos en la materia ya han demostrado que la transición energética es no solo posible, sino deseable. Europa y el mundo promueven cambios transcendentes para luchar contra uno de los mayores problemas que en este nuevo siglo nos espera y, sin embargo, Mariano Rajoy sigue impasible, dudando desde su quietud y abocándonos a la cola del liderazgo. Precisamente, a España, uno de los países más altamente vulnerables al cambio climático de Europa.

La lucha no vendrá por más y mejores datos. Ni siquiera por más y mejores críticas al Gobierno. La lucha política debe darse en otro terreno de juego: la inercia internacional a favor de la conservación y protección de nuestro medio ambiente y la salud pública. E ir más allá, porque los cambios sustanciales que han de darse —transición energética y descarbonización de la economía— no solo suponen una contribución enorme en el marco ambiental, sino una oportunidad de colocar a España en nuevo escenario de eficiencia y modernización de nuestra industria. No estar en un acuerdo que compromete a sus firmantes a frenar el consumo de carbón para 2030 en el siglo XXI y con la Cumbre de París aun rezumando en nuestras cabezas, no refleja solo su inmovilismo sino las claras intenciones del Gobierno de permanecer en el lado conservador, reticente y antiguo.

"

Por otro lado está la calidad del aire, que empeora debido a las emisiones mundiales Gases de Efecto Invernadero (GEI) pero, sobre todo, y para centrarnos en España, de las nuestras. Según el INE, las emisiones de GEI aumentaron en 2015 con respecto a 2014 en un 3.5%, por lo que durante dos años consecutivos han subido en vez de bajar. Esto es: cada año contaminamos más. En el siguiente gráfico se observa una gran bajada de emisiones hasta 2013 debido, fundamentalmente, a la crisis económica. Sin embargo, la tendencia actual es la de contaminar más y las políticas de Rajoy no apuntan a remediarlo, sino a todo lo contrario.

Según un estudio de GBD (en español Carga Global de Enfermedad) en el que participaron 644 científicos del todo el mundo —algunos de ellos de Institut de Salut Global— en Barcelona, en nuestro país, al menos, mueren cada año 15.000 personas por causa de la contaminación atmosférica. Cifras de extrema preocupación que no ven respuesta por parte de nuestros políticos.

¿Y qué se acordó en Bonn?.Quizá la pregunta más acertada es qué no se acordó. Ni ha habido acuerdo en el llamado Diálogo de Talanoa que busca dotar de mayor transparencia a los criterios de actuación y revisión de las medidas de todos los países, ni ha habido acuerdo para el fondo verde propuesto ya en Copenhague 2009 y ratificado en París 2015: 100.000 millones anuales para financiar planes de adaptación y mitigación a los países en vías de desarrollo. ¿Pero cómo se llegará la cantidad acordada una vez EEUU ya ha proclamado que se sale del acuerdo y que, por tanto, no aportará nada al fondo? Son 100.000 millones, pero, ¿acaso es esto suficiente? Si pensamos que el rescate bancario va a suponer en España —y solo en España— una pérdida de más de 40.000 millones de euros, ¿qué supone para el mundo solo algo más del doble de esa cantidad?

Al menos sí se acordó introducir la perspectiva de género y la voz de diferentes comunidades indígenas en las futuras negociaciones. Un hecho que apunta, sin duda, a una acción más plural.

En el año 2007 Mariano Rajoy, que entonces era sólo presidente del PP, no creía en el cambio climático porque un primo suyo, que era catedrático de Física en la Universidad de Sevilla, le había prometido que no era posible predecir "ni el tiempo que va a hacer mañana en Sevilla".

Dijo entonces Rajoy que sobre el asunto en cuestión había que estar "atentos" como si las emisiones de CO2 fueran ofertas del Black Friday, pero que poco más porque, en fin, "el cambio climático ampoco lo odmos coverttr en el gran problema mundal"

Había entonces una declaración literal del famoso primo,  José Javier Brey, que en una entrevista al Diario de Sevilla argumentaba así su particular teoría del clima: "Se invoca a la ciencia para decir que Dios existe, que Dios no existe, para el cambio climático, para los submarinos atómicos de la base de Rota. Traes a los cien mejores científicos del mundo y no te pueden decir al 100% de probabilidades si pasado mañana va a llover en Sevilla. Y hay seudocientíficos que saben lo que va a ocurrir dentro de 300 años con el cambio climático".

Han pasado ocho años largos, Mariano Rajoy es presidente del Gobierno y el cambio climático es´"el mayor reto medioambientak al que nos enfrentamos". No lo dice su primo, lo dice el propio Rajoy. "Este es un asunto en el que o estamos implicados todos, o será muy difícil y complicado luchar contra el cambio climático", asegura ahora.

El presidente ha anunciado este lunes en la cumbre COP21 de París una Ley de Cambio Climático si gana las próximas elecciones, una normativa parecida a la que existe en Reino Unido desde 2008 o en Estados Unidos desde 2009. "El cambio climático es el mayor reto medioambiental al que nos enfrentamos y nos obligará a plantearnos grandes desafíos sociales y económicos", ha defendido Rajoy, que ha abogado por un nuevo marco institucional para reducir las emisiones, mejorar la eficiencia energética y potenciar las energías renovables.

¿Qué ha pasado desde el año 2007? "Todos cometemos errores y yo cometo muchos", es todo lo que dijo el presidente para justificar su nueva sensibilidad respecto a los problemas medioambientales. "Cuando uno se equivoca lo mejor es rectificar y yo he rectificado muchas veces en la vida porque me equivoco a menudo, aunque es mejor que me equivoque cuantas menos veces mejor", aseguró en una entrevista en la cadena Ser antes de la cumbre

Hace ocho años, las asociaciones ecologistas criticaron con dureza el negacionismo de Rajoy y su "irresponsabilidad". Juan López Uralde, entonces director ejecutivo de Greenpeace y hoy candidato de Podemos por Álava, consideró "lamentable que alguien con opciones reales de llegar al Gobierno no tenga los conocimientos suficientes sobre esta cuestión". "Es una realidad científicamente demostrada y el panel de expertos sobre cambio climático atribuye suxistencia en un 95% a la actividad humana", aseguró Uralde en su día

Pese a estos mapas que muestran que ya el 75% de nuestro suelo es susceptible a la desertificación, España no ha tenido representación, este año, en la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación celebrada en China. No es necesario mencionar las terribles consecuencias para nuestra ganadería y agricultura que supone tener un suelo poco o nada fértil en las próximas décadas.

Las oportunidades de cambio se dan ahora más que nunca: estar con Trump o contra Trump. España eligió hace unas semanas estar del lado de EEUU y contra toda Europa, sin ser consciente de que este cambio llegará, sin importar de la mano de qué actor político. Porque si algo es seguro en este siglo es que el feminismo y el ecologismo estarán muy presentes, porque ya son consensos amplios en la sociedad y porque traen consigo más justicia social y más democracia. Si Rajoy y el carbón se quedaron en España, deberá ser España la que salga fuera a decir que sí, que queremos un país más avanzado, más moderno, más justo y más verde

La conversación telefónica entre Donald Trump Mariano Rajoy tiene dos versiones diferentes. Desde Moncloa aseguran que Rajoy ofreció a Trump ser su interlocutor en América Latina y Europa, mientras que la Casa Blanca se destaca que Trump lo que ha pedido es que aumentemos el gasto en Defensa.

En 15 minutos al teléfono, Trump ha insistido a Rajoy en que España debe duplicar su gasto en Defensa en la OTAN, aunque el ministro de Exteriores no ha querido entrar en detalles al ser preguntado sobre ello, limitándose a decir que "se repasó el excelente estado de las relaciones bilaterales".

En el comunicado de Moncloa se busca destacar otra parte de la conversación, la de la oferta de Rajoy a Trump de ser sus "interlocutores en Europa y Latinoamérica". Sin embargo, en el comunicado de la Casa Blanca no destacan eso precisamente, sino la intención de Trump de que "España duplique el gasto en Defensa".Rajoy ha diho virtuamente que sí.A él personalementele conviene.España es qien paga.

Diferentes titulares, que para parte de la oposición demuestran la sumisión del presidente del Gobierno. La diputada del PSOE, Zaida Cantera, afirma que "si ellos piden, nosotros también debemos pedir", mientras que Rafael Mayoral opina que "Trump no es nadie para definir los presupuestos de nuestro país".

Arte, el exministro Margallo defiende que Trump no ha exigido nada, sino que solo ha recordado un compromiso que "sigue siendo el mismo, lo que nos piden es que lo cumplamos".

La conversación se ha producido a través de un intérprete de la Casa Blanca, que iba traduciendo las preguntas y respuestas a ambos presidentes.

Y al hilo de esta llamada, Carles Puigdemont aprovecha para reclamar atención y reclamar a Rajoy que "si se ve capaz de ser interlocutor de Trump y todo lo que representa,  también debería ser capaz de ser interlocutor activo de Cataluña 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1437 noticias)
Visitas:
3907
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.