Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oprg escriba una noticia?

En marcha un nuevo consenso sobre el uso de fórmulas elementales para bebes con alergia a la proteína de leche de vaca

04/06/2021 03:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hasta un 10% de los niños con APLV no responde al tratamiento habitual con una formula extensamente hidrolizada. Es en estos casos cuando los especialistas deben recurrir a las fórmulas elementales a base de aminoácidos

La Alergia a la Proteína de Leche de Vaca (APLV), la alergia más común en el primer año de vida con una incidencia de hasta el 7’5% de los lactantes, se define como una reacción adversa que aparece tras el consumo de leche de vaca, en cantidades habitualmente toleradas por individuos sanos. En su desarrollo puede implicar uno o varios mecanismos inmunológicos, es decir puede ser mediada por IgE, no mediada por IgE o de naturaleza mixta. Respecto a la APLV no mediada por IgE, la más prevalente, suele manifestarse por una variedad de síntomas y signos gastrointestinales de diferente gravedad.

Para el tratamiento de la APLV en los casos en los que la lactancia materna sea exclusiva, esta ha de mantenerse y la madre debe realizar una dieta exenta de proteína de leche de vaca. Sin embargo, en los casos de lactantes alimentados con leche de fórmula, la alimentación debe cambiar a una fórmula extensamente hidrolizada que combine una buena tolerancia y una composición apropiada para garantizar el adecuado desarrollo nutricional que es fundamental en estas edades tempranas.

Sin embargo, entre un 5 y un 10% de los niños con APLV no responde al tratamiento con una fórmula extensamente hidrolizada. Por ello, un equipo de gastroenterólogos españoles está desarrollando un nuevo documento de Consenso sobre el uso de las fórmulas elementales en pediatría. “Las fórmulas elementales tienen únicamente aminoácidos sintéticos libres como fuente de proteínas, es decir, no se basan en ninguna fuente de proteína completa nativa, pero son nutricionalmente completas para lactantes porque incluyen grasas, hidratos de carbono, polímeros de glucosa y micronutrientes, además de ácidos grasos esenciales”, explica la Dra. Carmen Ribes Koninckx, jefa de la sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica del Hospital Universitario La Fe de Valencia, y miembro de la ESPGHAN, en el marco del simposio “Novedades en la práctica clínica de la APLV” organizado por Nutricia en el II Congreso Digital de la Asociación Española de Pediatría.

Estas fórmulas elementales se emplean, principalmente como primera elección en situaciones muy concretas -como los pacientes con alergias alimentarias múltiples-, cuando hay un fallo en el tratamiento, es decir, una respuesta incompleta a las fórmulas extensamente hidrolizadas e, incluso, cuando se observa una respuesta adversa a estas fórmulas.

¿Y cuándo podemos considerar que el paciente no está respondiendo al tratamiento con una fórmula extensamente hidrolizada? En palabras de la Dra. Ribes Koninckx, “esto puede variar en función de la sintomatología inicial de la que parte el paciente. En los bebés con enterocolitis inducida por proteínas de la dieta (FPIES) será a las 24-48 horas de comenzar el tratamiento y, en los casos de afectación nutricional importante, la recuperación nutricional completa puede demorarse hasta las seis semanas”, detalla.

En España, existen diferentes fórmulas elementales disponibles que se diferencian, en gran medida, por su capacidad de aporte calórico al paciente, “pero también existen algunas con simbióticos añadidos en su formulación. Aunque es necesario avanzar en su investigación, es previsible que en un futuro sean claras las ventajas de este tipo de composiciones”, indica la Dra. Ribes.

La suplementación con fórmulas lácteas infantiles con simbióticos aumenta considerablemente la colonización intestinal del lactante

Entre los mensajes clave que recopila el documento de consenso de uso de las fórmulas elementales, los especialistas coinciden en destacar la importancia de valorar la respuesta al tratamiento con una fórmula extensamente hidrolizada a las 2-4 semanas de iniciarlo y considerarlo fallido si no hay una resolución completa de los síntomas en ese tiempo. “Igualmente, se deberá considerar el uso de una fórmula elemental si persisten manifestaciones clínicas que afectan a la calidad de vida del paciente, aunque el síntoma principal se haya resuelto”, puntualiza la Dra. Ribes.

Modulación de la microbiota. Un paso adelante en el tratamiento de la APLV

En la manifestación de una alergia alimentaria, el intestino tiene que jugar algún papel. No solo es el encargado de digerir y absorber los alimentos, sino que también es el órgano principal del sistema inmunitario de nuestro cuerpo”, avanza el Dr. Juan José Díaz, de la sección de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital Universitario Central de Asturias y profesor asociado en Pediatría. Y en este sentido, existen numerosos estudios que demuestran que los lactantes con APLV presentan una microbiota notablemente diferente a la de los niños sanos.

La buena noticia es que se puede actuar sobre esa microbiota a través de elementos como los prebióticos, probióticos o simbióticos (prebióticos+probióticos). En concreto, existen numerosos estudios que han evidenciado que la suplementación con fórmulas lácteas infantiles con simbióticos aumenta considerablemente la colonización intestinal del lactante, sobre todo por bifidobacterias, en comparación con las fórmulas lácteas sin suplemento.

Un ensayo clínico multicéntrico, doble ciego, demostró que una fórmula extensamente hidrolizada complementada con la mezcla simbiótica scGOS/lcFOS (9:1) y B. breve M-16V reduce la gravedad de los síntomas alérgicos en bebés con dermatitis atópica mediada por IgE de manera más eficaz que una fórmula extensamente hidrolizada sin simbióticos. Además, tras un año de seguimiento, los bebés que habían tomado la fórmula con el simbiótico tuvieron menor prevalencia de síntomas similares al asma -sibilancias- y un menor uso de medicamentos para el asma.

En el caso de las fórmulas elementales suplementadas con simbióticos, los últimos estudios reflejan que hubo diferencias significativas en el número de ingresos hospitalarios por infecciones a los 12 meses de iniciar el tratamiento, frente a los bebés que recibían fórmulas elementales sin simbióticos (un 9% frente a un 20%, respectivamente).


Sobre esta noticia

Autor:
Oprg (46 noticias)
Visitas:
4892
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.