Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosaliakj escriba una noticia?

Las buenas marcas de Albert Subirats

01/09/2009 02:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con 22 años de edad, este nadador carabobeño ­que está entre los cinco mariposistas más veloces del planeta­

Con 22 años de edad, este nadador carabobeño ­que está entre los cinco mariposistas más veloces del planeta­ se mide en las piscinas del mundo con Michael Phelps y cuenta con un registro de récords que salpica: se ha colgado en el pecho 16 medallas de oro en juegos nacionales, es el primer venezolano en lograr una medalla en un Mundial de Natación, quedó de cuarto en el Mundial de Roma y consiguió batir su anterior registro nacional en 100 metros mariposa con 50.65 segundos.

En su visita a Venezuela ­antes de partir a Marsella, Francia, donde empezará a entrenar­ cuenta cómo ha logrado estar, brazo a brazo, entre los mejores del mundo

El pito es lo último que escucha.

Cuando el nadador venezolano Albert Subirats se lanza a la piscina en una competencia, los gritos del público, los aplausos, las voces en los micrófonos se desvanecen hasta apagarse. "No oigo nada. Es un silencio total. Son 50 segundos pero se hacen mil veces más lentos", dice Subirats, uno de los cinco mariposistas más rápidos del mundo. Y en ese ascenso y descenso concentrado por las aguas cloradas no escucha ni sus propias brazadas. En su mente todo está insonorizado, todo está en mute. Su cuerpo sólo quiere estirar la mano, tocar la pared de la piscina entre los primeros, quitarse los lentes y escuchar la algarabía de la gente.

Con 22 años de edad, este nadador carabobeño no sólo cuenta con 16 medallas de oro en juegos nacionales. Además, es el primer criollo en traer una medalla ­bronce­ en un Mundial de Natación (Melbourne, 2007) y en conseguir una presea ­plata­ en una piscina corta (Shanghai, 2006). Tiene tres medallas de oro en individuales ­dos en mariposa y una en espalda­ y seis en relevo en la NCAA (Asociación Nacional Colegiada Atlética de Estados Unidos), en la que participó por la Universidad de Arizona, donde estuvo becado y se graduó de Mercadotecnia en diciembre del año pasado. Sin contar que con sus 50.65 segundos es dueño de la quinta mejor marca del planeta en 100 metros mariposa. Récords que no se secan tan fácilmente.

"Albert es el primero que entra al agua y el último que sale. Es de los que al acabarse el entrenamiento le pide al entrenador que lo ayude a mejorar sus vueltas y salidas. Siempre quiere seguir practicando", asoma su agente Al berto Mestre. "Nadar es lo que me gusta hacer, es lo que disfruto. La piscina es el lugar donde me siento más a gusto", reconoce Subirats.

Más sobre

Por eso "Subi", como le dicen sus amigos, no se cansa de entrenar ­hasta ocho horas diarias­ para mejorar su desempeño y quitarle algún número que le estorbe en sus marcas. "Tiene una capacidad de trabajo increíble, a veces hasta masoquista. Se esfuerza por mejorar sus técnicas", cuenta Luis Moreno, su entrenador desde que tenía nueve años de edad.

Torpedo al agua. El diagnóstico era severo: hiperactividad bronquial. El pequeño Albert corría y se cansaba y no salía de un resfriado.

"No podía correr como los otros niños porque tosía mucho. Me daban ataques de asma y me nebulizaban a cada rato", recuerda el nadador. Pero la mamá, resuelta, fue al doctor y le dijo que no le iba aplicar más broncoestimulantes.

"Le comenté al médico que le iba a retirar el tratamiento y lo iba a meter en natación", rememora Montserrat de Subirats. Y así, el niño que estudiaba en el Colegio San Gabriel Arcángel, en las tardes iba a natación en el Hogar Hispano de Valencia para mejorar a brazadas su condición respiratoria. "Al principio no me gustaba la natación, pero después de mi primera competencia internacional no sólo me di cuenta de que quería ser nadador, sino que quería ser el mejor", dice el "Torpedo Subirats", como también lo llaman.

"Desde pequeño quería competir con los mejores. Cuando ganó la medalla de plata en Shangai el primer comentario que me hizo fue: `Le gané a Thomas Rupprath, mi ídolo", recuerda su entrenador. Ya empezaba a medirse con los rápidos en piscina. El deseo lo ganó brazo a brazo. "Es muy centrado, su meta siempre fue colarse entre los más grandes y lo ha logrado", asoma José Godoy, uno de sus mejores amigos. "Cuando era pequeño ya quería entrenar a las cinco de la mañana con los nadadores más grandes. Me decía: `Yo quiero ganar una medalla para Venezuela", recuerda su madre


Sobre esta noticia

Autor:
Rosaliakj (879 noticias)
Visitas:
1686
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.