Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Maquiavelo y el buey cansado

12/01/2010 17:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Chávez lució como un buey cansado al finalizar el 2009

Dicen los venezolanos que Chávez, luego de 11 años en el poder, ya no tiene la creatividad ni la energía del pasado. Más bien parece un “buey cansado”.

En la soporífera cadena de fin de año estuvo triste, resentido, agobiado, repetitivo, poco imaginativo, amenazante y bastante aburrido. No era para menos. En los 11 años de Gobierno ha hablado, en cadenas televisivas, el equivalente a 60 días, sin parar.

Lo más grave no fue la tristeza del Comandante sino las mentiras que profirió. Habló de sus logros en materia de seguridad ciudadana en medio de altísimos niveles delictivos. Dijo que la crisis económica golpeó a una minoría cuando la inflación, de casi el 30% anual, ha destruido los bolsillos de las mayorías.

Maquiavelo, en 1513, elaboró la idea de las razones de Estado con la finalidad de facilitarles a los gobernantes un camino legítimo para que rompieran su palabra si el interés público así lo exigía. Inclusive, admitió que podían mentir a su propio pueblo en beneficio del Estado. Ya en esa época puso al descubierto las bondades de la propaganda. Afirmó que los hombres juzgaban por sus ojos y que la gente común siempre se dejaba impresionar por las apariencias y los resultados. Mentirles y engañarles no era difícil.

El florentino fue más allá cuando anunció su tesis que el fin justifica los medios. “Lo único que necesita un gobernante (Príncipe) es vencer y mantener su poder, y cualesquiera que sean los métodos que emplee para ello se los considerará honorables y complacerán a todos”.

Después de 11 años en el poder no hay duda que Chávez sólo piensa en vencer a los dirigentes y ciudadanos que no le apoyan a fin de perpetuarse en el poder. Para él no existe la idea de la alternabilidad democrática.

Los métodos deben ser eficaces. Nada más. La licitud de ellos carece de importancia. Si se deben clausurar medios de comunicación, simplemente se los cierra. Si los opositores deben ser anulados, se los envía al exilio.

Dado que él, además de llamarse Hugo, lleva consigo el espíritu de Bolívar, es una especie de reencarnación del Libertador. Y, como controla todo el aparato estatal, también es una personificación del Estado. El es Venezuela. Así se ve a sí mismo.

Maquiavelo habló, en su tiempo, de la propaganda política

¿Hay alguna diferencia con lo que ocurre en Ecuador?.

El gobernante ecuatoriano solamente está en el pode 3 años, aunque, para una mayoría de ciudadanos, parecería que lleva casi el mismo tiempo que el dictador venezolano.

No luce cansado ni agobiado. Todavía tiene “chispa” y energía. Se da tiempo para pelear con Raimundo y todo el mundo. Ni siquiera los asambleístas díscolos de su Partido han quedado fuera del ring.

Es verdad que ha cometido múltiples errores. Sin embargo, sigue allí, al pie del cañón, con luz o con apagones.

Tuvo la audacia de hacer un regalo de fin de año a los asambleístas. Habiéndoles anticipado que su popularidad era 10 veces superior a la de ellos, les anunció que, el 10 de agosto del 2010, podría someter a consulta popular su permanencia en el cargo, con la consecuente disolución de la Asamblea Legislativa. Si bien no es eso lo que exactamente dice el Art. 148 de la Constitución, lo cierto es que puso contra las cuerdas a los asambleístas, con la figura constitucional de la muerte cruzada.

El 30 de diciembre hicieron cola, en la puerta de Carondelet, los asambleístas de su Partido y de las fuerzas afines. Una amenaza fue suficiente para alinear a sus escuderos. A algunos diputados opositores también les llegó la amenaza. Bajaron de tono. Comenzaron a hablar de conciliación.

Maquiavelo dedicó su libro a Lorenzo de Médicis a fin de ganarse su favor y tener la oportunidad de integrarse al gobierno de Florencia. Utilizó la figura de César Borgia, gobernante romano, para aconsejar a los Médici. Lamentablemente, el texto no se imprimió en vida de Maquiavelo.

¿Qué podría aconsejar Maquiavelo a los gobernantes del Socialismo del Siglo XXI?.

A Chávez que se relaje y recupere su vitalidad si no quiere perder las tres elecciones que debe enfrentar el 2010. A Correa, seguramente, que no descarte la opción de la muerte cruzada del Legislativo.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
1472
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.