Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Manuel Almeida, Dragaria y la generosidad

0
- +
16/07/2020 07:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Él era un hombre con distintas herramientas: la música, la narrativa, el periodismo cultural y Dragaria, aquel periódico integrador que fue el producto de su esfuerzo aunado con el de la también escritora Mayte Martín. Llegó en un momento en que las revistas culturales habían pasado a mejor vida, pero llamó a los que ya estaban consolidados y también a los que empezaban a manifestarse en las letras y las artes de las islas, practicó el ideal de la convivencia entre distintas generaciones y se mantuvo mientras pudo. No mereció la ayuda institucional que sí disfrutaron otras publicaciones similares, desde Fablas a Fetasa, Los Cuadernos del Ateneo o aquella Insularia de la Asociación Canaria de Escritores, que recibió una ayuda de la entonces Dirección General del Libro. Fue un proyecto personal, independiente y valeroso. Ni el Cabildo ni el gobierno regional supieron ver la importancia de un propósito tan bien intencionado. Todos nos lavamos las manos frente a aquel esfuerzo, a lo sumo pagamos unos cafés claramente insuficientes para su mantenimiento. Después de la infernal pandemia, no es probable que vayamos a entrar en una nueva edad maravillosa en la que la identidad cultural vaya a ser rescatada como merece. Es probable que haya un atisbo de desglobalización, con todos los riesgos, las carencias y las posibilidades que comporta. Esperamos que la nueva época esté orientada cuando menos al respeto a los patrimonios culturales de la comunidad, esos que en nuestra tierra suelen estar a la cola de los planteamientos de los partidos políticos cuando se acercan las urnas. Pero está claro que, más allá de la tendencia a la negatividad, merecemos una digna supervivencia. Hemos de seguir creciendo más allá de esta larga prisión domiciliaria que nos ha quitado la libertad, nos ha acentuado el aislamiento y nos ha querido mermar las fuerzas. Una edad de claroscuros que deja en el camino a gente como Manuel Almeida y Tito Santana, animadores en tantas facetas que no han podido dar de sí todo lo que anunciaban. En Nueva Semilla tenían cabida poemas y canciones con mensaje, era una banda que abría caminos en una tierra en la que suele cultivarse lo facilón y lo populachero. Su literatura tenía un sesgo social y existencial porque Manuel tenía la aspiración de lo trascendente, y por eso fue un luchador de causas perdidas, un fajador de tantas reivindicaciones pendientes. Con su atisbo de reflexión y de agridulce ironía, Almeida fue un trabajador de la cultura serio, independiente y valeroso. No tuvo tiempo de madurar todas sus propuestas, de que la sociedad canaria ?tan proclive a los silencios? escuchara su lucha. Otro adelantado a su tiempo fue el agaetense Tito Santana, que sembró ilusiones en el mundillo de Gáldar, en cuyo teatro realizó tantas convocatorias. La muerte persigue con saña a quienes apenas somos polvo en el alisio. El remolino del viento apenas nos deja fructificar y echar raíces. La muerte temprana nos impide contemplar la maduración de talentos como Manuel Almeida.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (983 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
7
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.